Rol Tren [Terminado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rol Tren [Terminado]

Mensaje por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 2:50 am

- Escena 1 -
 
Barghest
 
8.45am y las puertas del tren se abrían para darle paso a ella, tal y como él lo esperaba.
Había iniciado como algo normal; solo era una hermosa jovencita que viajaba a la escuela en el mismo tren que él.


Al principio, se conformaba solo con mirarla, de reojo y con disimulo, admirándola en su uniforme escolar, con aquella minifalda que se movía peligrosamente ante cada suave ventisca que se filtraba en el abrir y cerrar de puertas en cada estación.

 
Luego de un tiempo, su obsesión fue creciendo, y se colocaba a su lado, lo suficientemente cerca como para poder percibir de su cabello el dulce aroma de su shampoo.
 
Pero llego un momento en que nada de eso le fue suficiente, por lo que comenzó a buscar tener hasta el más mínimo roce con ella. Y ese día no sería la excepción.
 
9am y el tren comenzaba a llenarse de gente a medida que pasaban las estaciones. En cuanto a su estrategia, era siempre la misma: Aprovechaba que la muchedumbre era cada vez mayor, y se las arreglaba para terminar siempre detrás de ella, dejando que fuese el movimiento del tren y la gente que los apretaba lo que permitía que rozara su pelvis contra su falda. En ocasiones, podía sentir de su parte un intento de mover sus caderas hacia adelante, alejando su trasero del constante roce con su ya erecto miembro. Sin embargo, jamás le había dicho una palabra ni lo había acusado con alguna autoridad. Probablemente prefería soportarlo hasta llegar a su estación, dado que la situación nunca pasaba a mayores. Bueno, al menos hasta ese día.
 
Shine
 
Temprano como todos los días, se despedía suavemente de su madre que se quedaba en casa sola. Caminaba hasta la estación de trenes y abordaba su tren con total calma; hasta que, comenzaba a llenarse el vagón...

Ya le había pillado en contadas ocasiones, y había tratado lo más que podía de mantener gente entre ellos dos, pero siempre terminaban saliéndose los que ella buscaba de refugio; quedando en las garras de aquel acosador diario. Hasta el momento no había hecho nada, por lo que, ante su muy poco protestante ser, eso de pegarse a ella no le parecía tan alarmante. No quería pleitos, y no quería que terminara todo con su madre pegando gritos a un oficial o partiéndole la cara al sujeto con una escoba.


Esa mañana se lleno el tren como de costumbre y ella termino quedando arrinconada en un rincón entre puerta y final de vagón, cosa que la hizo instintivamente buscar a su acosador, por lo peligroso de aquel lugar y temblar de escalofríos al descubrirlo tras de ella.

 
Barghest
 
Si lo hubiera planeado, probablemente no le hubiera salido así de bien. 
En una de las estaciones céntricas, fue un gentío el que lo empujó contra el rincón antes de que siquiera pudiera terminar de acercarse a ella, y con la muchedumbre llenando el tren, ya no le sería posible trasladarse hasta donde estuviera parada.
 
Sin embargo, no fue poca su sorpresa al notar que, por alguna obra del destino, que lo empujaba hasta el borde de su decencia, había terminado en el rincón con la adolescente a la cual le dedicaba todas y cada una de sus sesiones de masturbación al llegar a su casa.
 
En aquel sector del transporte público, la luz era reducida, por lo que la pequeña figura de la joven era cubierta además por la sombra de él, considerablemente más alto, era escasamente perceptible para todo aquel que estuviese a sus espaldas.
 
¿Y quien sospecharía algo de él, de todas formas? Si había algo que no aparentaba ser, era un acosador. Siendo aun joven, medianamente apuesto y vistiendo el traje que le obligaban usar en el trabajo, tenía la apariencia de un hombre de negocios.
 
Sin seguir ya el compás del tren, fue él mismo quien, ya más notoriamente, buscaba rozarse contra ella, al punto que la susodicha ya no tenía escapatoria, pues se encontraba presionando sus prominentes pechos contra la puerta del tren que permanecía cerrada. 
 
Al no poder alejarse ella, sus roces se volvieron más intensos, consiguiendo levantar apenas parte de su falda con cada movimiento, consiguiendo sentir muy levemente como su erección se frotaba en la unión de sus dos nalgas.
 
Jamás había presionado su miembro contra ella de tal manera, por sus constantes evasivas, pero juraba estaba al borde de perder la cordura, y al tenerla allí tan a su merced, solo podía desear mas.
 
Una de sus manos acarició suavemente la piel de su muslo, apenas por debajo del límite de la falda, y casi enloqueció al entrar en contacto con tan cálida superficie. Viajando despacio hacia la cara interna del mismo, y ascendiendo por debajo de su falda, aferro ahora ambas manos a sus piernas, casi a la altura de sus caderas, y la jalaba hacia él, de modo que se apegara más a su pelvis, en movimientos contrarios a los propios, mientras de su boca comenzaban a escaparse suaves jadeos cerca de su oreja, por estar sumido en la excitación y adrenalina.
 
Shine
 
La situación fácilmente se volvió en su contra al verse impedida de moverse a un lado. El comenzó a rozarse de sus glúteos y ella estaba contra la puerta; asustada, muda y tratando de moverse hacia otro lado. Un suave jadeo soltó al sentir el escalofrío producto de una mano extraña sobre su muslo.
 
- S-señor... -susurró- p-por favor...

Miro por encima de su hombro y volvió luego su rostro, avergonzada. El no se detenía y más bien la había aferrado mejor, aquello se estaba tornando raro y su cuerpo aumentaba cada vez más la temperatura en contra de sus deseos, haciéndola jadear con insistencia por lo bajo.

 
- P-por favor... No mas...
 
Barghest

Una sonrisa iluminó su rostro al momento en que escuchara por primera vez su suave voz, susurrándole por lo bajo. Sin embargo, a la primera no se molestó en responderle, sino que fue la segunda vez que le hablara que se dignó a dirigirle unas pocas palabras. - Shh, guarda silencio. - Le dijo en voz baja. - Todo habrá pasado en un momento. –

Después de todo, no tenían demasiado tiempo hasta que el tren llegara a la estación en que ella descendía.


Sin encontrar ya motivos para detenerse, una de sus manos fue a parar hasta su entrepierna, donde dos de sus dedos acariciaron la zona de su clítoris por encima de la delicada tela. - ¿Tienes una idea de las veces que fantasee con esto? -Susurro cerca de su oreja, mientras sus dedos trazaban movimientos circulares, estimulando su clítoris con diferentes presiones. - Todos los días me masturbo pensando en ti. - Hablaba entre jadeos, dejando que su aliento cálido acariciara su oreja. - En abusarte en este tren mientras usas tu uniforme escolar. - Lamió el arco de su oreja.


Con la mano que le quedaba libre, tomó una de las ajenas, y la llevó hacia su erección, bien notable a través de la suave tela del pantalón del traje, y la obligó, sin soltar su mano, a tomar el bulto que se formaba en su pantalón y rozara su mano de él. - Me pongo así de duro solo de pensar en ti. Me traes completamente loco. - Continuó susurrando, esta vez bajando su rostro hasta su cuello, que comenzó a lamer con ansias.

 
Shine

Jadeo casi ahogando un gemido al instante que él le acariciara el clítoris, arqueando inconscientemente la espalda y temblando.

- ¿Q-que hace..? -le mira de reojo- P-por favor... Se siente raro..


Ahogo sonidos leves cada vez que él le hacía algo, llenando poco a poco su barra de excitación muy a pesar que no lo quería. Entonces él le hizo llevar su mano a sus pantalones; a su erección. Ella jamás había tocado un miembro masculino, apenas y le había visto en clase de educación sexual en imágenes. Se sorprendió enormemente al sentir lo grande y duro que era erecto. Gimió abriendo los ojos y temblando, volviendo el rostro para mirarle.


- ¡¿N...no lo... No me... Lo... Meterás, o... O si?! -inquirió en un susurro, temerosa, temblando.

 
Barghest

 -Oh, claro que no lo meteré. - Mintió, en lo que hacía de lado la tela de sus pantys que cubría entrepierna, humedeciendo en seguida dos de sus dedos en los fluidos ajenos, soltando un suave gruñido placentero al sentirla tan húmeda. - Aunque sí debería hacerlo - Retiró sus dedos, solo para alzarlos hasta la altura de su rostro y enseñarle los viscosos y translucidos jugos que empapaban sus dedos. - Tu vagina está pidiendo a gritos que le metan una buena verga. - Susurró, sonriendo suavemente. - Puedes decir que quieres que me detenga, pero tu cuerpo no miente~ -Aprovechó su ahora jadeante respiración para introducirle aquellos dos dedos dentro de la boca. - ¿Lo ves? ~ - Rozo la yema de sus dedos contra su lengua, dejándole saboreara sus propios fluidos.

Mientras tanto, soltó su mano, que mantenía rozando su miembro, para deslizar hacia abajo el cierre de su pantalón y descubrir su miembro. - Pero, si en verdad no quieres, no lo haré. - Volvió a hablar, en lo que colocaba su miembro entre sus pierna, por debajo de su falda, rozando su punta contra la entrada de su cuerpo, para luego dejar que sus labios vaginales acariciaran el tronco, en lo que "penetraba" entre sus piernas, rozando la punta ahora con su clítoris.


Se contuvo por unos instantes, solo para hacerle creer que mantendría su palabra y que penetrar entre sus piernas seria lo máximo que haría. Sin embargo, con las ansias a flor de piel, tapó la boca de la joven por completo con su mano, al momento que deslizaba su miembro dentro de ella, por completo, en una embestida sin previo aviso. - Cambié de opinión~ - Susurro contra su oído, con una perversa sonrisa de satisfacción, en lo que comenzaba a penetrarla primero en forma lenta, buscando disimular su accionar ante los ojos de las demás personas allí presentes.

 
Shine

Se mordió el labio ahogando un gemido en cuanto sintiera los dedos de aquel hombre sobre su entrada haciéndole gemir y enrojecer, temblando apenas. Miro los dedos que le mostraba algo atontada al sentir palpitar su vagina.

- Señor.. Por favor.. ¡Nngh! -entrecerró los ojos con un par de lágrimas en ellos, sintiendo su propio sabor con el roce que había entre sus dedos y su lengua, sintiendo aquel agridulce e impregnante sabor.


Ahogo un gemido entre los dedos de él, comenzando a ceder, dejándose llevar por el sabor de sus dedos, pasando tímidamente su lengua alrededor de los mismos. Solo para luego sentir su mano y de un solo jalón, como entraba dentro de ella el pene que se estuviese frotando previamente de su entrada; rompiendo al mismo tiempo, su himen.


Las lagrimas rodaron por sus mejillas con un agudo gritillo, sin poder contenerlo, presionada contra la puerta, ligeramente relajada ante las acciones previas, tratando de olvidar el dolor.

 
Barghest
 
 En su interior, todo su cuerpo se estremecía en placer por la forma en que su interior lo apretaba, estimulando cada nervio de su miembro, haciéndolo jadear con insistencia, por lo bajo.

-Espera ¿Eres virgen? - Preguntó con cierta diversión, ante su evidente dolor. - ¿Que hacen los muchachos adolescentes? Con lo linda y violable que eres ~


Posó su mano en la mejilla ajena, girando su rostro para que lo viera. - ¿Que le dirás a tu familia, hm? ¿Les dirás que fuiste desvirgada a la vista de cientos de personas por la verga de un extraño? -Sonrió y capturó sus labios, violando con su lengua el interior de su boca, rozándola una y otra vez con la ajena, mientras su miembro continuaba penetrándola, cada vez mas rápido, por su vagina que comenzaba a ceder y le permitía una mayor libertad de movimiento.

 
Shine

La joven apretaba los ojos quizá horrorizada, quizá adolorida; muy probablemente buscaba las maneras de olvidar aquel suceso, pero no podía negar que conforme aplacaba el dolor, comenzaba a sentirse ligeramente bien.

Cuando él le hablara, ella se sintió a punto de llorar hasta que el la besara. Ahogo un gemido al tiempo le arrebataba su primer beso. Aquello se sentía completamente ajeno a como hubiese imaginado su primer beso, pero por alguna razón, le hacía despejar su mente y sentirse entregada; fue en ese instante que se dejo llevar, rompiéndose su pudor levemente y devolviendo las caricias a la lengua ajena.


Sus manos y pechos se apoyaban en a puerta al tiempo que sus piernas levemente separadas y su espalda arqueada demostraban que estaba entregándose a su acosador.

 
Barghest

En cuanto sintió su lengua enredándose con la suya, se separó de sus labios, con una maliciosa sonrisa de complacencia, y mordió su labio. - ¿Que sucede? ¿Ya no me pedirás que me detenga? - Preguntó con diversión, rozando sus labios.

Sus embestidas pasaron a ser más lentas, buscando hacerla sentir con claridad el momento en que su miembro entraba y salía de ella, violando el interior de su cuerpo, jadeando por la deliciosa sensación que lo invadía cada vez que su miembro se veía atrapado dentro de ella. - ¿O será que comienzas a disfrutarlo? ~ 


Una de sus manos se deslizó por su muslo hasta debajo de su falda, donde su dedo medio se dirigió hacia su clítoris, estimulándolo con movimientos circulares, a diferentes presiones, volviendo a aumentar poco a poco la velocidad de sus embestidas. - Veamos cuanto resistes hasta comenzar a jadear por mas ~ -Susurro contra su oído, antes de lamer con ansias su arco, y bajando por su cuello, humedeciéndolo con sus besos.

 
Shine
 
Jadeo al momento que le soltara, mirándole levemente para colorarse a su pregunta sin dejar de jadear, llenándose poco a poco de placer y adrenalina al poder ser descubiertos en aquella situación tan "vergonzosa".

Soltó un suave gemido al sentirle apoderarse de su clítoris, al cual se sorprendió de sentir, no solo sensible sino endurecido; notablemente excitada a esas alturas, donde las cosas ya perdían importancia. Escalofríos recorrían su espalda mientras el sudor perlaba algunas zonas de su piel; estaba ya enloqueciendo, y no soportaría por mucho mas aquello, quería mas, pero la pena le consumía lo necesario como para cerrar su boca y reducirla a jadeos y uno que otro gemido.


Resistiendo, solo hasta que comenzó a temblar ligeramente gracias a su clítoris.


- Nya~ -gimió con suavidad y un temblor acentuado entre jadeos- ¿Q-que fue eso..? M-mas... O-otra vez...


Casi había llegado, pero necesitaba más.

 
Barghest


 -¿Más? -Sonríe y muerde la piel de su cuello. - Oh, pero recién hemos comenzado. -Continúa lamiendo insistentemente su cuello. - ¿O en verdad crees que te dejare ir tan fácilmente ahora que te tengo en mis manos? –

La mano que yacía en su clítoris estimulaba dicha zona, incentivado por sus crecientes jadeos y gemidos por lo bajo, mientras su otra mano se posó en su cintura, tomándola con fuerza para atraer sus caderas hacia si mientras embestía velozmente sus caderas con las propias, ya con mayor facilidad por su creciente humedad y su cuerpo que se adaptaba más a su miembro.


-No soy un pervertido ¿Sabes? -Sonrió, jadeando suavemente contra su oreja. - Eres tú. Es tu culpa, estoy loco por ti desde el primer momento en que te vi en este tren. - Susurro, con el deseo expresándose en su voz. - He pensado en seguirte, en secuestrarte, convertirte en mi esclava - Conforme hablaba, sus labios se rozaban contra su oreja, jugando de tanto en tanto con su lóbulo. - Atarte a mi cama y abusar de ti por cada uno de tus agujeros... acabarte dentro una y otra vez hasta que mi semen desborde desde dentro de tu cuerpo. –


Llevó una de sus manos hasta el broche de su sostén, abriéndolo. - Pero ni la más perversa de mis fantasías se compara con este momento... - Comenzando con sus manos en sus caderas, comenzó una caricia ascendente por ambos costados de su cuerpo, trazando lentamente la curva de su cintura. - Con sentir la suavidad de tu piel, el dulce aroma de tu cuello... - Sus labios se posaron ahora en su cuello, besándolo a cada palabra. - Y sobre todo, nada se compara a escuchar tus tan tentadores gemidos mientras pierdo la cordura por la deliciosa forma en que tu vagina aprieta mi verga... - Jadeaba al hablar, sin poder evitarlo, extasiado por ella.


-Y lo mejor de todo - Sonrió con malicia, en lo que sus manos llegaban a sus grandes pechos, tomándolos entre sus manos, apretándolos de modo que sus dedos se hundieran en su suavidad. - Es que te hare adicta a mi verga, para que vuelvas a este rincón todas las mañanas a recibir una nueva dosis de placer para comenzar tu día ~

 
Shine

Gemía suavemente a cada nuevo estimulo, sintiéndose flaquear de piernas incluso con sus palabras. Aquel hombre la estaba acosando y seduciendo.. ¡Incluso después de violarla y tenerla prácticamente comiendo de su mano! Que la veía, eso ya lo sabía, pero que pensara todo aquello...

Un escalofrío la recorrió y sus músculos se contrajeron. Atarla a su cama, abusarla; aquello de alguna retorcida forma se le antojaba deseable. Al sentir el click a su espalda le miro de reojo creyendo la estaba burlando. Pero un placentero cosquilleo le recorrió conforme la acariciaba para hacerla jadear al atacar su cuello. Exhalo deseosa y delirante algo de aire por entre sus labios al escuchar la palabra "verga" sin razón aparente, para luego apoyarse más en sus manos que en sus piernas, sintiendo que desfallecería con los tratos de él, dejando entrever su lengua gracias a los apretones a sus pechos con la mezcla de aquella palabra en sus labios.


- C-cada día... Cada día~ ¿Y los fines de semana? -indago genuina e ingenuamente preocupada.

 
Barghest

Una sonrisa se formó en sus labios al escuchar su pregunta. - Iba a dejarte los fines de semana para descansar, pero si ya andas preocupándote por ello... - Mordió el lóbulo de su oreja. - Creo que ya te has hecho adicta. - Apretaba sus pechos con insistencia, hundiendo sus dedos en los mismos, jugando con su suavidad, mientras continuaba embistiéndola desde atrás con fuerza y ansias. - Y eso que aun no has acabado propiamente... - Con sus dedos índice y pulgar, pellizco suavemente sus endurecidos pezones. - Quiero que pierdas la cordura tanto como tú me la haces perder a mi ~ - Sonríe con picardía. - Aunque... - Cesó sus movimientos, pero sin salir de dentro de ella. - Quizás esta mal. Probablemente deba detenerme. - Susurro con diversión, sabiendo por sus previas expresiones placenteras y gemidos que la dejaba así muy al borde del orgasmo.
 
Shine

Ahogo un gemido en sus labios mientras sentía con delirante placer el roce de su miembro dentro de su entrada que y se había amoldado a su forma con algo de necesidad. Sentía como cada parte de su cuerpo se amoldaba a la forma de aquel bien vestido hombre que durante ya tanto se desvivía en fantasías con ella.

- ¿A... Acabado? -gimió suavemente con el pellizco, sacando levemente su trasero, acercándolo mas aun a la pelvis de él, sacando su lengua sin estar muy pendiente ya de esconderse a ojos curiosos, jadeando contra el vidrio del tren hasta que él se detuviera; haciendo que ella volviera su rostro hacia el casi en el acto, tras haber tenido varia oleadas de placer- No... No se detenga, por favor... Se lo ruego, debe seguir -jadeo- Por favor... No me deje así...

 
Barghest
 
Se mordió el labio, sintiendo su cordura desvanecerse en el momento en que le rogó con aquel tono tan deseoso que continuara el inmoral acto del que la había hecho partícipe. - No es como si pudiera resistirme a ti, menos si me lo pides directamente... -Lame su cuello, deseoso. - La dueña de mis fantasías pidiéndome por más... Jamás lo hubiera imaginado ~ -Volvió a mover apenas sus caderas contra ella. - Disfrutando ser violada, con esa dulce carita de niña buena que tienes... -Sonríe con maldad y en un rápido movimiento, le levanta la blusa para descubrir sus pechos, haciendo que los mismos se pegaran contra la fría superficie del vidrio del tren, exponiéndolos hacia cualquiera que mirase casualmente desde fuera hacia el tren. - Vamos, muéstrale a todos ~ -Le tomó ambas manos, haciendo que las llevara hasta su espalda, mientras "jalaba" de ellas para embestirla fuertemente, atrayendo su cuerpo hacia el suyo. - Muéstrales como disfrutas ser violada por un extraño; muéstrales ese rostro extasiado en placer ~ - Susurraba, extasiado él mismo, jadeante por las nuevas embestidas que le propiciaba a su cuerpo.
 
Shine

Jadeo ante la lamida y gimió nuevamente al sentir como se adueñaba de su cuerpo, embistiéndola tras presionar sus pechos contra el vidrio del tren en el que se encontraban. Trataba de ahogar su voz lo más que podía hasta que su rostro incluso estuviese contra el vidrio; jadeando y empañándolo, aparte de babearlo por tener la lengua fuera con el deseo que él le impartía a su cuerpo sin remordimiento.

- Más... Más... Mas.... -balbuceaba entre jadeos- Me gusta~

 
Barghest
 
El deseo y las ansias lo invadían de una forma que jamás hubiese experimentado antes, jadeando de forma audible, ya sin preocuparse por bajar la voz. Lo más probable era que varias personas ya se hubieran dado cuenta de lo que estaba ocurriendo allí, pero ninguno era lo suficientemente valiente como para detenerlo, o quizás por disfrutar morbosamente tal escena.

No le importaba; en parte, esa adrenalina de ser observados le daba a aquello un plus de placer.


Ante sus constantes peticiones por mas, quiso "complacer" a la dama, por lo que humedeció su dedo pulgar, sosteniendo sus manos ahora con una sola mano, e introdujo sin previo aviso aquel pulgar en su ano, penetrándolo lentamente, en contraste con sus violentas embestidas a su vagina.


Se acercó a su oreja. - Deberías tener más cuidado con lo que me pides... -Lame su arco. - O terminare violando cada parte de tu ser.



Shine
 
Jadeaba en desmedida, cada vez más húmeda gracias a él, que le aportaba a las embestidas el tono de su voz. Estaba casi completamente desnuda a merced de un sujeto que no hacía más que darle placer.

Soltó pues un alarido de placer al sentir que la penetraba por el ano con un dedo, pues a pesar de lo inesperado, el hecho de que aquello presionara la parte interna de su cuerpo contra su clítoris, le desquiciaba aun más. Miraba a la nada, ya nublada con la saliva escurriéndose por sus costados mientras admitía cada vez más aquel trato hacia ella.


- Más... Me gusta... Me gusta mucho... -jadeaba- Me gusta demasiado~

 
Barghest

Esta niña definitivamente iba a volverlo loco. La forma en la que se doblegaba ante él; ante cada abuso que le propiciaba a su cuerpo, disfrutando de aquello junto con él, era más de lo que hubiera pedido jamás. Se hubiera conformado con que simplemente se dejara violar, pero jamás espero tan deliciosas reacciones de su parte, que lo llevaban a buscar darle mas y mas placer.

Soltó sus manos, pues sabía ya no lo apartaría, y llevo la que ahora quedo libre hacia su clítoris, atacándola así por tres puntos débiles.


Su pulgar penetraba suavemente el estrecho orificio de su ano, rozando sus paredes con la yema del mismo, mientras su miembro entraba y salía de ella rápidamente, embistiéndola duro y profundo, a la vez que estimulaba su clítoris, solo por verla jadear más en placer.


El éxtasis se hacía demasiado fuerte como para poder resistirlo, jadeando en demasía contra su oreja. - Ya no puedo aguantarme -Lamio su oreja con insistencia, ardiendo en ansias. - Quiero llenar tu útero con mi leche ~ - Susurro, con el deseo expresándose en su voz, mientras aumentaba el ritmo de sus embestidas, dándole rienda suelta a sus sensaciones, dejando de contenerse, bastando unos pocos segundos para que su cuerpo fuera invadido por el clímax, acabando dentro de su cuerpo en una profunda embestida, liberando sus fluidos dentro de ella a la vez que jadeaba en éxtasis, con su mente en las nubes.

 
Shine

Su mente estaba muy lejos de llegar a hacerla reaccionar, la cordura había dejado su cuerpo a su suerte y este realmente sabia disfrutarlo; al momento que él le comenzara a estimular el clítoris gimió sin poder contenerlo, debiendo colocar sus manos como apoyo pues sus piernas flaqueaban.

- ¿Q...qué es eso? -inquirió el ultimo rastro de inteligencia a si misma cuando las oleadas se hacían cada vez más fuerte en torno a su cuerpo.


Termino pues, convulsionando con las descargas de placer embriagando su virginal cuerpo mientras aquel completo extraño llegaba dentro de ella que por poco no caía al suelo.


- Que rico~ -jadeo con la lengua afuera, completamente saciada por unos instantes.

 
Barghest

Su respiración era agitada mientras las últimas oleadas de placer abandonaban su cuerpo. La mente del joven se encontraba en blanco, con una complacida sonrisa en su rostro, penetrándola aun, de forma lenta, con su miembro sensible. - No quiero dejarte ir... Necesito mas de ti ~ - Lame su cuello, jadeando contra él. - Puedes sentirlo, ¿Cierto? Mi verga aun está bien dura por ti -Succiona pequeños sectores de su piel. - Si fueras otra mujer, quizás ya hubiera tenido suficiente... - La tomó por la cintura, saliéndose de dentro de ella para girarla y acorralarla frente a frente, para que quedase ahora con la espalda contra la puerta. Capturó sus labios, con ansias, buscando su ensalivada lengua con deseo, moviéndola contra la suya mientras presionaba su erecto miembro contra su falda. 

Aprovechó tenerla tan a su merced, para ejercer algo de presión hacia abajo por su cintura, casi como si estuviera ordenándole sin palabras que se arrodillara frente a él. Una vez que lo hizo, llevó una de sus manos a sus labios, delineando el inferior con su pulgar. - No podre estar satisfecho hasta no probar tu boca -Sonríe. - ¿Serás obediente y limpiaras la verga de tu violador del semen y tus jugos? ~



Shine
 
Ahogo su voz en sus labios, gimiendo a los movimientos de su lengua, a la presión de su miembro, a cada fibra de su ser que pedía a gritos mas, y más; llegar cada vez mas. Tras verse obligada a soltarlo y caer de rodillas, elevo la mirada idiotizada.

Cerró sus ojos tras sentir como aquella mano le delineaba los labios e instintivamente saco algo su lengua para lamer su pulgar. Asintió apenas, queriendo tener más contacto con él y tantea las piernas de él, para aferrarse a sus pantalones y lamerle la punta con algo de timidez, sintiendo los sabores mezclarse en su boca en un explosión.


Se abalanzo sobre su miembro y comenzó a chuparlo con necesidad casi animal, no siendo ella misma, queriendo saborear más de él. Chupaba, chupaba con todas sus ganas mientras su interior chorreaba hacia afuera la mezcla de ambos líquidos en su vagina, a causa de estar excitada nuevamente. Lamia cada residuo, no dejando nada que pudiera detectarse y sin dejar de chuparle.


- Es una verga~ -jadeaba para sí- La de mi rico violador~ la que me seguirá violando ricamente~

 
Barghest

Se sorprendió con su primera lamida, no esperando que ella tomara la iniciativa. Un pequeño escalofrío recorrió su espalda, formándosele una sonrisa en el rostro. Estuvo a punto de hablar, pero un quejido placentero le fue arrancado de su garganta al estremecerse todo su cuerpo con la repentina forma en la que se abalanzo sobre su miembro, succionando de él con ansias. A ese punto, ya no sabía si era ella la que estaba ahora abusando de él.

Se vio obligado a apoyar sus brazos contra la puerta, sosteniéndose de la misma por sentir como sus fuerzas se desvanecían, dándole paso nuevamente al placer, que inundaba todos sus sentidos.


Bajó la cabeza, mirándola por entre sus brazos, haciéndosele la boca agua en deseo por la forma en la que chupa su miembro. - A mi no me engañas... - Jadeó en un susurro. - No es la primera vez que haces esto... Es imposible seas tan buena...

 
Shine

Ella no se inmuto, hipnotizada con aquel aroma; con el sabor, con el placer. El estaba en lo correcto, no era la primera vez, pero si la primera vez donde le daban "la opción" de hacerlo sin ahogarla antes.

Seguía chupándole con cierto deseo desmedido que no se enfocaba realmente por el hecho de querer de su verga, era más por costumbre realmente; pero debía admitir que aquella vez se sentía menos desagradable.


Saco su miembro de su boca y lamio desde la base hasta la punta, mirándolo con leves lagrimillas en sus ojos; estaba copiando algo que hubiera visto tiempo atrás, y obedeciendo a lo que le exigiera: limpiar su miembro.


Siguió lamiéndole un rato mas hasta limpiarle por completo, pero continuo succionándole de forma lenta y espaciada, pero con mayor fuerza.

 
Barghest

Su respiración se había vuelto pesada, jadeante, dejando que el aire caliente se escapara de su boca con cada succión de su parte. Sus ojos se habían cerrado, para sentir con mayor precisión la deliciosa forma en que sus labios apretaban y estimulaban su miembro, que se veía invadido por el enviciante calor de su boca.

En el momento en que ella se detuvo, abrió sus ojos, encontrándose con la mirada ajena antes de sentir su lengua lamer su miembro en toda su extensión. Mordió su labio, viéndose estimulado tanto por sus acciones como por su mirada, que lo hacía arder en deseo. 


Una de sus manos fue a parar a su nuca, aferrándose a los cabellos de dicha zona, limitándose a seguir el ritmo que ella siguiera, lento y profundo, ya que si bien sentía con ella como todo su autocontrol se desvanecía, si la forzaba más de lo que pudiera, comenzaría a toser y toda la situación se haría mas evidente para los pasajeros, además de ser "bueno" por la buena voluntad que ella estaba poniéndole al asunto. 


Jaló suavemente de su cabello, deteniéndola y obligándola a que alzara la vista para verlo. - Me encanta que cooperes, linda, pero que no se te olvide que tu - Introdujo la punta de su miembro dentro de su boca una vez más, comenzando a penetrarla con embestidas cortas, metiendo apenas la mitad de su miembro en su boca cada vez. - y tu pequeña boca están siendo violadas ~

 
Shine
 
Gimió al sentir su cabello aferrado, pero sin soltarse del agarre a su miembro; hasta que se vio obligada a hacerlo, mirándole ya un poco mas espabilada, pasándosele ya el estupor del placer, pues el chuparle no era algo que realmente quisiera. Escucho sus palabras y gimió al verse introducida la punta de él, para aferrar sus manos a la tela de su pantalón con fuerza al decir "violadas", pues aquella palabra y sus derivados eran más que suficientes para hacer que su cuerpo deseara mas violación.

Se dejo hacer, llegando de a veces a lamer la punta que entraba a penetrarla. Gemía a veces no pudiendo evitarlo, elevando la mirada.


El tren entonces anuncio su pronta llegada a la estación donde ella tendría que bajarse.

 
Barghest

Elevó la mirada al escuchar el anuncio del alto parlante, y chasqueo apenas su lengua. Sabía muy bien que esa era la estación en la que ella se bajaba. - Parece que nuestro tiempo se ha acabado. - Sonrió, relamiéndose el labio inferior, antes de aumentar la velocidad con la que penetraba entre sus labios, rozando la punta de su miembro contra su lengua, jadeando insistentemente hasta sentir la inconfundible oleada placentera que antecedía la explosión del orgasmo, estremeciéndose su interior, liberando en un jadeo sus fluidos dentro de su boca, sobre su lengua, sin darle la opción de negarse.

La mano que permanecía contra la puerta se volvió todo su sostén, sintiéndose débil por el inmenso placer, respirando agitado unos instantes. Continuó penetrando suavemente su boca como si buscara que ella lo limpiara.


Salió de dentro de ella, y soltó sus cabellos para arreglarse la ropa, tomando una de sus manos para "ayudarla" a ponerse de pie, haciendo él prácticamente todo el trabajo.


Sin embargo, lejos de dejarla ir, la acorraló una vez más contra la pared, para hablar contra su oreja. - Creo que está de más decir que debes mantener esa linda boquita cerrada ~ -Lame el arco de su oreja. - Volverás a subirte a este tren mañana, y pasado, y todos los días como si nada hubiera pasado... -Esboza una sonrisa perversa. - Y yo voy a abusar de ti todos los días. - Rodeo su cintura con sus brazos, sintiendo como su deseo crecía una vez más; su cuerpo no podía tener suficiente de ella. - Ahora que te he probado, me volveré loco si no comienzo mi día con mi verga dentro tuyo ~ -Jadeo, con cierta desesperación.

 
Shine

 Sintió aquel agrio sabor en su garganta y se vio obligada a tragarse aquello sin poder resistirlo, pasando a limpiar su miembro en su boca mientras el terminaba, comenzando a sentir como las cosa se componían y ella volvía en si mientras era elevada y puesta en pie.

Se bajo de un tirón la camisa y se acomodo como pudo antes de exhalar un jadeo al verse acorralad nuevamente contra la pared, jadeando ante el agarre y ahogando un gemido ante la obscenidad que dijera frente a ella, pues aquello le había parecido excitante. Se separo jadeante tras asentir, pero sin mediar palabra y salió del vagón en cuanto la puerta se abriera; corriendo hacia los baños.


Una vez dentro del solitario baño que solía no ser visitado nunca, comenzó por sacarse la ropa y comenzar a lavarse por todas partes, interesándose especialmente por el estado de sus prendas para la secundaria. Se arreglo el cabello, vistió bien y preparo para salir del lugar.


Última edición por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 3:51 pm, editado 2 veces
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Tren [Terminado]

Mensaje por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 2:56 am

- Escena 2 -
 
Barghest

 La vio salir del tren y alejarse poco a poco mientras el altavoz anunciaba que las puertas estaban a punto de cerrarse. 

En esos escasos instantes, cientos de opciones pasaron por su mente, pero la que más insistía era la idea de que no volvería a verla. Era obvio que lo había disfrutado en cierto nivel, pero solo había sido algo del momento. Con la mente en frío, lo más probable era que le contara a alguien lo sucedido, como a sus padres, y que resolvieran que lo mejor era que no viajase más en aquel tren.

Y definitivamente no quería que esa fuera la última vez que se apoderara de su cuerpo.

A último momento, salió del tren, con las puertas cerrándose detrás de él. Por la dirección que había tomado apenas saliera, asumió se había dirigido hacia el baño, por lo que siguió sus pasos hasta llegar, justo al tiempo en que la puerta se abría, dándole paso a la joven que era dueña de sus fantasías.

Sin mediar palabra alguna, la tomó por los hombros para llevarla dentro del baño una vez más.

Ya dentro, capturó sus labios con nuevas ansias, en lo que su agarre pasaba a su cintura, haciéndose de su lengua mientras la obligaba a caminar de reversa, hasta dar con la mesada del baño. - No puedo arriesgarme... - Jadeo contra sus labios, rozándolos. - No quiero dejarte ir - Besó su mentón y quijada, bajando por su cuello, humedeciendo su piel. - Necesito mas... no puedo saciarme de tu cuerpo...

Shine
 
Cuando creyó que podía calmar todas esas emociones tras haber limpiado todo lo que pudo de su cuerpo, se encamino a la puerta, lista para empezar su día; pero un vuelco le dio su corazón cuando lo encontró de pie frente a ella al abrir la puerta de vuelta.

- ¿Que ha-? -no termino. Sus labios fueron sellados y una oleada de sensaciones inundo su cuerpo sin poder evitarlo. Jadeo ni bien soltara sus labios, pasando a cerrar los ojos para dejarse besar mientras su trasero reposaba en el lavabo. Hundió sus dedos entre sus cabellos, haciéndose agua su boca con aquellos ahora enviciantes tratos- No... Haga esto... Nos verán -gimió dejándose hacer, sin oponer resistencia.

Barghest
 
No pudo evitar soltar una suave risa, dejando que su aliento rozara contra su piel, al oír sus palabras. - Acabo de violarte en un tren lleno de gente... ¿Y te preocupas por que nos vean aquí? - Preguntó con diversión, antes de morder su piel.

Su lengua trazaba cada centímetro de su piel, mientras sus labios succionaban pequeñas porciones, enrojeciendo la zona. - Tengo más libertades aquí - Sus manos viajaron hasta sus glúteos, aferrándolas fuerte allí, apegándola a su pelvis y elevándola unos instantes, sentándola propiamente sobre la mesada. - Puedo tomarme mi tiempo para abusar de ti ~

Se había ubicado entre sus piernas, rozando su erección contra su entrepierna. Sus manos desabotonaron el botón de su chaqueta, quitándosela y comenzando a desabotonar ahora los botones de su camisa, sin dejar de atender su cuello con sus mordidas, lamidas y succiones.

Shine
 
- Pero... -jadeaba, pasando a gemir al sentir su erección- ¿Como... Pue-? -gimió aun mas al sentir sus tratos además de su erección; sintiendo como su cuerpo se humedecía nuevamente- Mas~ -gimió sin evitarlo, pasando a aferrar sus piernas de la cintura de él, queriendo mantenerle cerca de ella- Usted... Es un pervertido... Señor.... -jadeo mientras el seguía tratándola.

Barghest
 
Jadeó suavemente en cuanto sintiera sus piernas aferrarse a él, haciéndolo arder en deseo. Negó con la cabeza, cesando los tratos a su cuello para verla de frente. - No soy un pervertido; soy TU pervertido. - Sonrió y se acerco a sus labios una vez más, para morder el inferior. - Tú acosador, tu violador... ¿Qué no entiendes que solo tú me pones así? - Susurró, en un tono deseoso.

Se alejó ahora de sus labios, abocándose únicamente a esos condenados botones que le impedían ver su cuerpo, prácticamente tirando de los extremos llegando a los últimos.

Su respiración se había acelerado, escapándose de sus labios en jadeos ansiosos, mientras recorría la piel de su cintura con sus manos, estremeciéndose solo por el contacto con su suave piel.

Al toparse con su sostén, pasó a retirarle la camisa y desabrochó la última prenda superior, retirándoselo lentamente, una tira a la vez, sintiendo como su desesperación y ansias crecían, pues no había visto sus pechos mientras habían estado en el tren.

Al despojarla de la prenda, mordió su labio, y no pasó ni un segundo hasta que tomara ambos pechos entre sus manos, apretándolos, hundiendo sus dedos en la suavidad de los mismos, masajeándolos pseudo hipnotizado con su cuerpo.

Shine
 
Le miro abriendo un tanto más los ojos, jadeando y entrecerrándolos al sentir su mordida.

Le observo mientras hacía todo aquello sin apartar sus manos de su nuca, aunque ahora sin tomar su cabello, solo reposando sus muñecas junto al cuello ajeno mientras la observaba. Paso a apoyarse en la mesada tras verse despojado su cuerpo, gimiendo apenas al sentir sus manos, jadeando mientras le veía idiotizado.

Llevo una mano a su boca y mordió uno de sus dedos doblado mientras el seguía aquello.

- T..¿Te gustan? -indago tímida.
 
Barghest
 
Sonrió ante sus palabras y alzó la mirada hasta sus ojos una vez más. - No. - Dijo, relamiéndose los labios, e inclinándose poco a poco hacia ella. - Hacen que se me haga agua la boca... - Susurró, antes de apretar uno de sus pechos, rodeándolo con su mano por debajo para que la zona del pezón sobresaliera y poder tomarlo entre sus labios con ansias, llenándolo en seguida de su saliva a medida que pasaba su lengua por la endurecida punta, ahogando un gruñido en su garganta por la excitación que recorría su cuerpo al hacerse de sus pechos.

Comenzó a succionar de su pezón, primero de forma más suave, pero aumentando poco a poco la intensidad conforme sus ansias de más crecían, apretando además su otro pecho con la mano contraria.

Shine
 
Estuvo por desviar la mirada hasta escucharle decir aquello, pasando a gemir con un estremecimiento al verse su pezón rodeado por la boca de él.
 
Jadeo mientras él se hacía de su cuerpo, pasando a arañar ligeramente la espalda de él mientras aferraba fuerte sus piernas a él, gimiendo al instante de rozarse más de su endurecido miembro, sacando su lengua en esta ocasión.
 
- Usted... Es malvado -gimió mirándolo de reojo.
 
Barghest
 
Mordió suavemente su pezón. - Tú lo eres... - Cambió hacia su otro pecho. - Hacer que un hombre decente pierda de esta forma la cordura por ti... -Lamió su pezón. - O tener un cuerpo tan desarrollado a los...¿Cuántos años es que tienes? - Preguntó con diversión, antes de tomarlo entre su boca y succionar de aquel, rozando y presionando su erección contra su ropa interior, con insistencia, comenzando a dolerle por la insoportable excitación.

Shine
 
 - D...dieciséis -gimió mientras sentía como las succiones nublaban su juicio y le hacían mojarse aun más con ayuda de la erección de él.

Sin pensarlo se aferro mas a él, frotándose y gimiendo mientras echaba la cabeza hacia atrás con las acciones de él.

- Me... Gusta~ -gimió bajando la mirada y viéndole, comenzando a desesperarse mientras jadeaba y gemía con cada nueva succión.

Barghest
 
Se separó de su pecho, para descender y besar su abdomen, deslizando sus manos hasta sus rodillas, acariciando en forma ascendente hacia sus muslos mientras seguía un trayecto hacia abajo con sus besos. - Quiero más.. Quiero todo de ti ~ - Susurro contra su piel, hasta que su camino se viera obstaculizado por su falda.

Sin embargo, lejos de quitársela, como si eso le agregase algo más de morbo pues se trataba de su uniforme, llevó sus manos directamente hacia el elástico de sus bragas, quitándosela y arrojándola al suelo.

Apartó su falda para que no le obstruyera la vista, y pasó sus dedos índice y medio por entre sus labios vaginales, humedeciéndolos con sus jugos. - Con que dieciséis, ¿Eh? ~ - Sonrió y se relamió los labios, para llevar esos dedos a la boca ajena e introducírselos, haciendo que probase sus fluidos una vez más. - Definitivamente podría ir preso por esto -Dijo con cierta diversión, demostrando que no le importaba realmente.

Retiró los dedos de su boca y se agachó entre sus piernas, comenzando a besar la cara interna de su muslo, lentamente, acercándose a su entrepierna. Ya allí, atacó su clítoris con su lengua, bordeándolo con la punta, estimulándolo con movimientos circulares.

Shine
 
Jadeaba constante mientras el bajaba por su cuerpo, haciéndolo una vez más al verse despojada de sus bragas, sintiendo como sus zapatos resbalaban por ser estilo mocasín.

Gimió sin poder evitarlo al sentir sus dedos rozarla. Mirándolo con enorme deseo para luego probar un dulce y penetrante sabor en su boca, de sus propios jugos, gimiendo en su garganta por el deseo. Sintió entonces los besos, temblando en anticipación para luego sostener sus cabellos con una violenta reacción al verse su endurecido clítoris atacado.

- Ah~ ¿Qué es eso? Nyaa~ ¿Qué hace? Ah~ Se siente tan rico~ Mas~ -gemía sin control viéndose absorta en su trato, aferrándose a su cabello.

Barghest
 
Sonrió ante su reacción y se mordió el labio, sintiéndose delirar por sus gemidos, pudiendo ahora escucharlos con claridad sin tener que obligarla a acallarlos por no ser oídos.

Se detuvo, solo para pasar su lengua ahora entre sus labios vaginales y por la entrada de su cuerpo, saboreando sus fluidos, gruñendo en placer ante tan dulce sabor, abocándose a obtener más de aquello, lamiendo su vagina, introduciendo la punta de su lengua y moviéndola dentro de ella, aferrando sus manos a sus nalgas para introducirla más profundo en ella.

Shine
 
Sus piernas le temblaron ni bien dejara quieto su clítoris, procurando un jadeo tras sentir sus labios atacados y luego el interior de su vagina, temblando al gemir mientras su rostro se elevaba con su lengua fuera, contrayendo los deditos de sus pies dentro de sus medias.

- Mas~ -gimió ya sin cordura, aferrada aun a los cabellos ajenos con una necesidad inexplicable de que la penetrara nuevamente; ya era adicta- Me gusta lo que me hace~ -hablaba en su inconsciencia completamente absorta en las oleadas de placer que él le daba.
 
Barghest


Podía sentir su miembro palpitar con insistencia, doliéndole en ansias de poseerla nuevamente. No pudo contenerse por mucho más, poniéndose de pie, bajando el cierre y desabotonando el botón del pantalón de su traje, descubriendo su miembro para rozarlo contra la entrada de su cuerpo, humedeciéndolo con sus jugos, jadeando en ansias antes de tomarla por la cintura y penetrarla a la vez que atraía su cuerpo hacia él, jadeando audiblemente mientras cientos de placenteras corrientes eléctricas atravesaban su cuerpo, cada vez que salía y entraba de su cuerpo.
 
Shine

Se mordió el labio al ver que se desesperaba desabrochándose el pantalón mientras ella jadeaba con insistencia por la anticipación.

Gimió tras sentir aquel miembro rozarle la entrada a su cuerpo y una vez más al sentir como la penetraba de un solo tirón. Se apoyo de la mesada mientras jadeaba extasiada, mostrando su lengua mientras el penetraba ferozmente su cuerpo, que se aferraba a él con sus piernas.

- Ah~ Se siente mucho mejor que antes~ -gimió encantada con las embestidas- Mas~ Quiero más~
 
Barghest
 
 Con sus manos aferradas a su cintura, atraía su cuerpo al propio, embistiéndola con fuerza, con ansias, jadeando cada vez que su miembro era cubierto por completo.

Sonrió apenas por sus palabras, saliéndose del "transe" que el placer le provocaba. - En ese caso, vamos a hacer que se sienta incluso mejor ~ - Susurró, antes de llevar su mano hasta su nuca, inclinándose para interceptar aquella tentadora lengua que se asomaba entre sus labios, rozándola con la propia, jugueteando con ella por fuera de su boca, para luego capturar sus labios propiamente, continuando aquel húmedo jugueteo.

Se separó apenas, y cerró su puño, tomando algunos cabellos de su nuca, haciéndola que eleve el rostro. - Me encantas... - Susurró contra sus labios, apenas rozándolos. - Me vuelves loco... - Jadeaba, con el deseo a flor de piel, sin dejar de penetrarla rápidamente, con ansias desmedidas.
 
Shine

Gimió al sentir su lengua; aferrando sus manos a él cuello ajeno, jadeando de ojos cerrados con las sensaciones que le generaba aquello. Soltó un gritito al sentir el leve jalón a su cabello, jadeando mientras en aquella posición podía sentir mejor como su miembro entraba y salía de ella, húmeda por sus palabras y por aquella intensa sensación de superioridad que expedía de él.

- Nya~ E...Eres tan... Violento~ -jadeo dejándose envolver por aquella enviciante sensación que juraba le volvería loca a ella de no tenerle cerca.
 
Barghest

Sin soltar su cabello, la obligó a hacer el rostro de lado, dándose acceso a su cuello, lamiendo y besando la suave piel, viéndose obligado a separarse de tanto en tanto para jadear.

Continuo descendiendo, soltando su cabello y llevando aquella mano a su espalda, sosteniéndola para que se reclinara un tanto más y poder obtener acceso a sus pechos, tomando uno entre sus labios, succionando fuertemente de él, con ansias de oír mas de sus jadeos, acompasando sus chupadas con sus penetraciones, succionando o mordiendo su pezón cada que su miembro se adentraba profundo en ella.
 
Shine

La joven jadeaba incesante, con la cordura totalmente consumida por los movimientos de él, sintiéndose arder en deseo al momento que él le buscara sus pechos para succionarlos con fuerza. Un alarido de deseo seguido de la fuerte contracción de sus músculos justo al instante que el metí su miembro nuevamente, la desquicio, volviendo a mostrar su lengua, aun aferrada al cuello ajeno, presionando aun más el agarre de sus piernas al torso de él para permitirle mayor entrada, golpeando el interior de su útero con fuerza. Quería aun más de aquello, y el desespero era notable, pero no sabía qué hacer. Inconscientemente su cuerpo le indico al momento que bajaba una mano y ella misma se acariciaba rápidamente su clítoris mientras el seguía succionando.

- Mas, deme más rico -gimió- Hágame llegar con su verga, por favor~ -gemía contra su oreja mientras la chupaba- No deje de chupar... Se siente tan delicioso~

Barghest

Un gruñido placentero vibro en su garganta al oír sus palabras, succionando de su pezón, alejándose poco a poco hasta que aquel se escapara de sus labios, relamiéndose al ver como ella misma estimulaba su clítoris.

Su mirada volvió a su rostro, y mordiéndose el labio llevo su mano a su cuello, acariciándolo suavemente, desde el frente hasta la nuca, donde aferro sus cabellos una vez más, haciendo su rostro hacia atrás. Se inclinó hasta rozar sus labios con los ajenos. - No estás ayudándome en nada... -Se mordió el labio, permaneciendo a escasos centímetros, sintiendo su respiración agitada mientras continuaba embistiéndola con fuerza y ansias. - Solo estás volviéndome mas adicto a ti... - Susurró, antes de volver a capturar sus labios, con su boca hecha agua en excitación, resbalando su lengua contra la ajena.

Separó su torso de ella, como si quisiera echarle un vistazo a su expresión extasiada y a sus pechos moviéndose al ritmo de sus cuerpos. Y sin poder resistirlo, buscó su celular del bolsillo de su saco, y le tomó varias fotografías en tal estado. - Estas se van a mi colección personal de fotos tuyas, solo que -Sonríe. - No se comparan con ninguna otra ~

Shine

Ahogo un gritillo al sentir sus cabellos halados. Seguía masturbándose sin cese mientras su cuerpo daba leves temblores en respuesta. Se vio envuelta en la excitación mientras él le hablaba, gimiendo suave con las embestidas antes de verse su húmeda boca atrapada, y su lengua torturada por la ajena, se aferro mas a él sin dejar de masturbarse, sintiéndose al borde de desfallecer antes que él se alejara para tomarle fotos mientras jadeaba.
 
Sus manos se aferraron a su cuello y le halaron para ella poder hablarle cerca de sus labios.
 
- No quiero ir a clases... Por favor, no me suelte... Quiero que su verga se clave en mi todo el día~

Barghest
 
Se mordió el labio ante sus palabras y sonrió con diversión. - ¿Quien te dijo puedes decidir eso por tu cuenta? -Mordió el labio ajeno. - Tu iras a la escuela, con tu útero lleno de mi semen, todos los días ~ -Sonríe. - Y hoy no es la excepción. - Lame su cuello, con ansias. - No quieres me despidan y no viaje más en el tren a la misma hora que tu, ¿O si? –

-Además - Dijo, antes de retirar su miembro de dentro de ella, y jalarla por la cintura para que bajase de la mesada al suelo, volteándola de modo que su espalda se rozara con su pecho, manejándola a su antojo como si de una muñeca se tratase.

Acto seguido, paso su mano por su abdomen para alzarla solo un poco, deslizando su mano libre por detrás de una de sus piernas, aferrándola detrás de su rodilla y deslizando ahora la mano de su abdomen hacia la parte posterior de su otra rodilla. De aquel modo, ella había quedado suspendida en el aire, con las piernas abiertas y su espalda apoyada contra el pecho de él. - Debería darte vergüenza, ¿No crees? - Sonríe, y la coloca de modo que la punta de su miembro presionara suavemente la entrada de su cuerpo. - Querer faltar a la escuela solo porque quieres que te sigan violando... - elevó un tanto sus caderas para adentrar su miembro en ella, penetrándola desde aquella posición, pudiéndose ver en el espejo frente a ellos como su miembro entraba y salía de su vagina. - Mira en lo que te has convertido de un día para el otro ~ - Jadeaba, extasiado, haciendo referencia a aquellas expresiones de su rostro enviciado de placer. –
 
Shine

Casi pudo sentirse su protesta en el suspiro que di cuando extrajera su miembro. A pesar que le había hecho jadear la idea de que su miembro le dejara llena de semen, el que eso fuera a acabar pronto la entristecía.

De un momento al otro su cuerpo fue penetrado por el miembro de él con fuerza mientras era elevada en el aire y una nueva sensación la hizo enloquecer. Aquella posición le clavaba de forma distinta y su cuerpo reacciono con un escalofrío mientras un ahegao se dibujaba en su extasiado rostro.

- ¡Mas~! -gimió perdida- ¡Quiero más~!

Barghest

Sintió un escalofrío recorrerlo al momento en que ella le pidiera mas, con aquella voz extasiada a la que comenzaba a hacerse adicto.

Reclinó su espalda contra la puerta de uno de los cubículos del baño, para equilibrar mejor el peso, y poder mover sus caderas a mayor velocidad, jadeando insistentemente mientras veía su mente nublada poco a poco en placer y lamia su cuello, con ansias, sintiéndose a punto de llegar.

Shine

La fuerza que le imprimía al apoyarse de otro objeto para poder elevarla y penetrarla rápidamente le destruyó la mente sus ojos se entrecerraron y su boca se abrió mostrando su lengua mientras se acercaba a su clímax.

Poco pasó para que la chica terminara con varias convulsiones y temblores donde trato de sujetarse por temor a caer. Terminando jadeante, con una sonrisa.

Barghest

Sus jadeos se volvieron incesantes, hasta sentir como su interior se comprimía alrededor de su miembro, de modo que cada embestida se sintiera con mayor intensidad, invadiéndolo de placer, de modo que no pudo contenerse por más tiempo.

Una oleada inmensa de placer lo recorrió por completo, poniéndole la mente en blanco, sintiendo dicha sensación atravesar su cuerpo hasta la punta de su miembro, acabando dentro de ella en una última deliciosa embestida, jadeando en éxtasis.

Sintiendo sus fuerzas fallarle, dejó caer una de las piernas ajenas, y luego la otra, pero manteniéndola ahora sujeta por la cintura, apegada a si mientras respiraba agitado, con su cabeza hacia atrás, apoyada contra la puerta, con una sonrisa de complacencia.

-Sabia que había un motivo por el cual estaba tan obsesionado contigo...- Se relame los labios, permaneciendo con los ojos cerrados, con el cuerpo aun envuelto en placer. - Quien diría que había una mujer tan insaciable detrás de esa apariencia de chiquilla inocente ~

Shine
 
Las piernas le fallaban, por lo que casi creyó se iría al suelo cuando él la soltó por completo.

Tras verse libre se acerco al lavabo para acomodarse un poco el rostro, cabello, cara. La había vuelto un desastre nuevamente; pero no tardo mucho en acomodarse y vestirse lo mejor que pudo (siendo que era detallista) Para dedicarle una mirada tímida y avergonzada antes de acercarse a la puerta del baño y despedirse de él para volver a su vida cotidiana...

Que ya no sería tan normal
 
Barghest
 
Permaneció allí contra la puerta, viéndola acomodarse, sin poder despegar sus ojos de ella, pero asegurándose de no volver a tocarla, pues acabarían enrollados una vez más. 
 
Arregló su ropa, poniéndose presentable para el trabajo, y le dedicó una picara mirada en cuanto sus ojos se cruzaran con los de él nuevamente.

-Nos veremos mañana ~ - Afirmo, en lo que la veía irse por la puerta. Por alguna razón, no lo dudaba. De ahora en adelante, sus mañanas de camino a la oficina serían mucho más interesantes.
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.