Rol Loli

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rol Loli

Mensaje por James Lockwood el Sáb Nov 28, 2015 10:45 pm

- Escena 1 -

Shine
 
Era otro día como el de cada dos semanas: un viernes a la tarde en el colegio, donde una jovencita de hermosos ojos azules se encontraba particularmente ansiosa por dejar clases.
 
- ¿Que sucede?
 
- Hoy me toca ir a donde mi papá
 
- Aun no entiendo que lo hace tan especial, si siempre me dices que no se ocupa de nada, ¿O no... Charlotte?
 
No había reparado en la conversación con su compañera, ni bien hubo una oportunidad, huyo del salón para correr a tomar el bus que la dejaría en menos de 15min en las puertas del edificio que antes era su hogar.
 
Su madre se había ido a vivir con su nueva pareja y había dejado a su padre ese viejo lugar lleno de viejos y lastimeros recuerdos. Conforme subía por el ascensor hacia el piso 3 su desespero era notable; entro al apartamento tras asegurarse no estaba la metiche anciana del apartamento del frente.
 
- ¡Papi! ¡Ya llegue! -exclamo sonriente con un par de bolsas de mercado que dejo en la cocina, mientras se disponía a buscar al vago de su padre.
 
Barghest
 
Todos los días eran igual de monótonos para él. Levantarse, desayunar comida chatarra y sentarse a ver televisión o estar en la computadora hasta que le diera hambre una vez más.
 
Hacía años se había recibido de programador y trabajaba desde su hogar, pedía la comida por internet o delivery, por lo que las situaciones por las que debía salir de su casa eran escasas.
 
Sin embargo, ese día no era uno de esos tan normales. Cada dos semanas, sus viernes comenzaban de una forma muy diferente: Su hija venia a visitarlo por el fin de semana.
 
Con sus pocos ánimos, se levanto de la cama y se dirigió al baño, encontrándose con la misma demacrada imagen en el espejo. Su edad apenas y pasaba los 30 años, pero sus ojeras y la palidez de su piel lo hacían ver un tanto mayor.
 
De camino al comedor, tomo unas papas fritas de la alacena y se sentó frente a la televisión a comer y a ver las noticias, dejando que el tiempo pasara volando hasta escuchar las llaves girar por la puerta y la suave y dulce voz de su hija retumbar en la casa, escuchando sus pasos acercarse al sucio comedor en el que descansaba.
 
Shine


- ¡Papi! -refunfuño la chica al ver que su superior comía papas fritas, y se las quito de la mano- ¡Esto no es comida! ¿No has desayunado verdad? Voy a ponerme a cocinar, ven a ayudarme a lavar los platos -sentencio mirándole con las mejillas infladas.
 
Se encamino hacia la cocina y se dispuso a colocarse un viejo delantal de su madre antes de atarse en largo cabello en una cola alta para evitar los pelos le molestaran
 
Comenzó entonces por prender fuego, agregar aceite y saborizarlo con ajo para ponerse a sazonar la carne. Estaba preparando croquetas de carne, por lo que estarían listas rápido.
 
- ¿Que has jugado o visto últimamente papi? -indago a sabiendas que se la había pasado pegado al televisor o a la computadora.
 
Barghest
 
Solo la miro en el momento que le arrebato la bolsa de papas de las manos, suspirando luego de que se retirara, poniéndose de pie unos minutos después para acompañarla a la cocina.
 
Claro que no iba porque ella se lo hubiera pedido, sino que para él, el tiempo estaba algo detenido, considerándola aun una niña de tan solo ocho años que no debía estar sola en la cocina.
 
Se dispuso entonces a lavar los escasos platos que había en el lavabo, pues su dieta constaba básicamente de pizza, comida china y toda comida que pudiera ser encargada y viniera en un envase del cual pudiera comer directamente.
 
En cuanto el aroma de las croquetas llego a su nariz, desvió la mirada hacia lo que su hija estaba haciendo. - Huele bien. - Se limito a decir.
 
Fue tras su pregunta que continúo hablando, levantando la vista al techo pensativo unos instantes.  - He visto dos series enteras y algunas películas. - Comento en un tono bajo, con pocos ánimos, en lo que cerraba el grifo y ponía un plato sobre la mesa. Sin mirarla, se dirigió a ella. - ¿Debería poner un plato más? - Pregunto, pues no sabía si comería con él.
 
Shine
 
Estaba a mitad de cocción cuando él se dispuso a responder. Ya tenía varias croquetas listas, así que pronto comerían.
 
- Si, comeré contigo papi -respondió mientras seguía friendo- Saca la salsa para croquetas de una de las bolsas y la ensalada, sirve la salsa en un bowl y tráeme la ensalada por favor -comento rápidamente.
 
Tras sacar las croquetas, arreglar y terminar la ensalada y servir, se sentó a la mesa con su padre, uno frente al otro.
 
- Buen apetito -comento sonriendo y dio un mordisco a las croquetas- ¿De que eran las series? ¿Las recomendarías? Últimamente las clases están aburridas, he querido ver algo.
 
Barghest
 
En cuanto le dijo todo lo que debía hacer, achino los ojos en desgano y suspiro, caminando lentamente hacia la bolsa para sacar la salsa y colocarla en un bowl como le había sido indicado.
 
Luego de eso, se sentó a la mesa, dispuesto a comer, esperándola hasta que se sentara.
 
Sin mediar palabra, tomo algunas croquetas y las coloco en su plato con algo de salsa. - Saben bien. - Dijo sin demasiado entusiasmo, en lo que continuaba comiendo.
 
Fueron sus tres siguientes preguntas las que lo hicieron volver a hablar, pero lejos de responderlas, se limito a suspirar con cierta pesadez. - Hablas mucho, Charlotte. –
 
Termino su comida, levantó su plato y camino fuera de la cocina, nuevamente hacia el sofá del comedor, donde se sentó una vez más a ver televisión, como todos los días.
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Loli

Mensaje por James Lockwood el Sáb Nov 28, 2015 10:46 pm

- Escena 2 -
 
Shine
 
Charlotte miro a su padre con cierto reproche marcado y se calló la boca, quedándose para limpiar los platos en la cocina cuando él se marchara.
 
Debía encontrar la manera de hacerlo hablar con ella, pues esa situación en la que él se la pasaba demacrado mientras miraba tele en el sillón realmente no era saludable y el no lo veía de esa forma; incluso le sorprendía el hecho de que no estuviese gordo.
 
Tras terminar e irse a la sala de estar con una botella de gaseosa en la mano pues el pesar de su padre le había pegado, lo miro un segundo pensando en cómo hacer para sentarse más cerca de él.
 
- Papi ¿Puedo sentarme entre tus piernas? -indago, pero antes de que él pudiera negarse o preguntar, se acerco a él y se sentó entre las mismas, recostando su espalda de él mientras se empinaba la botella por un sorbo- ¿Que vemos? -indago en un tono holgazán.
 
Si él se iba a comportar con desgano, ella también lo haría, a ver si a él no le importaba.
 
Barghest
 
Desvió apenas la mirada en cuanto la escucho acercarse, pero solo se dispuso a mirarla al escuchar su pregunta.
 
Arqueó una ceja. - Por supuesto que N- - No pudo terminar, que ella ya estaba sentándose entre sus piernas.
 
Frunció el ceño en desaprobación. - ¿No estás algo grande para sentarte así, Charlotte? No tienes 4 años. Además - Tomó la botella de gaseosa que estaba bebiendo del pico, retirándosela y sosteniéndola fuera de su alcance. - Eres una dama, no se supone que las niñas tomen así. ¿Donde están tus modales? -Suspiró. - ¿Qué sigue? ¿Soltarás un eructo ahora?
 
Shine
 
Y el regaño vino, tal y como lo esperaba. Desde su posición elevo la mirada hacia su botella e inflo infantilmente las mejillas.
 
- Es una botella individual, todos toman hoy en día de ellas -reprocho para luego mirarle cruzándose de brazos- No, eres mi papi, no hay nada de raro que me siente sobre ti ¿A caso eres un extraño? No es como si me fueses a hacer algo malo como escupirme en el cabello un chicle o algo así -notablemente su conceptualización de maldad de un hombre a una mujer era muy inocente como para pensar en algo que desconocía, como lo era el sexo- Y por último, si llegara a eructar, pediría perdón, pero una gaseosa no va a producirme eso.
 
Honestamente, estaba feliz, había entablado una conversación con su padre que durara poco más de un simple si, y eso le bastaba. Se recostó acomodándose en su pecho y le puso la típica carita de perrito rogando.
 
- ¿Me devuelves mi botella por favor, papi?
 
Barghest
 
Suspiró resignado, y le regreso la botella, no pudiéndose resistir a aquella mirada de suplica de la cual ella había aprendido de niña a aprovecharse.
 
De cualquier forma... No pudo evitar quedarse pensando en sus conjeturas sobre las cosas "malas" que un hombre podía hacerle. Sentada así entre las piernas de un hombre...
 
Repentinamente, fue consciente del hecho de que el trasero de su hija rozaba peligrosamente su entrepierna, dado que anteriormente no había reparado en eso por andarla regañando.
 
No pudo hacer otra cosa que tensarse, y en cierta forma se asqueo a si mismo porque eso le estuviera provocando. Era su hija, después de todo, no debería de generarle nada incluso si estaba rozándolo, o si su falda se había subido y desacomodado ligeramente al punto de descubrir gran parte de su muslo.
 
Tragó saliva, en lo rodeaba a su pequeña con sus brazos, de manera casual mientras continuaban mirando la televisión, dejando que una de sus manos reposara sobre su muslo, permitiéndose sentir apenas su suavidad y calor, acariciándolo apenas con la yema de sus dedos, como si de un simple mimo se tratase, ascendiendo ligeramente por el mismo hasta detenerse en seco, al darse cuenta de que aquello era algo que no debía hacer.
 
Tosió nervioso y la tomó suavemente por la cintura, obligándola a ponerse de pie. - Escucha, estaba pensando... ¿Qué te parece si salimos un instante a comprar ingredientes y me haces un rico lemon pie, hm? Hace mucho no como uno. - Dijo, procurando sonar lo más normal posible, pero el simple hecho de estarla invitando a salir de la casa cuando jamás salía, era bastante anormal.
 
Shine
 
La morocha miraba la tele de nuevo con su botella y bastante cómoda como para reparar en nada, hasta que la abrazara. Aquello le genero una oleada de felices sensaciones en las cuales su alegría desbordaba como la de una fangirl que al fin consigue lo que quiere.
 
¡Y encima la acariciaba! No podía ser más feliz: su padre la estaba queriendo de vuelta.
 
Pero su ensoñación no logro reparar bien en nada mas hasta que sin darse cuenta como estaba de pie y escuchaba las palabras "salir", "ingredientes" y "lemon pie". Allí despertó y lo miro impactada.
 
- ¡¿Quieres salir de casa?! -le miro con los ojos como platos un segundo antes de ensanchar una enorme sonrisa dándose cuenta que capaz se arrepentiría- ¡Bien! Tomare dinero, anda y busca mas ropa, hace frio afuera -comento animada antes de desaparecer hacia la cocina para agarrar sus cosas.
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Loli

Mensaje por James Lockwood el Sáb Nov 28, 2015 10:46 pm

- Escena 3 -
 
 
Barghest
 
Suspiró pesadamente luego de que lo dejara solo allí, y bajo la mirada hacia su entrepierna, donde podía sentir apenas su miembro comenzando a endurecerse, regañándose interiormente por ello.
 
Fue a su habitación y busco algo de ropa limpia, que no fuera con la que dormía, vistiendo unos jeans y una camisa abotonada gris simple y una chaqueta negra, pasando por el baño para peinarse un poco.
 
A decir verdad, no era como si quisiera salir, pero al parecer su cerebro lo necesitaba. Tanto tiempo encerrado y sin contacto con una mujer era lo que lo había llevado a excitarse con un simple roce con su hija; no es que fuera un pervertido ni mucho menos.
 
La esperó en la puerta con las llaves en mano y ambos bajaron por el ascensor los tres pisos que los alejaban de la planta baja, procurando el hablar lo menos posible una vez más, esta vez no por la depresión sino por sentirse abrumado por las ideas que se habían cruzado por su mente.
 
Caminando con ella a su lado, se dirigieron entonces al supermercado que quedaba a unas pocas calles de allí para comprar los ingredientes.
 
Shine
 
No hablaron durante el trayecto pero ella andaba humeando una canción que había recordado en el momento, lo cual en cierta forma aplacaba el incomodo silencio.
 
Tras salir del conjunto residencial tomo la mano de su padre para caminar alegremente hasta el supermercado, donde le soltó la mano para poder ir a buscar los materiales.
 
Realmente solo le dejo a él cuidar el canasto y pagar, pues ella fue la única en moverse dentro, recorriendo los estantes para conseguir todo. Una vez lista, lo dejo pagar y volvieron, nuevamente ella tomándole de la mano.
 
Al entrar en el departamento e ir a la cocina, la chica aun humeaba, pero otra canción, y se dispuso a empezar la preparación del pie de limón como ya lo sabía hacer.
 
Triturando las galletas y luego preparando la crema...
 
- ¡Papi! -exclamo la chica desde la cocina- No hay abrelatas ¿Donde pusiste el abrelatas?
 
Barghest
 
Luego de pasear por el supermercado, siguiéndola a cada estantería a la que se dirigiera, regresaron al departamento, él cargando las bolsas con una mano mientras con la otra sostenía la de su hija, sin ejercer demasiada resistencia.
 
A pesar de que no le gustaba que se quedase sola en la cocina, necesitaba alejarse un poco, y había elegido el lemon pie precisamente por el poco horno que precisa para cocinarse.
 
Se sentó nuevamente frente a la televisión, y miro un rato una película que encontró haciendo zapping hasta escuchar la voz de Charlotte una vez más.
 
Con algo de desgano, se puso de pie y se dirigió a la cocina, tomando el abrelatas del segundo cajón, cuando usualmente era colocado en el primero. - No era tan difícil ¿O sí? - Comento, procurando que su tono sonara bromista.
 
- Deja, yo lo hare. - Dijo antes de que intentara abrir la lata. - Eres algo torpe, podrías cortarte. - Continuo, y sonrió apenas, mientras abría la leche condensada y le pasaba el dedo a la tapa una vez que hubiera terminado, llevándoselo a la boca. - Allí tienes –
 
Shine
 
Ella le miro con reproche al decirle que era torpe, pero sonrió con cariño al ver que le ayudaba, tomando la lata que él le pasaba para vaciarla en la licuadora antes de que él se fuera, pasándole un dedo a la lata y llevándoselo a la boca.
 
- ¿Me ayudas con el merengue? -inquirió ella mirando a su padre y le entrego el azúcar mientras ponía a batir la crema del centro.
 
Comenzó a batir las claras hábilmente prestando completa atención a la elevación de las claras para indicarle a él cuando agregar el azúcar. Al estar lista la preparación, le dio una de las patas de la batidora a él con una sonrisa mientras lamia la propia y se iba a ver el relleno.
 
- ¿Te gusta como sabe?
 
Barghest
 
Se quejo para sus adentros al no poder regresar a su sofá,  y tomó el pote con el azúcar que ella le ofrecía.
 
Espero a sus indicaciones y la observo trabajar con cierto orgullo, pues parecía toda una profesional haciéndolo.
 
-Gracias - Dijo con sorpresa en su rostro y tomó el coso(?) de la batidora, lamiendo los bordes con deleite. - Delicioso - Se limito a decir, terminando pronto la "limpieza".
 
Mientras ella pasaba el contenido del bowl al molde, el se encargo de prender el horno para que ella no debiera hacerlo.
 
-Con esto ya esta, cierto? Solo falta lavar? - Pregunto, bien dispuesto a comenzar con esa labor para que no se acumulara el trabajo.
 
Shine
 
- ¡Nooooo! -le detuvo como si le estuviese proponiendo alguna especie de sacrilegio, alejando los bowls con restos de crema en su interior, de el- Tranquilos mis bebes, no dejare que los lave aun -dijo a tono de broma y le miro sonriendo- Viene la mejor parte...
 
Tomo una porción sobrante del merengue y abrió su boca sacando apenas su lengua para arrastrar su dedo por la superficie y después cerrar su boca capturando su dedo, chupándolo con fuerza antes de halarlo y producir un pop al salir su dedo.
 
- ¿Quieres? -le ofreció un bowl sonriendo- ¿O me quedare todo yo?
 
Barghest
 
En cuanto ella le ofreció comer del sobrante de merengue en el bowl, el negó suavemente con la cabeza, en lo que se disponía a lavar el resto de utencillos que habían utilizado para realizar el lemon pie.
 
Por el rabillo del ojo, no pudo evitar verla en su actuar, disfrutando gustosa mientras lamia de sus dedos la crema,  chupándolos como queriendo limpiarlos por completo, sin notar lo sugerente que todo aquello resultaba. ¿Era realmente necesario los chupara y lamiera de esa forma? Era como si estuviera jugando con su cordura.
 
Cerro el grifo y giro para verla, pudiendo notar ahora que la veía con más precisión, que llevaba crema en la comisura del labio.
 
Se acerco a ella y paso su dedo suavemente por la misma, retirando la crema y llevándosela a la boca. - No sabes comer. - La regaño, y le quito el bowl de las manos. - Yo te daré para que no te ensucies. - Dijo, a modo de excusa, sin saberlo el mismo del todo.
 
Tomo algo de merengue con su dedo y lo acerco a sus labios. - A ver, abre la boca. -
 
Shine
 
Ella estaba bastante entretenida, lamiendo y chupando cada uno de sus dedos, haciendo honestamente un desastre, pero no le importaba en lo mas mínimo.
 
En cuanto su padre la sacara de si al limpiarle la comisura y regañarla, ella enrojeció en vergüenza y le miro cual perrito regañado. Pero ni bien le invito a lamer, sus ojos brillaron en entusiasmo y se medio abalanzo hacia la crema, tomando su mano con ambas propias e introduciendo el dedo en su boca.
 
Lo succiono con fuerza y luego, sin sacar el dedo de su cavidad, le rodeo con su lengua para propiamente sacar la crema de su dedo; colocando además, una cara a ojos cerrados, completamente llena de placer.
 
Saco el dedo si dejar de succionar, provocando otro pop y sonrió relamiéndose.
 
- Quiero más, por favor, papi
 
Barghest
 
No pudo evitar el ligero jadeo que se escapo de sus labios ante tal "ataque" de su hija a su dedo, abalanzándose para chuparlo con ganas, dejándolo sin aliento.
 
El calor y la húmeda suavidad de su lengua bordando y lamiendo su dedo con tanta dedicación y complacencia lanzaba a través de su cuerpo pequeñas descargas eléctricas cargadas de placer, que terminaban en su miembro, el cual comenzaba a erectarse de ver a su pequeña chupar su dedo, mientras imaginaba una escena completamente distinta.
 
Y claro estaba, no era solo ella la que estaba ansiosa por más. Su respiración se hallaba agitada, pesada y la miraba con algo que solo podía tacharse de lujuria mezclado con fascinación. - Claro... - Dijo en respuesta a su petición, y tomo el merengue esta vez con sus dedos índice y medio. - Pero esta vez, abre la boca y saca la lengua. - Le pidió.
 
Shine
 
Charlotte ladeo la cabeza con cierta ingenuidad e inocencia al ver a su padre como agitado "¿Estará cansado?" Se preguntaba mirándole.
 
Y aquella mirada... Le hacía sentir cosas extrañas esa mirada, pero poco fue lo que reparo en ella pues su atención se enfoco nuevamente en la crema.
 
- Lo que tu pidas, papi -exclamo sonriendo gustosa y saco su lengua abriendo la boca.
 
Era de u color rosa uniforme y estaba brillante por la saliva que sus glándulas producían gracias a la idea de comer merengue una vez más.
 
Barghest
 
Se mordió el labio ante tan obediente respuesta, y se detuvo un instante a observarla mientras esperaba pacientemente que él le diera el merengue. Su mente, claro estaba, la pensaba esperando algo completamente diferente.
 
- Ahora quédate así... - Le pidió, en lo que deslizaba la yema de sus dedos, bañados en merengue, por la aterciopelada superficie de su lengua, sintiéndose estremecer por tan perfecta textura.
 
El merengue comenzó a disolverse poco a poco con su saliva, mientras el deslizaba sus dedos por su lengua, dejando que estos deslizaran entre la crema y su saliva, sin apartar su deseosa vista de ella.
 
Una vez que no hubiera más merengue, retiró los dedos, llevándoselos a la boca para deleitarse con el sabor de su saliva.
 
-Muy bien, Charlotte... Ultima condición. - Dijo, como si todo se tratara de un juego. - Lo que debes hacer ahora para conseguir el merengue es... abrir la boca, sacar la lengua y cerrar tus ojos. -
 
Shine
 
Tras sentir que despegara sus dedos, cerro su boca gustosa, al igual que sus ojos relamiéndose de gusto; no percatándose que el saboreaba su saliva en ese instante.
 
Espió de reojo el envase y ya faltaba muy poco, así que lo miro con gusto esperando su última porción, sorprendiéndose de lo que pedía.
 
- ¿Cerrarlos? ¿Hay alguna razón en especial? -pregunto ladeando la cabeza un momento, pero rápidamente obedeciendo posterior a eso, pensando él la dejaría sin su merengue.
 
Cerro sus ojos, abrió la boca y asomo la lengua, esperando pacientemente que le diera su merengue.
 
Barghest
 
 -Hmm... - Se detuvo a pensar unos instantes. - Digamos que es un juego de sentidos... para experimentar con los sentidos - Mintió.
 
En cuanto ella lo hizo, tomo el último poco de merengue que quedaba y se lo llevo a la boca, inclinándose para interceptar su lengua con la propia, llena de merengue, rozándola y acariciándola lentamente, sintiendo su erección aprisionada dentro de sus jeans.
 
Perdiendo el control de lo que hacía (si es que no estaba perdido ya) la tomó por la nuca y la atrajo más hacia sí, "forzando" un beso, mientras abusaba de su boca con su lengua, derritiéndose en su calor y suavidad, hasta que todo el sabor del merengue se hubiese ido.
 
Luego de eso, se separo lentamente, dejando un hilillo de saliva uniéndolos a ambos. Su respiración estaba totalmente agitada, y se controlaba ahora por no continuar con eso. - Ya puedes abrirlos.. - Dijo, en un jadeo.
 
Shine
 
Lo siguiente que sintió fue algo que jamás se espero y que no supo de buenas a primeras identificar.
 
Era suave, resbaloso y le generaba ciertas placenteras cosquillas en su lengua que llegaron a agradarle. Comenzando a sentir que hacía calor, pero cuando estuvo a punto de alejarse, sintió una mano en su nuca y luego pudo describir a plenitud lo que era.
 
Pudo sentir la lengua de su padre rozando cada pared y espacio libre de su boca y lengua, haciendo que el bochorno del descubrimiento se calara en sus mejillas como un ardor punzante.
 
Sus manos que por un segundo instintivo trataron de alejarle al sentir el tirón, cayeron a ambos lados de su cuerpo como inertes. Cuando él la soltó, sus ojos lentamente abrieron, mirando sin mirar a su padre: idiotizada.
 
- ¿E...eso... fue la lengua de papi..?
 
Barghest
 
 Asintió, pues era estúpido negarlo. - Así es. - Dijo, aun agitado, haciéndose para atrás hasta dar con una silla, en la cual se sentó para recuperar la calma. - Te dije era un juego de sentidos, cierto? - Sonrió apenas. - ¿Alguna vez habías sentido la textura de una lengua con la tuya propia? - Se relamió los labios. - Se siente bien ¿Cierto? -
 
Respiró profundo y la miró con cierta posesión en su mirada. - Ah, pero no debes hacerlo con nadie más. Solo puedes hacerlo con papi hasta que seas mayor. -
 
En ese instante, un "ting" se hizo oír en la habitación, que provenía del timer del horno - Ten cuidado al sacarla, puede estar caliente. - Le indico.
 
Shine
 
- N-no sé si pueda... -sacudió un tanto la cabeza para despejarse y le miro sonrojada, pasando a relamerse los labios.
 
Se dio la vuelta y se encamino a sacar el pie del horno, para colocarlo sobre una rejilla y dejarlo enfriar. Volvió a mirar a su padre aun sonrojada, no sabiendo si acercarse o no.
 
- No lo había sentido... y si, -sonrió apenas al recuerdo- se siente muy bien -le mira- ¿Por qué nadie más, papi? Y... ¿Por qué solo a ti?
 
Barghest
 
Sonrió ante su respuesta y se detuvo un segundo a pensar luego de que ella le preguntara. - Porque otros podrían querer hacerte daño. Mira si te muerden la lengua y luego no puedes hablar... Pero papi nunca te haría daño, solo te haría cosas que te hagan bien. - Explico, sorprendiéndose de lo seguro y convincente que había sonado.
 
Se puso de pie y fue hacia el refrigerador, donde busco una botella de coca cola y se acercó a ella. - Quieres? - Le pregunto, en lo que se disponía a abrir la botella, sin percatarse de que aparentemente se había agitado en el camino de regreso del supermercado, expulsándose el gas hacia afuera y a la vez parte del contenido, que terminó lloviendo sobre ellos, manchando sus ropajes y cabellos. - Ah... que desastre, lo sien-
 
Antes de terminar de disculparse, su mirada se enfoco en la ahora empapada camisa escolar de su hija, pegada a su cuerpo por el liquido, pudiendo notarse apenas dos pequeños bultos en la zona de sus pezones, mismos que parecían haberse erectado por el repentino frio.
 
Tosió y desvió la mirada. - De cualquier forma, creo que deberíamos bañarnos... Se te arruinara el cabello. -
 
Shine
 
Le miro acercarse y se sorprendió que trajera una botella de refresco. Tenía algo de sed, si, pero con algo de agua se le habría pasado.
 
- Ah, grac- -sus palabras se cortaron repentinamente cuando quedo empapada y pegoteada de la gaseosa- Q...que desastre -musito riendo apenas y le miro tras la sugerencia- Debemos limpiar primero o todo quedara pegajoso.
 
Aquello le salió cual reproche y le obligo a ayudarla a limpiar. Para cuando terminaron, estaban ellos pegajosos, pero la cocina limpia y a todas estas (perdona te utilice) él le había sugerido ella ir primero.
 
- ¿No podemos ir juntos? -indago mirándole con genuina preocupación- Es malo que te quedes pegajoso papi, ensuciaras la casa. Bañémonos juntos como antes.
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Loli

Mensaje por James Lockwood el Sáb Nov 28, 2015 10:47 pm

-Escena 4 -
 
Barghest
 
Parpadeo sorprendido ante tal propuesta. - ¿Juntos? ¿Bañarnos juntos, dices? - Repitió, y desvió la mirada. - Supongo no es nada malo, somos padre e hija después de todo... - Dijo, auto convenciendose.
 
Se dirigieron el baño y abrió el agua caliente de la ducha, desviando la mirada para verla. - Quieres que te ayude? - Le preguntó, en lo que se acercaba para desabotonar su camisa lentamente, con su respiración acelerándose nuevamente, hasta deber morderse el labio ante la visión de su piel desnuda mientras le retiraba la camisa.
 
Y el esfuerzo que hizo para no manosearla en ese momento, fue sobrehumano.
 
Se separo y alejo unos pasos. Termina de desvestirte y entra a la ducha, que en seguida te sigo. - Le dijo, en lo que comenzaba a quitarse su camisa, pretendiendo demorarse para ver si lograba hacer bajar su erección, o conseguir que el baño se llenase del suficiente vapor como para que no lo notara.
 
Shine
 
Ella le siguió y luego de ver que empezara a calentar el agua, para poder desvestirse se vio interrumpida por él para desvestirla.
 
Se dejo hacer para luego terminar de desvestirse y entrar ella primero bajo el agua tibia, pudiendo sonreír con alegría pues sentía que se había acercado nuevamente a su padre, lo cual le traía recuerdos.
 
Se dejo acariciar por el agua que fue calentando sobre su piel y empezó a enjabonarse para adelantar el trabajo, limpiándose bien de la pegajosa sustancia que había caído sobre su piel. Para de último dejar el cabello.
 
Barghest
 
Sin demasiado éxito en buscar calmarse, ingreso a la ducha con ella, dándole la espalda para comenzar el lavándose el cabello mientras ella usaba el jabón, dejando que el agua limpiara medianamente el pegoteo de su cuerpo.
 
- Recuerdas cuanto te gustara te lavara el cabello? Decías que eran como masajes en la cabeza. - Recordó, esbozando una leve sonrisa. - Quieres que lo haga? - Le preguntó, en lo que llenaba su mano de shampoo y le pedía se diera vuelta, colocando sus manos en su cabeza para comenzar a rasca y masajear suavemente su cuero cabelludo.
 
Mientras el shampoo comenzaba a hacer espuma, no pudo evitar mirar hacia abajo, notando lo peligrosamente cerca que estaba su erección de su trasero, procurando mantenerse hacia atrás mientras le lavaba.
 
Shine
 
Tras escuchar su sugerencia sonrió emocionada y se dio la vuelta.
 
- Lo recuerdo -comento alegre limpiándose la piel con el agua pues detestaba estar fuera de ella- Y sigo pensando que se siente muy bien -comento cerrando los ojos mientras su piel se erizaba gracia a las caricias sobre su cuero cabelludo.
 
Se dejo llevar mientras él le acariciaba, sintiendo que todo a su alrededor desaparecía, pasando a aflojar sus músculos, dejándose caer un poco hacia atrás sin querer, rozando con su miembro.
 

- ¿Huh? ¿Que fue eso? -indago con los ojos cerrados.

Barghest
 
Se tenso al momento en que sintió su cuerpo rozar la punta de su miembro, haciéndose hacia atrás aunque todos sus instintos le indicaban adelantar sus caderas para continuar frotándose.
 
-Ah, lo siento, eso fue mi... mano. - Dijo, aunque ambas estaban en el cabello ajeno.
 
Solo debía concentrarse en bañar a su hija, solo eso.
 
-Veamos, Charlotte... Te has lavado bien, ¿Cierto? - Diciendo aquello, se sentó al borde de la tina, con sus piernas cerradas, buscando "esconder" su erección entre las mismas.
 
Acto seguido, se dio algunas palmadas en las pierna. -Ven, voy a asegurarme de que no te hayan quedado zonas pegajosas de gaseosa, siéntate aquí de lado. –
 
Shine
 
Se despreocupo entonces en cuanto él le dijera que había siso su mano. Procuro entonces lavarse el shampoo de la cabeza mientras él le decía algunas cosas; ella volvió apenas el rostro curiosa, ladeando apenas la cabeza.
 
- De acuerdo... -susurro saliendo del chorro de agua tibia.
 
Estiro la mano tomando un trapito para lavarse y paso a sentarse en las piernas de él como le había indicado, mientras se escurría el cabello y se agarraba con una mano de él para no caerse.
 
- Usa este trapo para retirar mejor el refresco, papi -musito con cariño entregándole el trapo con la mano libre.
 
Barghest
 
 Asintió levemente, tomando el trapo y haciéndole de lado el cabello. - Apuesto a que no te has tallado bien la espalda ¿cierto? - Afirmo, y comenzó a pasar el pequeño trapo por su espalda, recorriendo cada rincón, antes de deslizar esta vez la yema de sus dedos por su columna vertebral, "asegurándose" no hubiera restos.
 
- ¿Qué hay de por aquí? - Pregunto, deslizando suavemente el trapo por uno de sus muslos, mientras su otra mano se deslizaba por la cara interna del mismo, acariciándolo suavemente en un movimiento ascendente.
 
Shine
 
Cerró los ojos mientras le "acariciaba" la espalda. El vapor aumentaba y la respiración se le hacía más lenta con tal de conservar mas oxigeno puesto que el aire estaba viciado.
 
Se relajo aun mas, recostándose de él mientras seguía frotándole.
 
- Si pasé jabón por mis piernas, papi, pero no con el trapo -confeso ella atontada, acomodándose sobre el- ¿Lo harías por mi?
 
Barghest
 
Sonrió tras su petición, utilizando su mano libre para hacerla abrir un tanto más las piernas. - Por supuesto. - Fue su respuesta, antes de posicionar el trapo en la rodilla más cercana a él, comenzando a pasarlo en movimientos lentos y circulares por la cara interna de uno de sus muslos, deteniéndose antes de llegar a su entrepierna y repitiendo el proceso por la otra.
 
Tal y como lo había hecho antes, paso su mano suavemente por la cara interna, corroborando no estuviese pegajosa, aprovechando para poder sentir la suavidad y calidez de la misma, deleitándose internamente por tal sensación.
 
-Dime, Charlotte... ¿Tu madre te ha enseñado a lavarte bien aquí? - Pregunto, volviendo su tono de voz un tanto más suave y susurrante, como si se tratara de un pecado, mientras su mano se deslizaba de su muslo a su ingle, delineando aquella curva hasta llegar a su entrepierna, rozando apenas la zona de su clítoris con la yema de su dedo índice.
 
Shine
 
Se dejo hacer ensoñada, sintiendo aquello como si fuesen sus lazos volviéndose a unir en armonía. Poco duro su ensueño pues la voz de su padre la medio despertó; solo que no fue de abrir los ojos hasta sentir un suave cosquilleo recorrerle en cuanto tocara cierto punto en su entrepierna.
 
- No...No... Eso se sintió gracioso papi, hazlo otra vez -pidió, esta vez con los ojos abiertos, queriendo saber donde era. (Me tomo el abuso de utilizarte (???))
 
Al ser repetida la acción, ella tembló levemente sorprendida, pero agradada. Era una sensación totalmente nueva, no se había fijado jamás en aquella zona suya.
 
- Eso... me gusta ¿Que es, papi? -inquirió con una voz suave, sintiendo el sopor en sus mejillas y la sensación de que aquello era algo que no era común.
 
Barghest
 
El aire se escapo de sus labios en deleite al notar las pequeñas reacciones del cuerpo ajeno al ser tratado de esa forma por primera vez.
 
Tras la pregunta de la niña, negó en desaprobación. - Tal parece que tu madre esta tan enfocada en su nuevo novio, que se ha olvidado de enseñarle a su hija sobre su propio cuerpo... - Susurro suave, desviando su mirada de su entrepierna hacia los ojos ajenos. - Papi te enseñara, pero... No puedes contarle a mami ¿De acuerdo? Cuando ella te lo enseñe, debes decirle que no sabias, o que lo viste en la tele ¿Si? - Le pregunto, asegurándose de tener su consentimiento antes de llevar su dedo índice hasta su boca, humedeciéndolo con su saliva para que estuviese lo suficientemente resbaloso al regresar a su clítoris, acariciándolo en movimientos circulares. - Las niñas tienen aquí abajo una especie de... botón especial, llamado clítoris. Al cual, si lo tratas de forma suave - Susurraba, mientras su dedo se movía en forma suave contra el mismo, para luego aumentar un tanto la intensidad de la presión. - O más fuerte, pero siempre con el suficiente cuidado, tu cuerpo comienza a sentirse... bien ¿o no? A sentir que quieres mas... eso -sonrió y bajo su vista hasta su entrepierna. - Se llama excitación, y en las niñas, eso genera que generen sus jugos especiales... - Le explico, deslizando sus dedos hasta la entrada de su vagina, de forma superficial, para sentir como su cuerpo se estremecía al sentir la humedad de su propia hija. - Así como tú lo estás haciendo ahora... - Termino de decir, enseñándole los dedos, perlados por la viscosa sustancia.
 
Shine
 
En cuanto su padre se dispuso a hablar, ella le miro con tanta atención como podía, pasando a asentir en cuanto él le dijera que su madre la estaba descuidando; ella también lo creía así.
 
- No le diré nada, será un secreto entre papi y yo -aseguro sonriendo atontada.
 
Cuando su padre comenzó a hablar prestaba tanta atención como podía, pero ciertamente lo que hacía era algo que le hacía sentir bien, así como él lo describía.
 
- ¿Para qué sirve... que las niñas se llenen de excitación, papi? -inquirió curiosa, mirando los dedos de él, pasando a estirar su mano para tocar la sustancia que los cubría apenas- ¿Para qué son los jugos especiales? -elevo la mirada viéndole- Dime papi, ¿Que se hace con ellos? -comenzaba a extrañar las caricias, a pesar de haber sido tan pocas y tan leves.
 
Barghest
 
-Sirve para... - Se relamió los labios levemente, pensando en alguna mentira que decir. Ella podía ser pequeña, pero estaba seguro de que alguna vez habría oído la palabra "sexo" y podría dar cuenta de que, el que su padre la estuviera tocando de esa forma tenía que ver con el sexo, lo cual... estaba prohibido entre padres e hijos. -Para limpiar -Invento, llevando sus dedos una vez más hacia su entrepierna, deslizándolos en forma circular por la entrada de su cuerpo. - Estos jugos permiten que sea más fácil para papi limpiar bien a su nena... -Susurro, mirándola de reojo. - Mama no te enseño a limpiar tus partes por dentro, ¿cierto? Quizás no vaya a enseñártelo... pero papi lo hará... - Presiono suavemente dos de sus dedos contra su entrada, metiendo apenas la punta de los mismos, corroborando que no fuera a dolerle. - Papi te mostrara lo bien que se siente... - Tras decir eso, introdujo ambos dedos dentro de su vagina, los cuales se deslizaron fácilmente gracias a sus jugos, para luego comenzar a penetrarla suavemente con los mismos. -
 
Shine
 
Ella miraba atontada a su padre y luego bajo la mirada hasta su entrepierna mientras el continuaba con la explicación.
 
- Lim... ¿piarme? -inquirió antes de escuchar su última frase y jadear apenas cuando metiera sus dedos, comenzando a verlos salir y entrar.
 
Una suave y deliciosa sensación de hormigueo placentero podía relajarla de pies a cabeza mientras el hacia aquello. La chica se retorció levemente apegándose mas a su padre, sintiendo sus cabellos azabache pegarse a su piel.
 
- M...me gusta -susurro en un suave gemido sin comprender realmente por que se sentía de aquella manera- S...siento que quiero más.
 
Barghest
 
Al observar sus reacciones, comenzaba a crecer en el cierta desesperación, que lo llevo a pasar su mano libre por detrás de su espalda, aferrándola en su cintura para mantenerla más cerca suyo y firme en una misma posición, de modo que sus dedos pudiesen penetrar más profundo dentro de ella.
 
-Puedes limpiarte tu sola también... pero se sentirá mejor si papi te lo hace... - Susurro entre jadeos de ansiedad y excitación contenida.
 
Las yemas de sus dedos se rozaban suavemente contra la pared superior de su vagina, presionando con los mismos hacia arriba, mientras su pulgar rozaba apenas su clítoris.
 
Shine
 
- P...papi... -jadeo sin saber qué hacer con todas aquellas sensaciones que se le arremolinaban en su interior.
 
Instintivamente jadeaba y profería suaves gemidos, mientras sus ojos luchaban por estar abiertos a causa del ardor que le implicaba el sopor de sus mejillas.
 
Aquello se sentía bien, más que bien, se sentía distinto, nuevo; sus orbes azules se elevaron para contemplar el rostro de él.
 
- Papi~ -gimió con suavidad antes de sentir algo más fuerte en su interior- P-pa...papi, detente... siento que... que voy a orinar si sigues -gimió con mayor pena, tratando en vano de alejarle la mano.
 
Barghest
 
Sonrió con deleite y negó suavemente con la cabeza, dándole un beso en la mejilla para tranquilizarla. - No vas a orinarte, Charlotte. Se siente bien ¿Cierto? Esa sensación similar a orinarte... sentías ganas de librarla ¿O no? Si lo haces... se sentirá el triple de bien que ahora, pues eso significa que estas totalmente limpia, pero... Si quieres experimentarla, tienes que hacerle un favor a papi... -
 
Tomo la mano que intentaba detener la propia, y abrió apenas sus piernas para liberar su aprisionado miembro. La guio entonces a posar su mano sobre su ya endurecido y erecto miembro, enseñándole como debía rodearlo con su mano. - Ayuda a papi a terminar de limpiarse también... - Con su mano sobre la de ella, le indico como mover su mano por el tronco de su miembro, deslizándola hacia arriba y hacia abajo, realizando movimientos más cortos y veloces en la zona de la punta, para que comprendiera que era lo que debía hacer. - Si me ayudas así, yo seguiré tocándote como te gusta para que experimentes esa sensación... - Termino d decir, soltando su mano para dejarla actuar sola.
 
Shine
 
Miro atontada a su padre que la detuvo y luego le hablo, explicándole lo que era aquella sensación y lo que produciría; para luego abrir los ojos en asombro al ver el miembro de su padre, al cual nunca había visto en aquella posición ni apariencia erguida y dura.
 
- De acuerdo -susurro con algo de temor mientras hacia lo que él le había indicado, gimiendo cuando continuo con aquella limpieza.
 
Por alguna razón, conforme el la rozaba, sentía ella la urgencia de hacer el movimiento mas rápido que le había enseñado su padre, jadeando sin control mientras trataba en lo posible de mover su mano de forma armónica con el movimiento de su padre.
 
Conforme se sentía venir, apretaba un tanto el agarre al miembro de su padre, pasando a usar la otra mano también pues sentía que no daba todo de si  hasta que una sensación recorrió toda su espalda, haciéndole abrir la boca y torcer un poco sus ojos de forma inconsciente mientras daba ligeros temblores esporádicos, jadeando al final con una sensación relajante invadiéndola.
 
Barghest
 
Su respiración se volvió jadeante en cuanto su suave y delgada mano comenzó a moverse por su cuenta sobre su hinchado miembro, elevando su mirada hasta el techo y mordiendo su labio ante la intensa gama de sensaciones que se apoderaron de su cuerpo.
 
Antes de continuar "limpiándola", volvió su rostro a ella, a su mano que se movía a veces torpemente mientras buscaba encontrar el ritmo que le había indicado, y se detuvo a observar perversamente como su propia hija masturbaba ahora su miembro con completa inocencia, regodeándose internamente no solo por el placer sino por aquel tinte morboso que eso le agregaba.
 
Conforme su excitación incremento, sus dedos se dirigieron una vez más a su entrepierna, introduciéndolos rápidamente, notando como la velocidad y presión de la mano ajena sobre su miembro aumentaba con el ritmo de sus penetraciones, aprovechándose de eso para "regular" el trato que ella le daba a su gusto, jadeando y deleitándose ya sin cuestionarse siquiera por lo que hacía.
 
Al sentir como el clímax se acercaba tanto en ella como en su propio cuerpo, aumento el ritmo de sus penetraciones y sintió aquella oleada de placer a la vez que ella comenzaba a retorcerse y temblar en sus brazos, siendo su expresión de placer desmedido lo que termino de llevarlo a la locura, sintiendo el orgasmo recorrer su espina dorsal hasta terminar en la punta de su miembro, liberando sus fluidos en un ligero temblor y jadeo placentero, manchando tanto la mano como algunas partes del cuerpo ajeno que el "disparo" llego a alcanzar.
 
Luego de conseguir recuperarse ligeramente, beso su frente. - Entonces... -Sonrió. - Dime, ¿No se sintió tan bien como papi te dijo...?
 
Shine
 
 - Si, papi~ Se sintió muy rico~ -temblaba algo agitada.
 
Jadeante pero satisfecha, acurrucándose del pecho de él mientras su cuerpo se iba acostumbrando a esa relajante oleada.
 
Después de un rato en el que se recompuso, reanudaron el lavado y lo finalizaron, no sin ella necesitar algo de ayuda pues sentía las rodillas le fallaban de a ratos.
 
Se enrollo en una bata de baño mientras iba a colocar la ropa en la lavadora para vestirse con algo cómodo para estar en la casa y continuar con lo que habían estado haciendo antes del incidente de la coca cola.
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Loli

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.