Rol Drake y Hazel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rol Drake y Hazel

Mensaje por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 3:18 am

Escena 1
Ari: Hacía semanas había sido advertido de aquel viaje familiar que realizarían, pero no por eso estaba mentalmente preparado. Despues de todo, era un joven que ciertamente prefería permanecer encerrado en su habitación navegando por internet que yendo a la playa, donde el sol seguro atacaría su blanquecina piel.
Pero ya no había vuelta atrás. Durante días había intentado convencer a sus padres de que fueran ellos con su estúpida hermana, que él quería quedarse, pero todos sus intentos fueron en vano. Así que allí estaba ahora, con su maleta lista, esperando en la puerta de la casa mientras aún faltaban su madre y su hermana. Su padre, por otro lado, ya estaba sentado en el auto, acomodando algunas cosas.
Estaba comenzando a impacientarse, lo cual se veia reflejado en su pie que golpeteaba contra el piso rítmicamente. - ¿Quieren apurarse de una buena vez?! - Gritó, para que fuera escuchada su voz en el segundo piso de la casa. Entonces, su madre bajó las escaleras. - Drake, hijo ¿Podrías evitar el griterío? Es más dificil para una mujer seleccionar la ropa que se llevará. - Intentó explicar, y el pelinegro rodó los ojos. - Ya vamos tarde. - Remarcó, y la madre rió levemente. - Solo unos minutos. Espera a tu hermana a que baje y vámos. -
El joven chasqueó la lengua, mientras permanecía con la puerta de la casa abierta, esperando por su hermana menor.

- ¡Bien! Estoy practicamente lista -comentó mientras escuchaba a su madre bajar por las escaleras. Se volvio a mirar el reloj de su mesada y sus pelos se alteraron- ¡Ahhh! ¡¿Ya es tan tarde?! -saltó encima de su maleta, tratando de hacer peso (inutilmente) para poder cerrarla- (>//A//<) ¡Oh vamos! ¡No soy tan liviana! -después de pelear un rato con la maleta para ser cerrada, logró vencerla, se miró un momento en su espejo, hubicado tras la puerta de su cuarto.
Llevaba puesto un vestido color salmón de una tela de algodón bastante liviana, atada al cuello, y cuyas faldas, apenas llegaban sobre sus rodillas. Unas sandalias de suela baja, que ataban sus piecitos en tiras; llevaba en la cabeza un gorro de mimbre claro con una cinta color naranja y una margarita blanca a un costado, con pulseras de perla y oro. Se sonrió a sí misma, tenía mucho tiempo que no se dedicaba a ponerse aunque fuese un poco bonita; no había notado lo mucho que habían crecido sus senos en aquellos años de pubertad, y honestamente se admiraba a sí misma.
Tomo la maleta y bajó de espaldas las escaleras, intentando acarrear la maleta sin caerse, no esperando que su mascota (cual debía estar encerrada en el patio) entrara a la casa y le saltara a ella por la espalda ya a los ultimos 3 escalones.
- ¡No! Kuro, basta.. ¡Kuro deja! -exclamó halando la falda de su vestido, lo que hizo que soltara la maleta- (=||A||='') Oh, oh-... ¡AH! -el estruendo que hizo su trasero con el suelo de madera fue acallado con el golpazo de k.o. que le diera su maleta en el estomago- Dra....ake... (x  x' -dead-)

Miró su reloj, por vez número veinte en un período de 5 minutos. Si había algo que le molestaba, era esperar. Sobretodo si el motivo de retraso era su estúpida hermana pequeña.
- ¡Ah! Drake, ¿Podrías revisar si le he puesto comida y agua a Kuro? - Gritó su madre ya desde el auto. El joven acató sin rechistar, pues nunca se negaba a algo mientras tuviera que ver con su perro.
Abrió la puerta del patio, y el perro hizo fiesta, pero tan pronto como vio la oportunidad, escapó por entre sus piernas. No estaba feliz con que lo dejaran, después de todo.
Mientras colocaba otro pote con agua y comida, pudo escuchar la voz de su hermana a la distancia, que pronto fue seguido por un par de gritos y por ultimo un sonido que hizo returmbar el suelo(?).
Lejos de correr al rescate ante lo que evidentemente era una caida, se acercó a ella, y la miró en el suelo con clara molestia de su estupidez. Tomó entonces la maleta, quitándola de sobre su cuerpo, para llevarla al auto. - Encierra a Kuro y déja de retrasarnos a todos. - La regañó, sin volverse a mirarla o preguntarle si se había herido.
Al verlo acercarse, su madre lo miró. - ¿Y Hazel? - Preguntó, curiosa, mientras tomaba la maleta que su hijo le alcanzaba para que guaradara en el maletero. - Torpe, como siempre. - Se limitó a decir, aunque sabía que su estaba preguntando por su hubicación.
Sin mediar otra palabra, abrió la puerta de atrás del auto y se sentó en uno de los asientos.

[03/09/2014 22:33:01] Ari: Tras recobrar la conciencia ya que Kuro no dejaba de lamerle continuamente el rostro y llorar de preocupación, Hazel se incorporó adolorida, tosiendo y con su gorro lejos.
- Ah... Kuro basta... ¿Cómo te saliste? -indagó en voz ronca antes de arrodillarse y volverse a colocar de pie tambaleandose. Maldijo por lo bajo a su hermano que sería el único capaz de dejarla inconsciente en el suelo y llevarse su maleta; devolvió a Kuro al patio y le cerró la puerta tras prometerle que volverían pronto.
Salió de la casa, cerrando con su propia llave y se encaminó a regañadientes al carro, colocándose en el asiento faltante y murmurando cosas por lo bajo, con una cara de muy pocos amigos. "Aplastare su cabeza de chorlito y le haré migas para luego dárselo de comer a Kuro..." pensaba ella mientras se dedicaba a mirar por la ventana, completamente frustrada por lo idiota que era su hermano.
- ¡Muy bien, empecemos nuestra aventura familiar! -clamó la madre, quien era la más entuciasmada en todo aquel viaje; su padre sugirió que se abrocharan los cinturones y arrancó en el acto.

Miró a ojos entrecerrados a su madre, debatiendose si su edad mental era 4 o 5 años. Quizás 4. Suspiró, lamentándose internamente el tener que pasar los proximos dos días apegado a su irritante familia. Su padre no era un problema realmente, pero su madre y su hermana... ambas tenían un caracter alegre e idiota que no llegaba a digerir. Sobretodo su hermana, que se comportaba como toda una niñita torpe.
Para su buena fortuna, se había traido su consola de juegos portatil, su Ipad y su reproductor de mp3, y se disponía a pasar las proximas horas escuchando música y mirando por la ventana para no tener que lidiar con ninguno de los miembros de su familia.
Edificios, edificios, edificios, arboles, arboles, arboles. Eso era lo que veía por la ventana repetidamente. El no ver más edificios indicaba que habían salido ya de la ciudad y se acercaban a su destino. Lo unico bueno de aquel viaje, es que la playa siempre traía aparejada lindas jovencitas en traje de baño, a las que se dispondría a mirar mientras los demás se metían al agua.
-Ya estamos por llegar al hotel. - Anunció su padre, y la sonrisa de su madre no se hizo esperar. Se detuvieron frente a un lujoso hotel que llevaba cinco estrellas en el letrero, a lo cual todos, incluso el pelinegro, quedó asombrado. Eran una familia de clase media, despues de todo. De seguro su padre se había gastado mucho dinero para alquilar dos habitaciones allí.
Un botones los recibió, y mientras su padre realizaba el check in y todos los demás trámites, ellos tres fueron guiados hasta sus habitaciones... o eso creía Drake.
- Espera, ¿¡Solo una habitación para los 4?! - Preguntó incrédulo, a lo que la madre, con una gota de sudor recorriendole la nuca, respondió sonriendo. - Era más barato alquilar una sola grande, antes que dos separadas. -
La habitación parecía más bien un pequeño departamento, con una sala en la que había una cama matrimonial, una mesa con sillas, una tele y un refrigerador. Hacia un lado, se encontraba otra habitación, que era la principal, con otra cama matrimonial, tele y un enorme armario. Al otro, el baño, bastante pequeño.
- Tch. - Se quejó, más luego se sentó en la cama. - ¿Entonces qué? ¿Dormiremos papá y yo en esta cama en la sala, y tú y Hazel en la de la habitación? - Preguntó, y su madre rió. - Por supuesto que no, tontito. Tú y tu hermana dormirán aquí, y yo dormiré con tu padre como debe ser. - Enseguida se escuchó la protesta de él. -¿¡Que?! ¿Pretendes que duerma con ella? ¡Babea! - Se quejó, pero su madre no hizo caso. - Es hora de que comiencen a llevarse mejor ¿No creen? - Dijo alegre, y el joven pelinegro se dejó caer de espaldas. - Será el peor fin de semana de mi vida...

[03/09/2014 23:33:27] Ari: La llegada a su destino apenas y logró quitarle el malhumor que su hermano le había montado por no haberla ayudado, pues, una vez en la habitación, ya volvía a pegar gritos.
- ¡No eres más que un bebé llorón! ¡Ahombrate un poco holgazán! -exclamó ella con el rostro rojo en furia. La madre la miró asombrada, jamás había visto a Hazel pegarle gritos a nadie.
- Hija, cálmate, pareces una yandere cariño -con un respingo se fue a tirar al sofá para ver televisión.
- No me interesa, dormiré en el sofá si el malcriado ese no puede tolerar estar cerca mío -exclamó nada más por haras de su enfado. La madre frunció el ceño y se acercó a Drake.
- O te llevas bien con ella, o te eliminaré el servicio de internet y te privaré de tus consolas, jovencito. Aún vives bajo nuestro techo -comentó antes de que el padre entrara a la habitación, le diera una copia de la tarjeta de entrada a cada uno con una correa para no ser perdida, y luego se dirigiera a su habitación, seguido de la alegrosa de su madre.
Hazel aún seguía con su mirada perdida en la televisión, haciendo zapping por canales de dibujos animados, ya que aún le agradaban esas cosas. Después de al menos media hora bostezó y apagó el tv, y se dirigió hacia el baño, dejando la puerta abierta mientras comenzaba a cepillarse y a cambiarse para tomar un baño. Se tomó su tiempo de de asearse para luego salir en toalla y buscar su dormilona de dos piezas; una camisita ceñida de tiras y un pantaloncito igualmente ceñido con la cubierta de partes suficiente y necesaria. Se acercó a la cama, tomo una almohada y una sábana y, sin hablarle a su hermano, se tiro al sofá.

Sintió su corazón partirse en dos en el momento que su madre mencionó lo del servicio a internet y sus consolas, más se quedó con la palabra en la boca antes de quejarse nuevamente, ya que su padre ingresó a la habitación, y si había alguien cuya palabra respetara era la de su padre, a quien no le agradaban para nada los gritos.
Una vez se retiraron a su habitación, sacó desesperadamente su Playstation portatil y se abrazó patéticamente a ella. - Nadie nos separará, Yuki. - Dijo, refiriéndose a uno de los personajes de sus juegos eroges. Y casi como si esperara pronto ser despojado de ella, pues veia realmente dificil una convivencia con su hermana, se quitó la ropa, quedando solo en boxer, ya dispuesto a dormir, y se sentó en la cama, con su espalda apoyada en la pared, cubriendose hasta la cintura con una sabana y comenzó a jugar.
Solo levantó su vista al ver a su hermana entrar al baño, y posteriormente al salir, al menos hasta notar que vestia unicamente una toalla, volviendo rapidamente su vista a su juego. Pero no pudo evitar mirarla al salir ya vestida. Si había algo por lo que su hermana se caracterizaba, era en vestir ropa holgada, que dejara poco de su cuerpo a la vista. Claro que nunca la había visto en su ropa de dormir antes.
Aquella pijama se adecuaba perfectamente a sus delicadas y femeninas curvas. ¿Cuando se había desarrollado de esa forma? Si hasta hacía unos años era una mocosa más plana que una llanura y ahora su busto se marcaba con aquella ceñida camisa. Su mirada se quedó en ella mientras pasaba frente a él para tomar su almohada y sabana, y la siguió con la vista mientras se alejaba nuevamente. Antes de que pudiera darse cuenta o reaccionar, su vista había bajado hacia su trasero, perfectamente redondeado, viendo sus gluteos moverse por aquel andar semi molesto que llevaba.
Negó con la cabeza. ¿Qué estaba haciendo? Mirando a su hermana de aquella forma... Nunca antes la había visto como una mujer realmente, pues su actitud de niña resaltaba a cada momento, pero su cuerpo ciertamente se había transformado en el de toda una mujer.
A pesar de que su cerebro tenía bien en claro de que se trataba de su hermana, había otra parte de su cuerpo que simplemente había asimilado que acababa de ver a una mujer semi desnuda, por lo que un comienzo de erección no tardó en dejarse ver como un ligero bulto en la sabana.
Entonces, escuchó la puerta de la habitación de sus padres abrirse, y se sobresaltó, tirando la consola hacia un lado, agradeciendo que hubiera caido en la cama, y se recostó de lado, para que su madre, que se disponía a ir al baño, no notara la indebida reacción de su cuerpo. Aunque, antes de pasar al baño, la madre no pudo evitar notar que su pequeña hija dormía en el sofá. Se acercó hasta él y jaló su oreja. - ¿De verdad dejarás que duerma en el sofá? Al menos ten la decencia de dejarla dormir a ella en la cama y vete tú al sofá. Es una mujer, despues de todo. - Si, ya se había dado cuenta de que era una mujer,no hacía falta se lo repitiera... - Ella se fue allí sola. - Respondió en voz baja, y su madre lo miró desafiante. - Bien, bien, yo lo arreglo. -
Cuando la madre regresó a su habitación, él apagó su consola y se acostó de lado,, dándole la espalda al otro espacio en la cama. - Ven a dormir aquí. La cama es grande, y el sofá ha de ser incómodo. Respeta tu lado y yo el mío y no habrá problemas. - Dijo, en voz alta para que lo oyera.

[04/09/2014 0:32:43 | Editado 0:36:42] Ari: - Tsk, para qué? Para salvarte de las amenazas de mami? No voy YO a moverme cuando te dijo a TI que fueras quien se acercara a mi -musitó ella desde el sofá, solo que su voz no era molesta ya, era mas bien de fastidio, ya se había hecho un huequito cómodo y caliente, y el moverse le daría frío, lo cual no quería.
Se dejó ser hasta pasadas unas horas, cuando entre sueños pudo sentir cómo el frío se colaba por debajo de la sábana y la hacía tiritar. Abrió pesadamente sus ojitos y notó que su hermano aún yacía de un lado de la cama y el otro contaba con la mitad del edredón. Se envolvió cual capullo en su sábana y se acercó con su almohada a la cama, haciendose espacio bajo el hedredón, suspirando gustosa por el calor.
Poco tiempo había pasado ya, lo suficiente como para haberla adormilado; yacía vuelta hacia el lado donde dormia su hermano, durmiendo plácidamente, con la colcha apenas cubriendole hasta la cintura; solo para volverse a darle la espalda, descubriendose más hasta la cadera.

Suspiró pesadamente. Le quitarían sus consolas por culpa de miss caprichitos. Él no se rebajaría a ponerse de pie y pedirle fuera a la cama, allá ella si prefería dormir en el sofá. Gruñía para sí, puesto que su orgullo se había visto levemente afectado ante su rechazo. "No sé en que estaba pensando, aun es solo una niña insolente."
Insultándola para sus adentros, se había quedado dormido. No era de moverse mucho mientras dormía, por lo que permaneció en esa misma posición unas cuantas horas hasta que, entre sueños, se giró, chocando su cuerpo contra otro. Tras sentir esto, abrió levemente los ojos, poco conciente, hasta dar cuenta de que lo que se encontraba frente a él era su hermana durmiendo, y que su cuerpo estaba pegado al de ella.
Se alejó rapidamente, con el corazón latiéndole velozmente. ¿Cuándo se había metido a la cama? Se preguntó, mientras trataba de calmarse en vano. No era tanto el susto de haberla encontrado allí repentinamente, sino haberlo hecho luego de los pensamientos que había tenido con respecto a su cuerpo. Giró nuevamente, dándole la espalda, intentando olvidar que estaba allí.
Aunque... ya podía sentir nuevamente como su erección comenzaba a aflorar. Estaba durmiendo con una mujer, despues de todo. Era normal que su cuerpo reaccionara de esa forma. "Claro que no, es tu hermana" le decía la voz de su conciencia. "Tu hermana, que tiene un trasero impresionante. " le dijo otra voz en su interior. Eso era cierto, pero... "Anda, echale un vistazo, eso no matará a nadie. "
Se volteó, y miró su nuca. la podía escuchar respirar placidamente mientras dormía. "Solo un vistazo" repitió la voz, y tomó la sabana, levantándola levemente para poder ver su trasero. Aquel short que usaba apenas y lograba cubrirle lo justo, y, por lo ceñido, permitía marcar bien la forma de cada glúteo.
Entonces, su erección creció, al igual que sus ganas. "¿Qué diablos te pasa?" le dijo aquella voz que parecía ser mas moralista queu la otra. Pero... ya había pasado el límite entre "calmate y deja que baje la erección" y "Necesito acabar". Ciertamente... quería hacerlo. Llevó entonces su mano hasta sus boxers, tomando su hinchado miembro con una mano, para comenzar a masturbarse mientras miraba el trasero de su hermana. Mientras se imaginaba tomándolo entre sus manos y apretándolo fuertemente al cogersela contra la cama.
Aquella voz moralista había dejado ya de hablarle, pues solo podía concentrarse ahora en su mano que le brindaba placer. Pero... quería mas. Estaba dormida ¿Cierto? Si no era demasiado brusco, quizás podría... se acercó a ella por detrás, y con sumo cuidado, pasó su mano por debajo de su blusa, hasta sus pechos, que tomó suavemente entre sus manos. Eran más grandes de lo que hubiera pensado, y... tan suaves al tacto.
Sin darse cuenta, poco a poco su trato se hizo más brusco, a pesar de que buscaba controlarse, al punto que frotaba su erección suavemente contra su trasero mientras su dedo indice jugaba con sus pezones.

Se encontraba en un plácido sueño, hasta que comenzara a sentir una presión en su pecho, que en cierta forma le molestaba. Se movió un poco para ver si la presión cedía, pero no fue mucho lo que tardó en espavilarse y notar que había más de una sensación en su cuerpo. Cuando logró abrir los ojos y notó algo bajo su camisa, siguió la dirección hasta quedar cara a cara con su perpetuador; el color se fue de su rostro antes de que la voz se atragantara en un grito ahogado que fue suprimido por una mano de él.
Ella lo empujó, alejándose a rastras de él, con el corazón en vilo.
- ¡¿Qué demonios haces!? -exclamó en un susurro entre asustada, asqueada y perturbada- ¡e-e-eres mi hermano, por todos los cielos! -chillo suavemente ahora cubriendo su cuerpo apenas con la sábana- ¡Ni te me acerques! Voy a decirle a mamá -sentenció disponiendose a levantarse de la cama.

[04/09/2014 1:40:17] Tob: Estaba en su límite. Había una mezcla de sensaciones allí que lo excitaban en sobremedida. En primer lugar, el hecho de que hacía ya harto rato que no ponía sus manos  en el cuerpo de una mujer, desde que su novia lo había dejado hace ya dos años. No era popular con las mujeres, despues de todo, pues era un completo malhumorado. En segundo lugar, el hecho de que ella estuviera dormida y podría despertarse en cualquier momento, le brindaba una adrenalina y excitación increible. Y por ulitmo, había cierto morbo allí... con el hecho de que fuese su hermana a quien estuviese manoseando, que terminaba de armar el combo para que, con tan poco, estuviese a punto de acabar.
Para su desgracia, notó el momento justo en que ella despertó, y pudo tapar su grito con su mano. Al verse alejado por un empujón, apoyó su espalda en la cama e hizo su cabeza hacia atrás, regañandose por no haber acabado unos segundos antes.
Apenas y la escuchaba, pues estaba más concentrado en su miembro, que latía insistentemente y lo torturaba, habiendose quedado justo en el límite del orgasmo. Solo le paró en cuanto escuchó su ultima frase, y actuó rapidamente al notar que se disponía a levantarse, jalándola por el brazo para volver a recostarla en la cama, subiéndose sobre ella, con sus piernas inmovilizando las de ella, al igual que tomaba sus manos sobre su cabeza (solo con una de sus manos) mientras tapaba su boca con la otra. - ¿Crees que te dejaré ir a decirle? - Dijo con cierta molestia, que luego se transformó en una sonrisa confiada. - Como si fuera a creerte... Sabe cuanto te detesto y que no te quiero ni cerca.
Habló mirándola a los ojos, solo para luego caer en cuenta la posición en la que la tenía. Tan a su merced... Bajó la cabeza y negó. - Esto es tu culpa. - Murmuró. - ¿Que clase de persona usa ropa tan ajustada para dormir? - Se quejó. - Ya no eres una niña, Hazel, no puedes andar frente a tu hermano con esas ropas y pretender que no me afecte. - Se excusó, quitando la mano de su boca al notar que queria hablar. -

[04/09/2014 1:50:22] Ari: Le miró sorprendida, atonita, colorada, en cuanto la "inmovilizara". Su corazón palpitaba a la carrera aún cuando por fuera podía verse cómo fruncía el ceño ante las palabras de él "si le creería, era su madre despues de todo. Cuando le soltó ella le miraba desafiante.
- ¿Que no me creerá? ¡Me quiere más de lo que crees! Además, que tienes con mi ropa ¿Eh? La uso siempre para dormir... si-e-m-pre -volvió el rostro- que no me la paso en mi habitación contigo es algo muy distinto... ¡Eres un pervertido! -exclamó colorándose más, pensando en lo que había pasado- nadie.... me había tocado antes -susurro más para si mientras le ocultaba el fleco la mirada que luego le asestó a él- ¡No me vengas a echar la culpa por tus perversiones! N-no sabía que eras... así -comentó aún más roja.
Allí inmóvil como estaba, trataba de pensar en todo, menos en el hecho de que tenía a un hombre excitado justo sobre ella, lo cual la dejaba en un estado de adrenalina. No quería estar allí, quería irse. Comenzó a forcejear.
- ¡Déjame iiiiiiiiiiir!

[10:30 9/4/2014] V.: Todo intento de su parte por soltarse fueron en vano. Nunca se habia destacado por ser buena en deportes; su fuerza era nula en comparacion con la suya, y lo unico que podia hacer era removerse debajo de él.
Pero a decir verdad, siquiera le estaba prestando mucha atencion. Su mente se habia detenido en algo que ella habia dicho. - ¿Nadie? ¿Nadie te...? -parpadeo incredulo y bajo la mirada por su cuerpo. - ¿Eres virgen?! -Elevó un tanto la voz, recordando en seguida que sus padres estaban al otro lado.
Sonrió para si. - Eso te pasa por usar siempre ropa holgada que no deja ver tu cuerpo. - La mano que previamente tapaba su boca se poso en la curva de su cadera, acariciandola en forma ascendente por encima de su camisa. - De lo contrario, te aseguro que tendrias muchos hombres haciendo fila para hacerse de tu cuerpo. -
Una sonrisa no tardó en abrirse paso en su rostro. - Aun si tu te quejas, parece que tu cuerpo no la estaba pasando nada mal. -Dijo con cierta malicia al llegar a sus pechos, donde por debajo de la tela se veian asomar sus endurecidos pezones. -Parece que eres bastante sensible, si incluso estando dormida tu cuerpo reacciono asi... - Hablaba mas para si mismo, mientras, como hipnotizado, pasaba su dedo indice alrededor de su pezon.
- Y no es solo tu cuerpo, verdad? - Bajo su rostro para hablar contra su oreja. - No te excita tener un hombre sobre ti, desesperado por acabar debido a toda la excitacion que la sola vision de tu cuerpo le genero? - Giro el rostro para verla. - ¿No comienzas a sentir un extraño calor justo - baja su mano hasta su entrepierna, estimulandola levemente por sobre la tela. - aqui?
[10:54 9/4/2014] Ari: Enrojecio mas al escuchar que la llamaba virgen con incredulidad. Ella nunca habia destacado de pequeña y era culpa de EL que ella usara ropa holgada gracias a sus constantes burlas por lo "plana" que habia sido hasta hacia año y medio. No habia tenido pareja en bachillerato y no lo pretendia hasta llegar a la universidad porque ya ni caso tenia.

Su mente volvio a espavilarla tras sentir el dedo de el en torno a su pezon, sacandole una mirada de enojo en su estupor rojo.

- ¡Suelta! Sueltame pervertido detestable -mascullo tantos insultos mas hasta ser acallada bruscamente por la sensacion que le produjera su aliento contra su oreja, mas que sus palabras- n-nada me impedira que le d-diga a mami luego... -murmuro antes de sentir su mano y sentir un escalofrio, para mirarle sorprendida- ¿q-que hace-..? ¡Ahhn~! -un suave gemido se escapo de sus labios, interrumpiendo sus propias palabras- b-basta... Onii-s-san.... B-basta~ -rogaba tratando de no perderse en el estupor de sus tratos.
[11:08 9/4/2014] V.: Un leve sonido de queja placentera se escapó de su garganta tras escuchar su gemido, estando seguro de jamas haber escuchado sonido tan perfecto. Ni siquiera de las actrices de sus eroges.
Sonrio para si. - "Onii-san"? Hace años no me llamabas de esa forma. - Con su dedo medio, presionaba contra su clitoris de forma intermitente, realizando ligeros movimientos circulares. - ¿Qué iras a decirle ahora a nuestra madre, eh? -Volvio a hablar contra su oreja, para luego bajar por su cuello, lamiendolo. - ¿Le diras como gemías mientras tu "onii-san" te tocaba? -Dejo que su mano se deslizara por dentro de su pantalon, acariciandola ahora por sobre sus pantaletas, sintiendolas ya humedas. - ¿O cuan mojada estaba tu ropa interior? ~
[11:31 9/4/2014] Ari: De cierta forma, ya no lograba escucharle, si, habia antes probado lo que era tocarse por mera curiosidad luego de ver clases de educasion sexual, pero habia sido una unica vez algo triste por su fracazo sesitivo (?); cosa muy diferente ahora que el la tocaba: otras manos, otra forma... Podia sentir el calor aunarse en sus partes mas intimas de formas que no imaginara antes. Luego su voz nuevamente a su oreja, obligandola a comenzar un suave jadeo poco antes de nublarsele la vista con la lamida que le diera.

Estaba perdiendose a si misma mientras el le hablaba, no escuchaba nada de lo que le decia con claridad; cerro sus ojos dejandose consentir y sumir entre las manos de au hermano, temblando ligeramente en veces, dejando escapar soniditos ininteligibles, retorciendo levemente sus piecitos por el placer que la recorria.

- Onii-san~ -gimio ya con la batalla perdida.
[12:00 9/4/2014] V.: No pudo evitar morderse el labio ante la vision de su propia hermana retorciendose de placer por su toque, gimiendo contra su oido de una forma deliciosa.
Se coloco entre sus piernas, ya sin inmovilizarselas, y solto sus manos, para retirar su miembro de dentro de su boxer, y, con otra mano, hacer de lado levemente la tela de su short, pudiendo observar ahora sus pantaletas y la mancha oscura en la tela, causada por su humedad.
Sin pensarlo realmente, tomo su miembro y frotó la punta contra aquella mancha humeda, que resbalaba incluso por sobre la tela. Queria mas de ella, pero... No estaba bien. ¿Habia un limite, cierto? Presiono la punta de su miembro contra la entrada de su cuerpo, por encima de la tela, ansiando penetrarla.
Negó, estaba seguro de que ella se echaria hacia atras si lo intentaba siquiera, y no le permitiria dejarlo con las ganas.
Sin dejar de frotar la punta de su miembro contra su ropa interior, comenzó a masturbarse, encontrandose ya en su limite, acabando egoistamente por su cuenta, sobre su ropa interior.
[12:29 9/4/2014] Ari: Tras ser liberada del agarre, quedo tumbada en cama, no queriendo mas... Sentia un toque de verguenza por haberse rendido a el de esa forma; ¡Era su hermano por todos los cielos!

Pero, para su desgracia, no habia terminado alli todo aquello; abrio levemente los ojos y le miro.

- ¿Qu... Que haces? -indago para abrir los ojos de par en par al ver por vez primera (y en vida real) un pene erecto- n-no creo que.. ¡Khg! -se quejo, sumiendose nuevamente en placer al sentir su miembro rozarle; su boca se hizo agua y jadeo con suavidad mirandolo hacer aquello- onii-san... B-basta~ -gimio hasta que el acabara, lo que le hizo olisquear el levemente amargo olor y volver el rostro roja, ocultandose en su fleco- ¿P...puedo ir a limpiarme... Ya? -inquirio antes de levantarse y encerrarse en el baño.

Se encerro dentro un par de minutos, estaba contrariada, y quiza algo espantada ¿Que habia sido todo aquello? ¿Por que habia ido a parar a la cama con el? ¡¿Por que se habia dejado?! Se miro al espejo, y un par de lagrimas rodaron por sus ojos mientras ella se miraba sin comprender, poco despues se habia retirado la ropa y puesto a sollozar en la puerta del baño, tirada en el suelo: sentia miedo.

Tiempo despues, salio, habiendo limpiado su ropa interior y habiendola ocultado para que su madre no la descubriera, pero se habia ido sin ropa interior, ya que la tenia contada; simplemente se lavo y seco lo mejor que pudo para volver a la cama temblando, haciendose un ovillito lo mas lejos que podia de su hermano.
[13:11 9/4/2014] V.: Luego de haber acabado, se dejo caer de lado en la cama, boca arriba, respirando agitadamente y con una ligera sonrisa en su rostro, complacido.
Siquiera presto atencion a su pregunta, pues estaba sumido aun en aquellas sensaciones, más pudo escuchar sus sollozos a traves de la puerta.
Sintio culpa, mas aun cuando ella regreso y la sintio temblar. Suspiro. En verdad... ¿En que habia estado pensando? No, mas bien no habia pensado lo suficiente, ese era el problema. Habia dejado que la excitacion lo hiciera olvidarse que se trataba de su hermana. O peor aun, que ella no hubiera querido eso jamas, a pesar de que su cuerpo hubiera dicho lo contrario.
Su mente ya estaba afectada de tantos eroges. No importa cuan normal fuera en esos juegos, manosear a alguien contra su voluntad estaba mal. Mal mal. Y que fuera su hermana lo empeoraba. No era un fetiche suyo, pero sabia habia cientos de eroges con la tematica incestuosa de hermanos. Lo suyo habia sido un ligero desliz, no la deseaba realmente. Debian olvidarse que eso habia pasado.
Pero debia decirle algo, cierto? No era como si simplemente pudiera voltearse e irse a dormir, no cuando el mismo la habia traumado.
Si, no tenian una buena relacion, pero habian jugado juntos hasta que el entrara en la preadolescencia, y por cuestiones de la edad se habian separado para ya jamas volver a recuperar el vinculo. Lo cual probabemente era su culpa.
Al menos por esta ocasion especial, debia volver a actuar como su hermano mayor.
- Hey - Dijo, pero ella no respondio. Estiro su mano para tocarla, pero algo le dijo que ella no reaccionaria bien a eso. Desvio la mirada. -Lo siento. - Y en verdad lo hacia. - No se que es lo que se apodero de mi... Simplemente no pude controlarme, y luego todo se salio de control. - Suspiro. - Solo... tratemos de olvidar el asunto, si? Supongo que ninguno de los dos esta orgulloso de lo que sucedio. Imaginemos que solo fue un mal sueño.
[13:40 9/4/2014] Ari: Lo habia escuchado, pero lo menos que queria era atenderle o entender de sus razones, queria separarse de el por siempre; hacerlo desaparecer.

Se mantuvo callada, no planeaba ni queria hablarle... pero...

Dentro de si, la dud la carcomia.. ¿Le habia gustado o no? ¿Habia sido por el, o podria haber sido cualquiera? ¿No lo sabia o no queria saberlo?

- No me hables Drake -susurro aun hecha un ovillo- solo... No lo hagas...

Se durmio sabiendo muy en el fondo que no habia terminado aquello.


Última edición por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 3:20 am, editado 1 vez
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Drake y Hazel

Mensaje por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 3:19 am

Escena 2
[20:02 9/4/2014] V.: Quiso protestar, pero supuso era mejor dejarla tranquila. Probablemente se sentiria mejor luego de dormir.y Se dispuso a hacer lo mismo, intentando poner su mente en blanco para no pensar en lo que acababa de suceder.

A la mañana siguiente, la luz del sol repentinamente le quemo las retinas, dado que su madre abrio las persianas mientras canturreaba. -Ya es de mañana, y hace un hermoso dia ~ - Drake se cubrio con las sabanas y se quejo, pues era mas temprano de lo que solia despertarse. - Enlistense, iremos a la playa! Solo tenemos dos dias, hay que aprovecharlos!
El pelinegro gruñó para sus adentros y cerro los ojos con fuerza, buscando dormir unos minutos mas. Pero entonces, el recuerdo de la noche regreso a su mente. ¿O habia sido un sueño? Miro de reojo a su hermana, quien parecia hacer lo posible por no dirigirle la vista. Definitivamente habia sido cierto. Su madre volvio a hablar. - Durmieron bien? - pregunto alegre, y se sintio la incomodidad en el ambiente, que su madre no comprendio. -Saldremos en 15 minutos. - Dijo su padre, hombre de pocas palabras, pero que cuando hablaba, mas valia no contradecirlo.

Ya se encontraba listo a la hora acordada, como siempre, vistiendo un traje de baño negro con algunas letras blancas que le llegaba hasta las rodillas, y una camiseta gris. Para su buena fortuna, la playa estaba a unas pocas calles de alli, por lo que no deberia soportar otro largo viaje. Llegaria, se instalaria bajo una sombrilla con su silla y escucharia musica hasta que fuera la hora de regresar.

Y asi lo hizo, enchufandose a su musica apenas llegaron, mientras los demas hablaban sobre ir a comprobar la temperatura del agua.
[20:56 9/4/2014] Ari: Hazel no podia olvidar lo que habia sucedido en aquella cama durante esa algo incomoda noche. Se levanto en cuanto la madre corriera la cortina y se fue a encerrar en el baño para cambiarse y estar lista para salir. Sorprendentemente estuvo lista tan rapido como su hermano y termino por sentarse al comedor y perder su mirada en las hojas de una revista; aunque claramente en los articulos de la misma era en lo que menos pensaba.
Espero alli entre sus pensamientos hasta que toco salir. Se mantuvo alejada de su hermano lo mas que podia por miedo o quiza por pena; le llego a dar una que otra mirada de reojo, pero no por mucho rato. Cuando llegaron a la playa, la madre se dispuso a cubrir al padre de ambos en protector solar, antes de llamar a Hazel.
- Vamos cariño, te toca a ti -Hazel nego energicamente.
- Estoy bien, solo me echare en la cara y brazos -comento ella, mas cuando vio la expresion de su madre se apresuro a agregar- ahm voy a caminar un rato no mas... -comento "alegre". Su madre y padre fueron a la playa, mientras ella les miraba con algo de envidia.
Llevaba puesto un camison y un pareo que le cubria hasta los pies. Tomo sus cholitas y se dispuso a caminar a todo lo largo de la playa un par de vueltas.
Caminaba con calma hasta casi el medio dia, cuando "por casualidad" unos chicos la reconocieron. Se pararon frente a ella con sonrisas burlonas.
- Oh miren, es la planita de Hazel ¿Que hace en la playa una rarita como tu? -los otros rieron.
- Ya apartense, dejenme tranquila por hoy.
- Aww, pobre; no lo creo. A ella - entre tres la agarraron para lanzarla al agua.
- ¡NO! ¡Dejenme! -grito ella justo antes de que la lanzaran al agua.
Cuando ella salio del agua, su ropa blanca se le transparento, pegandose de su cuerpo, destacando ante los ojos de sus compañeros que se quedaron mas bien sorprendidos y algo boquiabiertos por el cuerpo de Hazel que para nada era plano.
- Arg ustedes son imposibles... -musito ella mientras se quitaba la camisa y la exprimia- dejenme tranquila...
- Wow.. Que cuerpazo tienes Haze -comento uno con una sonrisa picara mientras Hazel se sonrojaba- ¿Quieres una toalla?
- Vamos, ¿Quieres algo de tomar? -Hazel estaba rodeada y sin palabras, mirandolos desconcertada.

Luego de un rato, abrió los ojos y miró hacia los lados, corroborando que sus padres y su hermana no estaban por los alrededores. Supuso se habrían ido al agua, que él no pisaría por nada del mundo. No era como si de por sí detestara el mar, pero no le gustaba el sol. A decir verdad, era un muy buen nadador y deportista en general. Siempre sus padres habían dicho cómo ambos hermanos se complementaban. Su hermana destacaba en la escuela, con unas calificaciones excelentes, excepto en educación fisica, donde su desempeño era bastante pobre por su pequeña contextura. Y él, si bien destacaba en deportes, no lo hacía asi en sus calificaciones.
Suspiró, y miró un rato a la gente que pasaba, siempre desde debajo de su sombrilla. Especialmente, miraba a las chicas. Una tras otra pasaban mujeres con cuerpos excelentes y pechos enormes. Y sin embargo... bajó su mirada hasta su entrepierna, que yacía más calmada que un mar sin oleaje. ¿¡Por qué demonios no se excitaba ahora que veia a esas mujeres?! Gruñó para sí mismo.
El calor agobiante comenzaba a sentirse y le dió sed, por lo que buscó en el bolso que habían traido algo para beber... pero se encontró con una soda de naranja, que no le gustaba. Maldijo a su madre.
Se puso una chaqueta negra y tomó algo de dinero, para caminar a regañadientes por el sol, en busqueda de algun puesto de bebidas ambulante. Todos lo miraban raro por ser el unico loco que llevaba una chaqueta con la capucha sobre la cabeza, pero no quería que el sol tocara su piel, pues había tenido muy malas experiencias con quemaduras solares.
Y por esos azares del destino, volvió su vista hacia un lado y observó un pequeño grupo de jovenes que parecían estar molestando a una joven. Al ajustar la mirada, notó que no solo era una chica.
Puso una mano en el hombro del sujeto que estaba hablando con ella. - Oye. - El aludido volteo, al igual que todos los que lo acompañaban. Rió al verlo. - Miren, este si que es un rarito. ¿Quién usa chaqueta en la playa? - Se burló. - ¿qué es lo que quieres, eh? No deberías meterte con nosotros. - Al decir eso, le quitó la capucha, a lo que él respondió con una mirada afilada. - ¿Acaso te gusta Hazel? ¿Es la chica de la que estas enamorado? Nunca saldría con un emo como tú. - Y todos rieron una vez más. - Ven, aléjate de estos idiotas. - Le habló ahora a su hermana, pero el "lider" del grupito lo interceptó, tomándolo por la chaqueta. - ¿A quien le dices idiota? - Se sonrió. - ¿Qué te pasa? ¿Te molesta que te robemos a tu chica?
En un movimiento rápido, Drake tomó al sujeto por la muñeca y le hizo una toma de Judo (Deporte que había practicado en la escuela) llevándole el brazo detrás de la espalda. - Es mi hermana. - Dijo con tono de molestia, mientras escuchaba las quejas del sujeto. - Agh, oye, lo siento viejo, somos compañeros de su escuela, solo queriamos hablar con ella. - Y todos los demás asintieron, pues si había podido reducir a su lider, podía con cualquiera de ellos.
Drake lo soltó, y el joven se sobó la muñeca, antes de despedirse de Hazel con un simple "Nos vemos luego". - ¿Estás bien? - Le preguntó, más bien por inercia, pero se paralizó repentinamente al notar que ella solo vestía su traje de baño, enseñando prácticamente toda su piel. Enseguida apartó la mirada y se quitó la chaqueta, entregándosela. - Eres bastante vergonzosa, ¿cierto? De seguro no te gusta andar así por la playa. - La miró de reojo. - Te quedará algo grande pero servirá para cubrirte hasta que lleguemos donde nuestras cosas.

[05/09/2014 1:21:59] Ari: - Ehm... c-chicos... -trataba de hablar, hasta que se presentó otra escena, que la dejó un poco desubicada del espacio, su hermano estaba poniendo cuerpo por ella (cosa que no pasaba desde que eran muy peques) volvió a mirar a su hermano como en aquellos tiempos: alguien a quien admirar, que la protegía en lo que fuese, y aquel por el cual decidió ser la mejor en algo, que fueron sus calificaciones.
Casi por inercia fue a dar un paso adelante en cuanto él le dijera de irse con él. Pero la cosa empeoró, a lo cual ella ni reaccionó, estaba pendiente de admirarlo a él, al chico que hacía mucho que ni le dirigía la mirada. Se sorprendió incluso algo sonrojada, sin importarle lo "desnuda" que estaba, mirándole cuando los otros se alejaran. Al colocarle la chaqueta encima , aspiró levemente el aroma de él antes de alzar la mirada mientras caminaban.
- No quiero mojarla... es tuya, onii-san -murmuró aún atontada, pero inocente, mirándole atenta; casi olvidando por completo el temor que le tenía- ¿Tienes hambre? ¿Sed? ¿Te busco algo? Te quemarás así, como la otra vez... -susurró casi cual hipnotizada. Le detuvo tomandole de la mano- Dime qué quieres onii-san... -pidió sin darse cuenta de lo que hacía.
Poco rato después llegaron madre y padre, con un aire entusiasta de parte de la primera, quien les miró curiosa.
- ¿Oh? ¿Ya se llevan bien? ¿Quieren ir a comer? ¡Comeremos a orilla de playa! Su padre invita, like always~ -la madre se veia realmente infantil mientras comenzaba a nombrar cada una de las cosas de las que tenía antojo, lo cual no era raro, pero su padre (algo enrojecido por el sol) simplemente se sentó en una silla y aguardó allí a que su esposa se calmara.
Hazel no le había parado a su madre, seguía mirando a su hermano, al menos hasta que la tratara a las patadas de nuevo, para revivir su miedo de la noche anterior, donde él no había actuado como alguien de admirar.

[11:58 9/5/2014] V.: A pesar de que ella estaba hablandole (mas de lo que creyó le hablaria) él no se habia volteado a mirarla. - No te preocupes por mojarla. Usala, esta bien. - Se limito a decir, pero ciertamente no esperó lo que seguia.
En cuanto la escuchó llamarlo "Onii-san" una vez mas, volvieron a él todos los recuerdos de la noche anterior, de una forma mucho mas vivida que antes. Su voz gimiendo y llamandolo de aquella forma lo asaltó, y pudo sentir como su cuerpo comenzaba a reaccionar.
La mano de ella tomo la propia, y el dio un respingo ante lo repentino. - N-no.. no quiero nada, está bien. -
¿Por qué estaba haciendo eso? ¿No se suponia que lo odiaba ahora?
La voz de su madre lo sobresaltó, y apartó su mano de la de su hermana, como si estuviera haciendo algo malo. Suspiró. - Bien, vamos a comer. -
Mientras comian, se sumió en sus pensamientos, lo cual a su familia no le extrañaba. Era un joven de pocas palabras, antisocial, que solo abria la boca para quejarse. Pero habia un unico pensamiento en su mente: lo que habia sucedido en la noche.
Miraba de tanto en tanto a su hermana. Quería poder hablar con ella al respecto, queria preguntarle.
-Hazel - Dijo su madre, luego de que terminaran de comer. - ¿Podrias ir a esa tienda a comprarme un helado? Se buena con tu madre, ya esta vieja. - Pidio, queriendo dar lastima. - Acompañala, Drake. Ya viste lo que sucede cuando una chica va sola por ahi. - Despues de todo, habian comentado al respecto mientras comian.
Aceptó, pues lo vio como una oportunidad para hablar. Se dirigieron entonces a una de las tiendas - restaurant que estaban en la costa, pero antes de entrar, la intercepto, tomandola por la muñeca. - Espera. - La alejó de la puerta, para que pudiera pasar la gente. Desvio la mirada. - Se que no quieres hablar, pero... no podemos hacer como si no hubiera pasado nada. -Volvio a verla, fijo a sus ojos. - En verdad solo yo lo disfrute? Se que no es asi. - Dio unos pasos hacia ella, a modo de hacerla retroceder contra la pared. - No puedes decirme que no hubo un momento en que tu tambien desearas eso.
[14:07 9/5/2014] Ari: Hazel no rechisto y menos aun si iba con el (lo cual le sentaba raro) pero habia renacido en ella su admiracion y la idea de que... Quiza el no la odiaba como le hubiese hecho saber en repetidas situaciones anteriores. Pronto sintio la mano de el al llegae casi y ella le miro sorprendida pero curiosa.

- ¿Onii-san? -el hablo y ella se sonrojo en cuanto sus miradas se cruzaran- ¿Q-que? Y-yo... -desvio la mirada antes de retroceder y dar con la pared, lo que le hizo elevar la mirada y recordar la noche anterior asi como la posicion en que el la sometiera.

Su corazon se acelero, temblaba ligeramente en alticipacion, y pudo incluso apreciar un calor suave presionando contra su vientre. Su respiracion se altero con el sonrojo y elevo la mirada con los ojos entrecerrados, casi rogandole le diera mas placer, encontrandose con su mirada.

N-no fue correcto -bajo la mirada- e-eres mi hermano Drake -eleva la mirada y lo toma por la camisa quiza con algo de miedo- no me odies.. Pero... N-no debemos es algo... Que seguro esta prohibido -bajo la mirada susurrando para si mordiendose ligeramente el labio- aun si se sentia tan.. Bien... Anoche... No debemos..
[15:30 9/5/2014] V.: Sus ojos se abrieron en sorpresa al decir ella que tambien lo habia disfrutado, mas fruncio levemente el ceño por su negativa a repetirlo por ser hermanos. -Pero..! - quiso objetar, y escuchó la voz de su madre llamandolos a la lejania.
Sin pensar siquiera, o mas bien pensando que aun no habia terminado de hablar, la tomo por la mano y abrio la puerta de un pequeño armario donde se guardaban los articulos de limpieza, encerrandose los dos alli.
-Drake? Hazel? - la voz de su madre sonaba preocupada. - Olvide decirles que gusto de helado... Me pregunto donde se habran metido...
Por otro lado, dentro del armario, los cuerpos de los dos hermanos permanecian practicamente pegados, pues no se trataba de un lugar para meterse dentro sino simplemente para guardar cosas alli. No había alli luz, mas que la escasa que se filtraba por los bordes de la puerta.
Tapó la boca de su hermana mientras oia a su madre llamarlos, pasando peligrosamente cerca de la puerta. La sola cercania con su cuerpo hacia que su respiracion se volviera mas pesada. No podia verla realmente, pero si sentir su busto presionando contra su pecho, al igual que estaba seguro ella sentiria su ereccion. - qué importa si somos hermanos... - susurro - aqui dentro nadie sabe que somos hermanos... - acerco sus labios a su oreja - Ni siquiera tu. - el aire caliente se escapaba de sus labios, acariciando su oreja. - No puedes verme en esta oscuridad, cierto? - La mano que tapaba su boca bajo por su cuerpo, hasta su entrepierna, acariciando la zona de su clitoris por encima de la suave tela de su traje de baño. - Olvidate quien soy. -lamio el arco de su oreja - Olvidate de todo lo que crees correcto y entregate a todas esas sensaciones que te has estado perdiendo...
[16:40 9/5/2014] Ari: Ella elevo el rostro al escuchar a su madre, pero antes de decir nada fue arrastrada a un armario y amordazada con una mano. Su respiracion era agitada ya de por si, para necesitar de aquel subidon de adrenalina que aceleraba su corazon.

La posicion en la que se encontraban entrelazaba sus piernas y hacian que su busto se apretujara al pecho de el, por lo cual no podia evitar sentir la respiracion y la ereccion de el antes siquiera que comenzara a hablar contr su oreja, haciendo que ella se removiera internamente de placer, hasta que le soltara la mordaza, delatando los jadeos de la joven, quien cerrara los ojos justo al tiempo que ahogara un suave quejido gustoso tras sentir su mano sibre su ropa y temblara con la lamida a su oreja.

- O...onii-san~ esto no es... Nya~ C-correcto~ -susurraba entre jadeos, pero ni ella misma se creia sus negativas. Queria sentir mas y lo sabia... Pero esa moral suya se interponia... Dentro de ella se suscitaba una pugna.

[20:44 9/5/2014] V.: Se mordio el labio al volver a escuchar su voz entre gemidos. Ansiaba ver su rostro entregado a aquel placer, pero la escasa luz no dejaba ver mas que su silueta.
- Si, no es correcto... - Beso su cuello, con cierto desespero, dejando su piel humeda tras cada lamida. - Pero... - Sus dedos presionaban de forma intermitente la zona de su clitoris, con movimientos circulares. - Se siente bien. - Susurro cerca de su cuello.
Podia sentir como la delicada tela de su traje de baño comenzaba a humedecerse, lo cual lo hizo arder aun mas. Sonrio para si, y volvio a subir hasta su oreja. - Tanto asi, que por lo bien que se siente te has vuelto una pervertida ~ - Tomó una de sus manos, de modo que la palma de el quedara pegada al dorso de la mano de ella, para guiarla hasta la parte inferior de su traje de baño, y meter sus manos juntas por debajo de la pieza. Presionando los dedos de ella con los propios, la guio para que sintiera su propia humedad. - Mira lo humeda que te has puesto en unos pocos minutos, hermanita. - Movio sus manos, obligandola a jugar un poco con su humedad. - Esto indica lo mucho que lo deseas... -lamio el arco de su oreja - Si al tocarte solo un poco te mojas de esta forma... no dejare de hacerlo...
[21:03 9/5/2014] Ari: Hazel jadeaba absorta en lo que el hacia, ya perdiendo la voluntad de decirle que no, realmente le era imposible si cada que lo intentaba iba a ponerse asi de placentero, su cuerpo.

Tras sentir aquello que antes no sintiera nunca abrio los ojos en sorpresa, mas aun el hecho de tener la mano de su hermano dentro de sus ropas al mismo tiempo que ella; por alguna razon le producia una subida a su calor corporal. La lamida por otro lado le arranco un gemido mas.

- O...Onii-san... ¿T-Tenemos que ir con mami, no? -indago mas bien preucupada en su voz- yo... No... -desvio su rostro tratando de sincerarse consigo misma- no quiero... Dejar de sentir... Esto... -susurro refiriendose al placer que sentia dentro de si- ¿a... A ti te gusta esto? -inquirio acariciando los dedos de el que se hallaban dentro de su traje de baño con los de ella para referirse a aquello que hacian.
[21:16 9/5/2014] V.: Rio levemente ante su pregunta y bajo un segundo el rostro. - Gustarme? - volvio a "mirarla" y nego con la cabeza. - Me estás volviendo loco... - Sonrio, y con su otra mano retiro la de ella, siendo solo el ahora el que la tocara. - Pero... Deja que te enseñe algo que a ti te va a gustar mas ~ - susurro, antes de introducir en ella dos de sus dedos, no sin esfuerzo, debido a lo estrecho para comenzar a moverlos dentro y fuera de si con cuidado.

Hazel elevó el rostro, entre curiosa y desconcertada. Casi sintiendo en el aire un dejo de olvido. Estaban dentro de un armario, una situación algo incómoda y sin embargo, realmente excitante si se aseguraba que en cualquier momento podrían ser descubiertos si se descuidaban. Entonces llevó ambas manos a su boca, al sentir aquello y las urgentes ganas de soltar su voz, tan repentinas. Si, había sido un movimiento suave, pero la había sorprendido.
- Onii...-san... -murmuró poco antes de olisquear sus manos. Algo dulce provenía de ellas, un aroma que le impregnaba por dentro; un olor que le hacía sentir más calor en sus mejillas, y un deseo incontrolable de cercanía- ¿Qué es...esto? -inquirió perdida entre su cordura e inexperiencia mientras se dejaba hacer por él, cuanto quisiera...
"Me vuelves loco..." había dicho ¿En qué sentido? En ese mismo que saltaba dentro de ella cada vez que recordaba lo genial que él había sido siempre para ella y lo admirada que la tenía con su forma de ser. Casi le beneraba, pero había sido eso solo hasta que él entro en la preparatoria, donde se apartó completamente de ella, tratandola como un estorbo. No pudo evitar entonces gemir un par de veces ante sus tratos, deseando más, deseando que no se detuviese jamás..
Tras notar que la menor no opuso resistencia alguna ante sus acciones, fué más allá, aumentando la velocidad gradualmente, dejando que sus dedos se empaparan de sus fluidos. Se mordió el labio levemente, sintiendo como su interior los aprisionaba, delirando su mente por pensar en lo increíble que se sentiría meter su pene dentro de ella. Ciertamente quería, pero... ¿No había un límite?
Sumido en sus gemidos, y en sus propios deseos, pudo notar en aquella oscuridad el cálido aliento ajeno, muy cerca del suyo, cayendo a cuenta de que sus labios estaban a escasos milimetros de rozarse. Y sin poder resistirse un solo segundo tras notarlo, llevó su mano libre hasta su nuca y atrajo sus labios hacia los propios, introduciendo enseguida su lengua en la boca ajena, buscando con cierto desespero la de ella.
No recordaba que besar se sintiera tan bien, tan húmedo y resbaloso... Su respiración se alteraba mientras su lengua jugueteaba con la suya, creiciendo a la vez sus ansias, que se expresaban en la forma en que sus dedos la penetraban, más profundo y veloz.
Sin separarse de sus labios, tomó su mano como lo hubiera hecho antes, y la guió hasta su cuerpo, donde su traje de baño se abultaba. Sus labios abandonaron apenas los suyos. - ¿Quieres hacer sentir bien a tu Onii-san también, cierto? - Dijo entre jadeos, y, haciendo que la mano ajena envolviera su miembro por encima de la tela, la movió levemente hacia arriba y hacia abajo, indicándole cómo debía hacerlo, para luego soltarla y continuar con aquel prolongado y profundo beso.

[05/09/2014 22:20:03] Ari: Al tiempo en que aumentaran sus movimientos, ella tuvo que buscar otra manera de acallar su voz que de a tanto se le escapaba, pasando a elevar su rostro, alejándolo de sus manos; siendo sorprendida poco después por su hermano. Abrió los ojos de par en par al sentir cómo la besaba él, rozando entonces su lengua, obligandola a ahogar gemidos de placer al derretirse en sus labios; todo se sucedía con tal rapidez... pero a la vez con tan delicioso compás.
Dentro de su cabeza ahora solo un dejo de culpa quedaba: ¿Podía ella hacerle sentir bien, tambien? Sus manitos se apoyaron sobre la camisa de él, arrugando la ropa bajo sus dedos con anhelo, hasta que él le tomara una y la llevara hacia más abajo en el cuerpo de él, donde algo duro se abultaba dentro.
- ¡Ah~! -gimió en un segundo con cierta sorpresa, pues no sabía que la textura sería placentera de esa forma a pesar de suponerse que lo que estaba bajo la tela debía ser blando en un principio. Hizo como se le indicara, sorprendida de aquello que tocaba, curiosa, y algo ida en sus pensamientos, mientras ahogaba sus gemidos en la boca de él.
En una fracción de segundo llegó a comprimirse su cuerpo un tanto por el placer que le proporcionaba aquello, por lo que su mano apretó un tanto el tronco del miembro de él, haciendolo sin querer, cada vez que se sentía a delirar. Queriendo probar cada vez más.

[05/09/2014 22:39:46] Tob: Era de poco creer que un trato tan simple e inexperto de su parte lo estuviese haciendo delirar de aquella forma. Cada vez que su mano subía y bajaba por el tronco de su miembro, incluso si era solo por sobre su traje de baño, sentía cientos de escalofríos recorrer su espalda. Quería más... que lo tocara más, tocarla más, que sus gemidos retumbaran en su cabeza como la más increíble de las melodias.
Sacó sus dedos de dentro de ella, solo para dedicarle algo de atención a su clítoris por unos instantes, frotándolo enérgicamente, al menos hasta que apretó su miembro y se vió obligado a separarse de sus labios para jadear sonoramente, continuando con aquellos tratos a su clítoris, como si de un círculo vicioso se tratase, en el que él la estimulaba hasta hacerla contraerse levemente, y ella apretaba de esa forma tan deliciosa su miembro.
Su mano libre se dirigió hasta la parte superior de su bikini, donde en primer lugar la tocó por encima de la tela, para luego deslizarse por dentro de esta y apretar su pecho con cierta rudeza y desesperación, a la vez que, sin previo aviso y de forma abrupta, volvió a penetrarla con sus dedos, ya sin piedad alguna, mientras la palma de su mano chocaba contra su clítoris.
- Tócame más, Haze... - Jadeó contra sus labios, llamándola por aquel apodo cariñoso con el que se refería a ella cuando eran más pequeños. - Acabemos juntos... - Y volvió a besarla, con desespero.

[05/09/2014 22:53:11 | Editado 22:53:22] Ari: Un suave escalofrío recorrió su espina dorsal en cuanto él jadeara por el trato de ella, cosa que para su sorpresa le sentó tan placentera como cualquiera de las otras cosas que hicieran desde que se encerrasen allí dentro.
- Onii-san... -susurró con admiración ante el jadeo de él, viendo que aquel leve apretón le gustaba después de que se repitiera un par de veces el círculo cual vicio, hasta que la otra mano fuese llevada a su pecho, y le aplicara un trato cás rudo, al cual un gemido algo elevado de su parte, le acompaño, sintiendo quizá un poco de presión con el trato que él le diera en su parte inferior- Onii-san... -jadeó en cuanto la nombrara, ahogando luego un gemido en cuanto la besara, dejandose llevar completamente por el hasta que el desquicie en su cerebro fuese total.
Aumentó el ritmo con el que le proporcionaba placer de la misma manera en que él lo hacía para con ella, llegando a la suposición que aunque diferentes, ambas partes sentían lo mismo de formas iguales. Una suave pero penetrante oleada le recorrió el cuerpo en un dado momento, haciendole perder las fuerzas de un solo golpe, mientras su voz deliraba tras haberse separado de los labios de él, flaqueando ligeramente sus pierna ante la situación, terminando completamente jadeante y, si se quería, quizá un poco más húmeda de lo que había estado al empezar todo aquello.

Jadeaba entre sus labios, sin poder evitarlo. Incluso tocándolo de esa forma tan superficial, estaba llegando a su límite. Se separó de sus labios levemente, cerrando los ojos para disfrutar de los movimientos de su mano, cuyo ritmo había aumentado deliciosamente, mientras mordía su labio a causa del placer.
Pudo sentir el momento exacto en el que se vino, pues su interior apretó sus dedos considerablemente, y más de sus fluidos empaparon su mano. Extasiado por la idea, él mismo sintió en la parte baja de su abdomen una sensación placentera que se acrecentó hasta culminar en un orgasmo, palpitando su miembro en su mano mientras acababa.
Respiró contra sus labios, agitado, aún atravesado por aquellas sensaciones, y lamió su labio. - ¿Alguna vez habías experimentado un orgasmo? - Preguntó, con cierta picardía. - ¿Se sintió bien? ~

Hazel tembló un par de veces, jadeando, ahora sujetando el miembro de él con poca fuerza cuando le siintiera palpitar de la misma manera que palpitaba ahora su interior. Su aliento acelerado solo buscaba aplacar aquel sofocón que sentía, pero le hacía sentir en su total de un extenuante relajo que le sentaba cual masaje al cuerpo. No buscó responderle de ninguna manera audible, más bien le soltó y elevo sus brazos para tomar ella de sus labios un beso, suave, calmo... con cariño.

Se separó un segundo, mas antes de dejarle hablar, volvió a besarle, sin soltar su rostro, buscando procurarlo lento, cuidadoso y profundo; sin saber realmente lo que hacía. No le soltaba, mas bien lo atraía más hacia ella a pesar de que no pudieran por el reducido espacio en el que se encontraban, empezando porque ella estuviese posandose de puntillas para alcanzarlo.

- Suki... onii-san... -murmuró levemente tras separarse un poco, aprovechando de la oscuridad para no verle a la cara literalmente- dai...suki...
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Drake y Hazel

Mensaje por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 3:21 am

Escena 3
[06/09/2014 0:19:51] Tob: Correspondió aquel beso, y todos los que le siguieran, rodeando su cintura con sus manos, disfrutando del dulce sabor de sus labios, siendo su beso uno que distaba de ser pasional, sino más bien cariñoso.

Y ante sus palabras, no pudo hacer otra cosa que sorprenderse. No debía tomarlo en serio ¿cierto? Probablemente solo fuera un efecto de haber sido el primero que la tocaba hasta el mayor de los placeres. Solo estaba embriagada de placer, nada de que alarmarse, realmente.

Cómo si el mundo repentinamente volviese a rodearlos, puesto que en aquel tiempo que... ¿Cuánto había sido? ¿Unos pocos minutos? ¿O quizas varios? no lo sabía, pero el mundo se había reducido a aquel espacio; a su hermana gimiendo solo para él. - Han de estar preocupados. - Murmuró tras alejarse levemente de sus labios. Se separó de ella, y volteó para abrir apenas la puerta, mirando por el hueco para asegurarse de que no hubiese nadie por los alrededores, y la abrió rápidamente, indicándole que saliera también.

-Necesitaremos una coartada sobre por qué desaparecimos así... probablemente ya hayan comprado los helados por su cuenta. - Y, entonces, sintió la humedad en su pantalón, y sonrió para sí. - Parece que sí deberé meterme al agua, después de todo. -

[06/09/2014 0:28:15] Ari: La castaña le siguió con ciertan inseguridad marcada en el rostro por el sonrojo, mientras pegaba sus rodillas y le tomaba de la camisa.
- Ehm... y si me acorralan mis compañeros de nuevo, s-sería una buena coartada -titubeó mientras le miraba nerviosa- onii-san... ¿V-volveremos a la playa? -inquirió mientras seguían caminando.
Sin ella darse cuenta, habían pasado a caminar de vuelta hasta donde sus padres se encontraban, su madre daba saltos con nubes de enojo al verlos.
- ¿Donde estaban eh? ¡Me tenían preocupada! ¡¿Qué clase de hijos son?! -mientras las quejas de la madre se apilaban una encima de la otra, el padre se limitó a ver a Drake y preguntarle el por qué habían tardado y por qué Hazel se veía tan temerosa y asustada.
Tras resolver el asunto, se dirigieron de nuevo a la playa, y la madre se dedico alegremente a bañar a ambos hijos en bloqueador solar, para proteger sus pieles, antes de que se decidieran a entrar al agua.

Tal y como ella había sugerido, le explicó a su padre sobre esos rufianes que al parecer no se daban por vencido. Habían regresado siendo más que antes, y debieron huir porque ni él podía contra todos, pero antes de eso el lider les gritó que los encontrarían, por lo que Hazel había quedado muy asustada. Finalmente, perdieron el camino de regreso, y por eso habían tardado tanto.
Para su buena fortuna, su padre le creyó, lo cual le quitó un enorme peso de encima. Aunque su madre no tardó en irritarlo al colocarle litros de protector solar. Al menos de esa forma no se quemaría, pensó. - Bien, iré al agua. - Dijo el pelinegro, y comenzó a caminar hasta la orilla, pero su madre volvió a hablarle. - ¡Espera a tu hermana! - Pero por el contrario, comenzó a correr. - Claro que no, que vaya sola. - Dijo, pues temía sus padres sospecharan algo si los veian tan diferentes repentinamente.
No dejó de correr incluso cuando llegó al agua, levantando los pies para llegar a una zona más profunda donde pudiera meterse de un chapuzón de cabeza contra una ola, y al salir sacudió su cabeza, de modo que sus cabellos se alborotaron. En verdad le gustaba el agua, y cuando era niño había competido mucho tiempo en torneos nacionales.
Se dejó reposar de espaldas mientras el agua estaba calma, más luego recordó el principal motivo por el cual había entrado al agua, parándose, con el agua llegándole a la cintura, para limpiar su miembro con el agua y frotar la tela con el mismo fin, mirándo de reojo hacia la orilla, en búsqueda de su hermana, como si ahora no pudiera pensar en nada más que en ella.

Hazel miró a su hermano correr y se encaminó hacia el agua con más calma, entrando con calma, hundiendose en la orilla al sentarse en la arena, de manera que el agua le cubriera hasta las rodillas. Lo que había pasado en ese armario realmente se le había metido en la cabeza ¿Qué pensaría él? Y.. ¿Qué carajos pensaba ella cuando dijo eso?
Dicen que lo que dices sin pensar es lo que realmente sientes, pero... miró a la lejanía, encontrando a su hermano en el mar, más adentro que ella... ¿Realmente le gustaba? Siempre había tenido esa atracción admirativa hacia él desde pequeña; era su héroe, después de todo. Luego de que él se alejara de su vida tuvo que buscar otras formas de defenderse y mantenerse en paz en el colegio, pues ya a él no le importaba cuidarle.
- Y la bruja esa... -masculló. Si, la ex de su hermano, la desgraciada lo tenía solo para ella, cosa que crispaba de los nervios a la pequeña de Hazel, quien adoptó una etapa de traviesa y busca pleitos en aquel entonces, haciendole de todo a la novia en cuanto pudiera (librandose de que su madre la castigara porque "era un angelito, pero ganandose el odio de él). Suspiró pesadamente y se adentró al agua, buscando calmarse con lo fría de la misma, mientras nadaba de espaldas.
No era rápida en el agua, y tenía cierto pánico a las zonas muy profundas, pero si no pensaba en ello, ese sentimiento de indefenza ciertamente se alejaba de ella, para transformarse en suma paz. Miró el cielo mientras flotaba, no había nada que le gustara más que flotar.

Tras terminar de limpiarse, alzó la mirada, buscándola cerca de la orilla, más ya no la vió allí. Con cierta preocupación, miró a los alrededores, solo para notar como, mientras flotaba, la corriente se la había llevado hacia adentro. No hacia una zona peligrosa, pero a una en la que, al menos ella, ya no haría pie.

Nadó hasta ella, caminando los ultimos metros, para chocar con su mirada, que previamente miraba el manto celeste sobre ellos. - ¿Tienes alguna idea de cuanto te ha arrastrado el mar? - Preguntó, más luego agregó. - Ya no haces pie aquí. - Y a él, el agua le llegaba hasta el comienzo del cuello.

Sonrió para sí y pasó sus manos por debajo del cuerpo de ella, sosteniéndola por la espalda. - Al menos ya sabes flotar con propiedad y no me suplicas que no te suelte, niña llorona. - Le recriminó, pues había sido él quien, en un pasado, le enseñara a nadar. Habían intentado llevarla con profesores, pues le tenía bastante temor al agua, pero era una niñita timida y miedosa, por lo que no confiaba en nadie. Él, como su hermano mayor, y sin siquiera tener la autorización de sus padres, le había enseñado cosas básicas en la piscina de su casa. - ¿Aún te sigue dando miedo? - Preguntó, sin apartarse.

[06/09/2014 1:33:36] Ari: Volvió el rostro hacia él cuando le observó cerca, preguntándose el porqué de su acercamiento tan repentino, más el rubor llegó a su rostro por evocar lo que había estado pensando y trató de volver a su mundo feliz antes de que el volviera a hablar.
Pero su rubor pasó a ser una marca purpúrea por el pánico que le entró al él comentar el hecho de que ya no había cabida de que ella pisara fondo allí (-imagen mental de Hazel tratando de nadar disimuladamente hacia la playa-). Cuando él le preguntara lo de el miedo, ella le miró con cara de muerta (?) que decía dentro de sus ojos blancos: I hate you.
- ¡BAKA~! -chilló aferrándose a él por el cuello y vientre con brazos y piernas- baka baka baka baka bakaaaaaaa ¿Cómo me vas a decir eso y esperar que me quede tranquilaaaaa? Llevame a tierra ¡Ahora! -exigió con unas pequeñas lagrimillas en los ojos.

Tambaleó levemente por el repentino avalanzamiento de ella, que lo aferró por el cuello. Más cuando sintió sus piernas rodear sus caderas con fuerza, aferrándose más a él mientras se removía levemente por el miedo, se frotó inocentemente contra su miembro, brindándole una pequeña sensación placentera. Insultó internamente a su organo sexual(?) pues hacía solo 15 minutos que había acabado, y ya parecía bien dispuesto nuevamente.
- Pues tú misma llegaste hasta aquí ¿No? ¿Qué si no hubiera estado yo? - - Alzó una ceja, viéndola. - ¿Llevarte? Por supuesto que no. Es más - Llevó sus manos hasta las ajenas de ella, tomándoselas como si fuera a hacer que lo soltara y dejarla sola nadando, aunque solo bromeaba. - ¿Qué si te hiciera soltarme? -

[06/09/2014 2:04:19] Ari: - ¿Sol...tarme? -le miró incrédula- no lo harías -musitó frunciendo el ceño, firmemente aferrada a él, apretando incluso más el agarre de sus piernas- ¡No te soltaría aún si la bruja siguiera a tu lado! -soltó pasando a ruborizarse, pues no había pretendido decir aquello tan a la ligera- Ahm... perdon, no quise traerle a colación ahm... yo... g-gomen -susurró mientras desviaba la mirada creyendo haber cometido un delito

Sonrió para sí, y se relamió levemente el labio, adorando en parte la inocencia de su hermana, pues su objetivo principal tras sus palabras había sido que se aferrara más a él, frotándose nuevamente contra su miembro de manera inconsciente.

Más, aquella inoportuna frase de su parte hizo que toda diversión y placer se esfumara de su rostro, que bajó levemente, ocultando su mirada tras sus cabellos. - Te llevaré a la orilla. - Murmuró, y así lo hizo, caminando con ella a cuestas hasta algún punto donde ya hiciera pie, obligándola a soltarlo y siguiendo el trayecto a pie, sentándose él en la orilla. - ¿Qué es lo que hicimos, Haze..? A este paso... si no nos detenemos... ¿sabes lo que terminaremos haciendo, cierto? - La miró de reojo. -Yo debería salir con alguna chica, y tú... bueno tú deberías quedarte virgen por siempre - rió con cierta amargura. -

Se tiró hacia atrás, apoyando sus manos en la arena y miró al cielo. - ¿Lo recuerdas? Cómo en la escuela se burlaban de nosotros, diciéndonos que parecíamos novios por estar siempre juntos. - Sonrió para sí. - Es como si la vida me hubiese obligado a separarme de tí para que algo como esto nunca sucediera.
[06/09/2014 2:33:29] Ari: Ella le miró con temor y tristeza en cuanto dijo de regresarla, pero aunque aquello la hizo reprochar, no pudo evitar que él lo hiciera, caminando luego al lado suyo para terminar arrodillada en la arena, armando torrecitas con la misma, mientras pensaba en lo que sucedía, ocultando su rostro entre sus cabellos.

- La odie a ella, a todas las que se te llegaron a acercar antes de que te volvieras seco y reservado, a todas las que te odiaron luego y odié cuando... te alejaste de mi... -susurró como respuesta mientras armaba figuritas y las destruia- todos son unos tontos, no entendían que... te quería...

Suspiró dejando dos torrecitas, una más alta que la otra. Pensativa mientras elevaba la mirada al cielo que ya había comenzado a teñirse de nubes al bajar el sol, pero resplandecía en color celeste.

- No quiero que te vuelvas a alejar... Duele, mucho; si, quizá nos hemos confundido y actuado mal... pero... ¿Quién nos puede culpar cuando todos tienen cosas que ocultar? ¿Sabías que mami es calva? Lo oculta de todos, hasta de papá -rie apenas- la descubrí de pequeña, me hizo no decirle a nadie... por eso siempre está tan peinada... -le mira de reojo- quizá no sea como lo nuestro... pero a lo que voy es... no me im...portaría seguir adelante... mientras no vuelvas a tratarme como un estorbo... no realmente odiandome, al menos...
[06/09/2014 2:54:06] Tob: Parpadeó sorprendido, girándola a verla, y no pudo evitar reir. - ¿Es calva? -Preguntó, incrédulo, más la diversion le duró poco. Volvió a mirar al mar, sumido en sus pensamientos un segundo. - También te quería. Y por eso comencé a alejarme. - Confesó. - Sí, no lo comprendían, pero tenían razón. En verdad eramos extraños. - Sonrió para sí. - Una vez te dije que cuando fueramos mayores me casaría contigo. ¿Lo recuerdas? - Miró al cielo. - Pero, al hacerme más grande, comprendí que todo eso estaba llevando a mal punto. La "bruja" como tú le llamas, me había mandado una carta de amor hacía ya mucho tiempo, y la había rechazado. Pero luego, cuando decidí apartarme de tí, la acepté. -

La miró de reojo. - Pero cierta persona se volvió realmente caprichosa por querer estar conmigo, tratándo mal a mi novia y, quizás, no lo se. Se me hizo más sencillo así alejarme, odiandote... - Se llevó sus manos a su cabello, masajeándose la cabeza. - ¿Y ahora me pides que no te odie? Si no te odio... Si seguimos con esto... -Se volvió a verla. - ¿Tienes idea de lo que sucederá? - Si no estuvieran rodeados de personas, y probablemente a la vista de sus padres, juró ya se hubiera acercado más a ella. - Querré que solo seas mía. No podrás tener a nadie más, nunca. Somos hermanos, Haze, nos veremos toda la vida en el mejor de los casos. No soportaría verte con alguien más. -

[06/09/2014 3:03:33 | Editado 3:11:19] Ari: - ¿Y con quién voy a estar? -infló los cachetes señalando con el pulgar a los idiotas que se encontraba más allá, compañeros suyos de clase, haciendo idioteces- ¿Con esos patanes? No lo creo.. -le miró y sonrió con ternura- onii-san es el chico más genial que conozco -comentó con alegría.
- Ah~ míralos~ ¿no te parecen hermosos? Tratándose tan bien, como buenos hermanos -comentó la mujer mientras se abrazaba a su marido en una banqueta en la playa- ¿Qué es de la vida de tu hermanita menor amor? Ya no he escuchado que la visites nunca mas... ¿Por qué? -él tose.
- Shh calla mujer, mira el atardecer -se excusa sudando frío pero con su serio semblante.
- Ahh~ -sparkles sparkles- si amor~< 3 ((?))
- Entonces... ¿Qué haremos onii-san? ¿Q-quieres... "cortar" conmigo? -indagó agregandole las comillas con sus deditos, pasando a sonrojarse mucho- por que uhm... sería muy triste... Y- -un boing sonó y una pelota hizo que Hazel cayera atontada sobre él- ¿Qué fue eso? -preguntó con espirales en sus ojitos mientras sus compañeros de cole se acercaban con una sonrisa apenados.
- ¡Ah, Hazel! Perdóna no queríamo- -sus rostros se petrificaron al ver quién la acompañaba.

[22:25 9/15/2014] V.: Parpadea ante su pregunta, pero antes de que pudiera responderle, ella chocó contra el, provocando que cayera de espaldas, terminando asi ella sobre la mitad de su cuerpo. - ¿Estas bien? - Le preguntó, y luego miró de reojo a los sujetos, quienes se quedaron viendo extrañados la comodidad con la que los hermanos aceptaban esa posicion en la que habian terminado. Al caer en cuenta de eso, se tensó y apartó a su hermana, poniéndose de pie y agarrando la pelota.
Uno de los muchachos se acercó. -Lo siento, iremos a jugar mas lejos. - Se disculpó, mientras estiraba sus manos para que Drake le devolviera la pelota. El pelinegro le echó un vistazo al balón. - Parece costosa. - El chico asiente. -Lo es, mucho. Es oficial. - Comenta con cierto orgullo. Drake hace girar la pelota en su dedo. - Ya veo. Debes de cuidarla. ¿Sabes que no pueden mojarse mucho, cierto? - El joven asintió y Drake sonrió. - Entonces apurate. - El aludido lo miro confundido. - A que? - Drake puso la pelota en el piso y la pateó con todas sus fuerzas hacia el mar. - A buscarla. - Todos gritaron horrorizados y salieron corriendo a buscar el balón.
Le tendio la mano a su hermana para que se pusiera de pie, justo para ver a sus padres acercandose. - Pensamos con su padre en ir a caminar todos juntos, que dicen? - Propuso la madre. Drake entrecerró los ojos. - Bajo el sol? Paso. - La madre miró a Hazel. - Convence a tu hermano, ya que parece que se llevan mejor. -
[23:17 9/15/2014] Ari: - ¿Por que debo hacerlo yo? El es un niño grande que puede hacer lo que quiera -se quejo ella a modo de poder seguirle el juego. Era inocente en muchas cosas pero supo captar la indirecta de su hermano cuando la quito de encima al ser golpeada con el balon; debian mantener las apariencias. Pero su madre le dirigio una mirada severa y suspiro, volviendose hacia el, sonrojandose en el acto con la unica reaccion de volver el rostro en respuesta- n-no seas rompegrupos baka -susurro dandose la vuelta- vamos...

La familia al final logro emprender su paseo familiar con calma al atardecer. La madre de la familia tenia antojos de comer fuera del hotel, asi que estaban viendo tiendas y restaurantes que le pudiesen agradar; y todo hubiese sido completamente aburrido (?) si no hubiese sido por la torpeza de Hazel, quien al no ver un desnivel en el suelo, termino por torcerse el tobillo y caer al suelo, chillando de dolor (obviamente exagerado).

- BWAAAAAAH... Quiero volver... Me duele muchooooo...

- Ok -respondio el padre, dispuesto a volver.

- NOOOOO BWAAAAAAH... Yo quiero comer y tener una cena perfectaaaaaa

El padre miro al mayor, expresando toda la ejemplar replica del texto mas consumido en lexico del que era capaz, en esa sola mirada (????) para decirle que cumpliera el capricho de su hermana, mientras el cumplia el de su mujer.

Mientras ambos padres se iban rumbo al atardecer, los hermanos se quedaron alli, solos. Hazel se coloco en pie con algo de dificultad, mirando a su hermano; quien ya le miraba (?).

- ¿Que? Yo tampoco queria ir... No fue del todo fingido, pero logre lo que queria... ¿Me ayudas a llegar a la habitacion, por favor?
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Drake y Hazel

Mensaje por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 3:22 am

Escena 4
[23:42 9/15/2014] V.: Entrecerró la mirada al ver a su hermana insistirle, y suspiró, accediendo de mala gana.
Se paso la mayor parte del rato en silencio, mirando a los alrededores y de tanto en tanto a su hermana, de reojo, siendo ella lo unico que tuviera en la mente. No le habia dado una respuesta a su pregunta, despues de todo. Como su hermano mayor debia dar el ejemplo, cierto?

Fue sacado de sus pensamientos de forma abrupta por el chillido de Hazel y todo el circo que se armo alrededor.

Una vez sus padres se fueron, alzo una ceja al ver a su hermana. - Eres una exagerada. - Se limitó a decir, antes de ponerse delante de ella, agachandose levemente. - Ven, te llevare. -

Una vez que le hubiera hecho caso, emitió un sonido de queja, casi como un gruñido. - Eres pesada. - La burló, pues no era cierto. Caminaba a paso lento para no tropezar y causar un daño mayor. Para su buena suerte, no estaban lejos. - Supongo debo agradecerte, estaba muriendo lentamente ante la idea de cenar fuera. - Exagero, a tono de broma.

Al llegar a la habitacion, se coloco de espaldas a la cama para depositarla sentada sobre la misma. Al alejarse, miró de reojo su tobillo, ligeramente rojo, y se agachó para tomarlo entre sus manos. - Te duele? - Preguntó, acariciandolo suavemente, ejerciendo algo de presion en algunas partes. -
[23:53 9/15/2014] Ari: Un escalofrio subio por su cuerpo en cuanto el le tomara el tobillo y se mordio el labio con una lagrimilla apareciendo en el rabillo de uno de sus ojos.

- N-no? -gimio ocultando en vano el dolor que le causaba- estare bien -trato de afirmar; hasta que se percatara de la situacion.

Ella, su hermano, solos, en una habitacion con cama por unas horas. Volvio su mirada hacia el, frente a ella, sobando su piel. Se perdio en la vision, dejandose llevar hasta acariciar los cabellos de su hermano, hundiendo sus dedos entre las hebras.

- Me gusta tu cabello oscuro... -susurro sin pensar.
[0:04 9/16/2014] V.: Rió levemente. - Es solo cabello. - Se burló de su comentario, viendo con cierta preocupación su tobillo. Y antes de que se hubiera dado cuenta, su mano ascendio lentamente por la parte de atras de su pierna hasta la zona de su rodilla, guiado por la suavidad de su piel. - ¿Solo te duele el tobillo? - Preguntó, como si buscara convencerse de que aun hacia eso solo para asegurarse de que no se hubiera lastimado mas. - ¿No te duele aqui? - Preguntó, acariciando su rodilla, alzando su vista hasta su rostro. - ¿Qué tal aqui? - Repitió, pero esta vez su mano ya se habia adentrado bajo su pareo, y acariciaba con la yema de sus dedos la cara interna de uno de sus muslos.
[0:21 9/16/2014] Ari: - Si... -susurro aun perdida en su cabello hasta sentir las manos ajenas en su rodilla, por lo cual bajo la mirada hasta el- onii...san..? -indago justo antes de sentir su mano en su muslo, cosa que le hizo sentir aquel mismo escalofrio deseoso que sintiera en la vez anterior; obligandola a soltar un suave quejido delirante.

La sangre habia subido rapidamente a su rostro, haciendola hiperventilar con suavidad, no siendo completamente alterada su calma.

- Me... Si me duele.... -mintio con la mirada fija en sus manos para luego subir hasta el rostro de el, y no poder contenerse mas al ver sus ojos. Tomo su rostro a la par que se acercaba, robandole un beso que profundizo ni bien tocar sus labios con los propios.

[11:53 9/17/2014] V.: No pudo resistirse a sus labios, que se apoderaron de los suyos sin previo aviso. Juraba que ya se habia vuelto adicto a su sabor, a su calidez... a su lengua suavemente buscando la suya, rozandola aun de forma un tanto inexperta. Con gusto seria su profesor.
Comenzó a ponerse de pie, pero no del todo. Por el contrario y sin separarse de sus labios, uno de sus brazos rodeo su cintura y la obligó a hacerse mas hacia atras en la cama, subiendose lentamente sobre ella, con sus extremidades apoyadas a los costados de su cuerpo.

Se separo un segundo de sus labios para mirarla, una vez mas bajo el, con esa expresion tan sumisa y deseosa que hacia que cualquier moral se esfumara de su cerebro. Era inhumano resistirse a eso.

Bajo por su menton, besandolo y mordisqueandolo suavemente hasta bajar por su cuello, donde los tratos se intensificaron, lamiendo la zona a la par que dejaba algunos rastros de humedad por su piel.
[12:07 9/17/2014] Ari: Le seguia el paso y movimientos que llevaba, completamente sumida a las caricias de el, anhelando mas de sus tratos, hasta quedar completa y literalmente bajo su merced.

Elevo la mirada hacia el en cuanto soltara sus labios; jadeaba. Y con razon. El habia mantenido el beso mientras la moviera en la cama, lo que le hizo desear aun mas, la cercania de su cuerpo al sentir cuan dominada podia tenerla.

Pero al sentir sus labios en su menton, su mundo se dio vuelta. Gimio sonoramente en cuanto llegara a su cuello, sintiendo el dulce calor aumentar en sus mejillas y vientre, haciendole elevar las rodillas con suavidad, retorciendose bajo el.

- Onii-san~
[12:38 9/17/2014] V.: Sus gemidos innundaban sus oidos, haciendolo arder, haciendolo desear todo de ella. No solo queria besarla, no solo queria tocarla... Ya no se conformaba solo con eso, cualquier limite se borraba con cada encuentro que tenian, el hecho de que fuera su hermana, por el contrario a lo esperable, se volvia una especie de retorcido estimulante que lo hacia desearla mas.

Se alejó unos instantes, para colocarse entre sus piernas, antes de tomar ambas por detras de la rodilla y jalarla hasta el, de modo que su entrepierna chocara contra su erección, volviendo a inclinarse para besarla, aun mas deseso que antes.

Una de sus manos se apoyó al costado de su rostro para sostenerse, mientras la otra ascendia lentamente desde su pierna hasta su cintura, trazando la curva hasta uno de sus pechos acariciandolo suavemente, aun por encima de su bikini, que pronto le estorbó y movió hacia arriba, descubriendo sus pechos pero sin desatarlo.

Tomó entonces su pecho en su mano, apretandolo con cierta fuerza que dejaba entrever sus deseos. Sus labios habian bajado nuevamente por su cuello y se detuvieron en su oreja. - Tu iniciaste esto ahora... - Susurro, con la respiracion entrecortada. - Ya no puedes arrepentirte. -Lamio el arco de su oreja. - No te dejare escapar. - Le advirtio, moviendo sus caderas levemente contra las de ella, rozando su ereccion contra su entrepierna.
[12:53 9/17/2014] Ari: Sus jadeos desembocaron en un gemido delirante en cuanto el la acercara a la fuerza a su miembro, haciendole, por alguna razon, agua la boca al mismo tiempo que se curvara su columna.

Le miraba con el rostro completamente rojo y sus manos reposando con las palmas hacia arriba en la cama a la altura de sus hombros. Gimio nuevamente al descubrir su pecho siendo estrujsdo por el y su rostro cayo de lado, jadeando, a la par que el apretaba mas y viajaba hacia su oreja.

- Onii-san~ -gimio al sentir su lengua y volvio por mas gemidos al sentir su dura entrepierna chocar contra la propia.

Su sexo palpitaba de anticipacion, y dentro su fuero interno ardia en deseo y espera impaciente; queria mas... Ya nada podia contra ello.

- No quiero.. Escapar -jadeo- quiero... Mas~
[14:44 9/17/2014] V.: Se mordio el labio al escuchar sus palabras, y capturo sus labios fugazmente antes de alejarse, arrodillandose en la cama. Sus manos se deslizaron por su cuerpo, desde sus pechos, acariciando sus costados hasta sus piernas. Su mirada permanecia fija en ella, sin querer perderse ni una sola expresion, ni quitarle los ojos de encima a su cuerpo semi desnudo frente a el.

Tomó uno de los hilos del nudo que se amarraba a uno de los lados de la parte inferior de su bikini, desatandolo y tirando para retirarselo.

Alzo su vista hacia ella, y tras acariciar su muslo paso su dedo pulgar por el centro de su sexo, humedeciendolo, asegurandose de que estuviese lo suficientemente humeda.

Con aquel mismo dedo acaricio suavemente su clitoris, mientras su otra mano desabrochaba el nudo de su traje de baño, tomando su miembro erecto con aquella mano.

El aire se escapo de entre sus labios al rozar la punta de su miembro contra la entrada de su cuerpo, humedciendola mientras sus labios la acariciaban suavemente, haciendolo arder en ansias. - Tratare de ser gentil. - Dijo, sin prometerle nada(?), las ganas lo consumian, despues de todo. - Dime si el dolor es demasiado insoportable. -Susurró, inclinandose hasta ella, rozando sus labios. - Quiero oirte gemir. -

Comenzó a introducir su miembro dentro de ella, con lentitud por la resistencia que su cuerpo virgen le imponia, con su mirada fija en su rostro, no solo por estar atento a su bienestar, sino porque no queria perderse su expresion. Una vez que estuvo dentro, comenzó a moverse lentamente, penetrandola de forma cuidadosa hasta que su cuerpo se adaptara.
[15:21 9/17/2014] Ari: Su corazon palpitaba sonoramente en su pecho, bombeando sangre a sus mejillas, mientras su mirada se perdia en el, estremeciendose su cuerpo con cada vistazo. Sus ojos, su piel, por su pecho hacia el abdomen... Ahogo un gemido al sentir su mano sobre ella y le miro con un deseo arrebatado, jadeando alterada a la vez que su cuerpo le exigia mas contancto con los labios de el.

Volvio a posar sus ojos en el, miro su miembro en su mano, quiza por primera vez en muchos años, sintiendo una dulce presion en su vientre; por vez primera apreciandole con aque tamaño y dureza.

Su voz escapo de sus labios una vez mas, aferrando sus manitos a la sabana por el alivio tan ligero que le conferia apenas el roce del miembro de el delirando una vez mas cuando el susurrara aquellas palabras contra sus labios.

- Hai~

Comenzar a sentir como entraba lentamente a su cuerpo y el jadeo se mezclaba suavemente con su voz, hasta que sintiera una presion, lo que le hizo cerrar sus ojos quiza con algo de miedo. Apreto a sabana en cuanto sintiera algo de dolor, soltando un gemido suave pero contenido por aquello. Contuvo el dolor lo mas que pudo tratando de amoldarse y calmarse.
[17:13 9/17/2014] V.: A medida que su miembro iba entrando a su cuerpo, sentia miles de corrientes electricas recorrer su cuerpo. Se tomaba su tiempo para no lastimarla, pero debió admitir que luego fue por placer propio.

El sentir como poco a poco su miembro era envuelto por ella, abriendose a su paso y llenandolo de un humedo calor, le habia quitado el aliento.

Pudo notar sus ligeras muecas de dolor, y supo que aun debia tomarselo con calma, por lo que sus caderas se movian lentamente contra ella, disfrutando de cada embestida, sintiendo como poco a poco se amoldaba a su miembro, rodeandolo, aprisionandolo en su estrecho interior.

Guiado por aquel placer que sentia, su ritmo fue aumentando gradualmente, deseando mas, notando como sus expresiones de dolor habian cesado.

Tomó sus dos manos por las muñecas, apretandolas contra la cama por encima de su cabeza, a la vez que sus labios habian ido en busca de los suyos con cierto desespero, al igual que sus caderas, las cuales se movian energicamente contra ella.
[17:58 9/17/2014] Ari: Debia admitirlo, agradecia que hubiese sido su hermano el primero que tomara su cuerpo; le dolia a horrores, a pesar que el estaba andando lentamente. Hizo un esfuerzo por relajarse, para no pensar en el dolor, ni tensar su cuerpo.

Logro comenzarlo a disfrutar justo antes de que aumentara el movimiento. Cosa que procuro gimiera con ganas, mirando con deseo a su hermano sobre ella; quien no tardo en atarla de muñecas para besarla, saciando sus ganas mientras la embestia aun mas rapido.

Gimio varias veces en su garganta mientras disfrutaba del movimiento de su humeda lengua contra la propia, deleitandose con la delirante presion que el imponia a su sexo.

- Mas~ -rogo arqueando levemente la espalda a la vez que aferraba sus piernas a las de el con aires posesivos.
[18:19 9/17/2014] V.: En cuanto le rodeara con sus piernas, sintió su interior aprisionarlo aun mas, obligandole a soltar un jadeo contra sus labios.

No sabia si era porque hacia dos años que no tenia sexo, o porque jamas lo habia hecho con una virgen, pero no recordaba que hubiese sido asi de placentero todas sus anteriores veces.

Era como si su cuerpo estuviese hecho para complacerlo, envolviendo su miembro de tal forma que lo hacia delirar. Incluso si ella se arrepintiera en ese mismo instante, no podria apartarse.

Su mente estaba nublada por las oleadas de placer que cada embestida contra ella le generaba, y no sabia dejar de mover sus caderas contra ella, cada vez mas rapido y profundo, ya sin contenerse.

Se alejo de sus labios unos instantes, para bajar por su menton y hasta su oreja. - Si me aprietas asi vas a matarme... - Jadeó contra su oreja, pues el agarre de sus piernas parecia aumentar conforme el placer se apoderaba de ella. - Se siente demasiado bien.. - susurró, mordiendo su oreja antes de bajar por su cuello, besandolo y mordisqueandolo.
[18:55 9/17/2014] Ari: Hazel le miraba con sumo deseo desde qu el jadeara; ella era quien habia gemido hasta ese momento, por lo que el jadeo de el era mas que un indicativo para asegurarse que le gustaba lo que ella estaba haciendo.

Gimio un par de veces mas con las nuevas embestidas, pues no solo a el le habia veneficiado el ligero cambio. Llego pues a un punto en que cada embestida generaba un escalofrio placentero, obligando a au cuerpo a contraerse, perdiendo la razon y el sentido.

- Quiero mas~ -gimio con suavidad en respuesta a sus palabras- se siente tan bien~ -continuo antes que el dijera la ultima frase, soltando gemidos y suaves quejidos con su trato al cuello, sintiendo las contracciones de sus musculos mas seguidas que antes... En una olead de placer que la enloquecia.
[19:16 9/17/2014] V.: Cada contraccion de su cuerpo le brindaba una suave oleada de placer a traves de todos sus nervios, haciendolo jadear de placer contra su cuello.

Rodeo su cintura con sus brazos y se irguió, llevandosela consigo, terminando arrodillado sobre la cama con ella encima.

No pretendia dejarla acabar aun, pues queria disfrutarla tanto como pudiera. Desde esa posicion, continuó penetrandola pero de manera mas lenta, aunque profunda, dejando que la gravedad hiciera parte de su trabajo.

Fijó su mirada en sus ojos, viendola con deseo, mordiendose el labio ante la vision de su rostro consumido por el placer. Sonrio para si. - Eres toda una pervertida en potencia, hermanita. - Mordisqueó su menton. - Rogando y pidiendo mas en tu primera vez... - Lamió su cuello, mientras sus manos ascendian por sus costados hasta sus pechos, retirandole propiamente el bikini antes de apretujarlos entre sus manos.

Emprendió entonces un camino con sus besos hasta sus pechos, capturando uno de sus pezones entre sus labios y gruñendo levemente de placer al sentir la pequeña endurecida superficie, succionando de la misma.
[19:44 9/17/2014] Ari: Cuando llego a un punto en que sentia estallaria, el la cambio de posicion, obligandola a sentarse sobre el, aferrandose a su cuello. Jadeaba, gemia; el la consumia por completo.

Su mente estaba ya muy lejos de aquel lugar, lo unico que le interesaba en ese momento era el, y su cuerpo, mas nada.

Cuando le hablara, ella apenas llego a mirarle de reojo, queria mas y estaba consciente, no necesitaba que el se lo recordara de aquella manera; pero no tenia forma de reprocharle pues la lengua de el ataco su cuello solo para enviarla nuevamente lejos de alli. Jadeo al sentir sus labios viajar a sus ya desnudos labios y le miro con deseo, hundiendo sus dedos entre las hebras de su cabello con necesidad.

- Nya... Drake... Ah~ eso... E-eso se siente... Kya~! -su voz emitia frases ininteligibles mientras le presionaba inconscientemente hacia ella, queriendo sentir aquella nueva fuente de placer con intensidad.
[20:12 9/17/2014] V.: Cada sonido y palabra que se escapaba de sus labios con su voz consumida en deseo le hacia dar vueltas la cabeza.

Coordinaba sus lentas embestidas con sus succiones, estimulando ambas zonas a la vez. Su lengua hacia suyo su pezon dentro de su boca, rodeandolo, lamiendolo, humedeciendolo por completo, sin dejar de succionar, repitiendo el mismo proceso con el otro, como si no lograra saciarse.

Volvió a besar su cuello, mientras sus manos recorrian su espalda. - Gime mas para mi, Haze... - Susurró, acariciando su suave piel con la yema de sus dedos, hasta aferrar sus manos en sus gluteos, los cuales apretó antes de empujarla hacia si, aumentando el ritmo de sus embestidas, penetrandola hasta el fondo. - Deleitame con tu voz entre jadeos y te dejare sentir aquel placer que experimentaste previamente. - Jadeó contra su oido, con la respiracion entrecortada, sin dejar de penetrarla.
[21:03 9/17/2014] Ari: La castaña no podia ya con su cordura. Conforme el la estimulara, ella gemia o jadeaba de acuerdo a la intensidad, pero mas aun si se ocupaba de mantener su cuello y sexo atendidos.

Su voz se quizo intentar escapar de sus labios pero no logro hacer su salida hasta que el aferrara sus manos a sus gluteos haciendo que la siguiente embestida le causara un impacto mas delicioso que los anteriores, por lo que su voz reflejo aquello sonoramente, mirandole con deseo, jadeante, hasta escuchar su voz.

- Onii-saaan~! -gimio perdiendose en las embestidas y las nuevas contracciones que azotaban su cuerpo por el placer que le generaba.

Arqueo su espalda inconscientemente cuando la oleada mas grande embistiera, contrayendo su cuerpo justo antes de ablandarse por el placer que recorriera su cuerpo, aferrandose como podia a el para no caerse.

[23:24 9/17/2014] V.: Al aumentar el ritmo de sus embestidas, comenzó a sentirse en el limite, pero conseguia contenerse, al menos hasta sentir como su interior lo apretaba repetidas veces mientras ella llegaba al orgasmo. Solo le bastaron un par de embestidas mas para correrse junto con ella, jadeando audiblemente mientras el placer fluia a traves de su miembro.

La rodeo con sus brazos mientras ambos aun eran atravesados por aquel extasis, moviendose levemente aun dentro de ella. Con cuidado, se inclino hacia ella, haciendola para atras, recostandola en la cama para recostarse junto a ella, respirando entrecortadamente. - No se como he estado perdiendome de esto por tantos años... - Hablo, mas para si que para ella, no pudiendo creer que acababa de tener el mejor sexo de su vida(?) con su hermana.

Volteó el rostro para verla y se giro para capturar sus labios, de forma lenta y cariñosa. - Ya no puedo "dejarte" - Dijo, recordando lo que ella le hubiera preguntado en la playa. - Quiero que seas mia - Susurro contra sus labios. -
[23:55 9/17/2014] Ari: No pudo evitar sonreir entre jadeos al escuchar la incredulidad en su voz, entonces... Capaz no habia sido tan mala para su primera vez. Se acomodo para ponerse boca abajo sobre el pecho ajeno, posicion que le sentaba mas comoda y le miro mientras apoyaba su rostro sobre sus brazos con una sonrisa.

- ¿Solo tuya? No me quejo de ello -sonrie dejandose descansar junto a el.

Horas despues, sus padres regresaban algo bebidos (cosa que notaron por su madre que estaba roja y mas risueña que nunca); se encerraron en su cuarto y no salieron. Para esos momentos los hermanos compartian cotufas en el sofa. Ya era su ultima noche alli.
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Drake y Hazel

Mensaje por James Lockwood el Mar Nov 24, 2015 3:23 am

Escena 5
[0:54 9/18/2014] V.: Sonrió para si y se mordió el labio, aunque con cierta ternua, mientras estiraba su mano para acariciar su mejilla. - Solo mia. - Murmuró, antes de tomar su rostro y besarla nuevamente, de forma lenta.

En ese instante, sintieron las voces de sus padres en la puerta, y ambos hermanos se alteraron, al punto de, por mero reflejo, empujarla lejos de el y tapar a ambos con las sabanas. -Finge que estas dormida. - Le dijo, antes de voltearse hacia su lado, dandole la espalda.

Su madre, claramente borracha, hablaba ruidosamente mientras entraba a la habitacion. -¿Qué? ¿Ya se durmieron? ¿Donde esta la juventud de hoy en dia?! - Dijo, gritando, como si buscara despertarlos.

Su padre, que aunque habia bebido para acompañar a su madre, no se emborrachaba como ella, pues era un hombre serio, intento callar a su mujer, quien claramente estaba insoportable(?)

Pasaron aproximadamente 30 minutos entre que su padre habia logrado calmarla, dejandola en su cuarto acostada, durmiendose ella en seguida. Pero él no se iria a dormir aun. Pocos eran los momentos en que esa paz innundaba su vida, con aquella mujer tan ruidosa. Y le gustaba disfrutarlos.

En aquella sala en la que ellos dormian, la cama estaba de frente a la puerta. A la derecha, habia un pequeño rincon contra el cual habia un televisor y un sofa, en el cual su padre se sentó a ver television, dandole la espalda a ellos.

Drake suspiró. No los habian descubierto. Supuso lo mejor seria que ambos durmieran. Miró por encima de su hombro, buscando a su hermana, quien le daba la espalda. ¿Se habria quedado dormida? No... lo dudaba. Apuesto a que ella estaba tan nerviosa como el. Con su madre en aquel estado, era capaz de destaparlos para decirles que se despierten. Y ambos estaban desnudos bajo las sabanas.

Su hermana estaba desnuda junto a el... Como si no hubiera tenido suficiente, sintió su erección comenzar a crecer. Y en ese instante, se preguntó qué tan lejos podia llegar la recien nacida perversion de su hermana.

Se volteó cuidadosamente, procurando no hacer ruido, y rodeo su cintura con sus manos, apegando su pelvis a su trasero. - Shh.. - Susurro contra su oido, antes de que dijera nada. Tomó una de sus piernas y la levantó apenas, introduciendo su miembro entre ambas piernas, frotandose levemente. - Aun no tuve suficiente de ti... - Murmuro, con su voz como un apenas perceptible sonido contra su oido.

Hazel estaba tan quieta como podia, su padre estaba a unos metros de ellos, por lo que debian actuar lo mas relajados posible. Le habia sorprendido sin embargo el que la empujara sin aviso para salvar sus pellejos.

Aun estaba cansada por la faena previa (motivo que le habia hecho olvidar su desnudez), por lo que se dijo a si misma que lo mejor seria descansar de aquel tan ajetreado dia, pues al dia siguiente marcharian. Pero en cuanto su cuerpo se hubiera amoldado a aquella posicion, creyo sentir que su hermano se acercaba. Tras sentir como la acercaba se sorprendio ¡¿Queria mas?! ¡Pero si apenas la habia soltado!

- Oni- -empezo a decir, pero el la callo. Para luego obligarse a ahogar un leve quejido, pues el hecho de que el colocara su miembro entre sus piernas le habia dado aquel escalofrio tan delirante que hubiese sentido antes cuando apenas rozara su entrada por primera vez- n...no debemos... -jadeo lo mas bajo que pudo, pero su voz delataba su deseo a flor de piel, apretando sin querer sus musculos por una fraccion de segundo.

[22:54 9/18/2014] V.: Jadeó levemente en cuanto sus musculos se contrajeron, apretando su miembro entre sus piernas. - No debemos? - Susurro contra su oido, acariciando una de sus piernas. - Me diras que no quieres? - Movia lentamente su pelvis contra ella, penetrandola entre las piernas, rozando su entrepierna. - El cuerpo no miente, Haze... -Rozaba la punta de su miembro contra su entrada. - Ya estas mojada otra vez ~ - Sonrió para si, dejando que sus labios lo masturbaran. - Pero si no quieres, esta bien, me detendré. -

Dejo de moverse contra ella un segundo, para penetrarla hasta el fondo sin previo aviso, al tiempo que su mano se dirigia a su boca, buscando tapar cualquier gemido que la sorpresa le hiciese soltar. - No es como si de verdad pensaras que iba simplemente a darme media vuelta y dormir, cierto? - Lamió su oreja, mientras comenzaba a penetrarla.
[23:19 9/18/2014] Ari: Temblaba, estremeciendose por el roce que el hacia no pudiendo volver a negarse; le miraba de reojo, casi rogandole por mas, hasta que el le dijera que se detendria, a lo cual ella estuvo por decir algo, siendo acallada por el al introducir su pene de un solo golpe (admito que mi mente lo dijo de otra forma) penetrandola y haciendo que su mente se nublara por el deseo, abriendo su boca y lamiendo los dedos ajenos con deleite mientras por dentro queria mas y mas. Llegando al punto de arriesgar la integridad de ambos, al enrollar la pierna que tuviese arriba, por sobre la de el; queriendo acercarse mas a el.

[13:01 9/19/2014] V.: Se la cogía de forma lenta, disfrutando como el calor y la humedad del interior de su cuerpo devoraban su miembro, haciendolo jadear suavemente ante el desbordante placer.
Se mantenía alerta a su padre, corroborando cuanto podía aumentar el ritmo sin que se anoticiara de lo que sus dos hijos estaban haciendo solo a unos metros de él. La televiison estaba en un volumen alto, que tapaba sus apenas perceptibles voces y el suave sonido de sus cuerpos moviendose.
La presion que ejercia sobre su boca para que no gimiera fue cediendo al contacto con su lengua, pero no del todo, introduciendo dos de sus dedos en su boca, dejandola hacer con ellos lo que le plazca.
Apegó su pecho a su espalda, para acercarse a su oreja. - ¿Te excita tanto como a mi poder ser descubiertos en cualquier momento? - Sonrió para si, detuvo el ritmo de sus envestidas, metiendosela de forma lenta, hasta el fondo, de modo que sintiera bien cada roce de su miembro con su interior. - ¿Qué pensaria nuestro padre si te viera ahora, eh? ¿Qué pensaria de como su pequeña hija perfecta disfruta que la verga de su hermano colme todo su interior? -Lame el arco de su oreja. - ¿No te importa?
Shine
No podía evitar jadear y gemir por lo bajo con la mano de él cubriendo su boca, menos cuando por fin le diera algo que hacer como el lamer y chupar sus dedos.
Lo hacía lento pero con cierto desespero notable con cada deliciosa embestida que le daba; realmente la había vuelto una adicta en aquellas vacaciones. Adoraba cada embestida, adoraba cada encuentro, y desde el fondo de su alma deseaba que nunca terminara realmente.
- Más... -jadeó- Quiero más, Drake... -susurró mientras la embestía lentamente- Solo quiero que me cojas más -murmuró cegada por el deseo lujurioso que él generaba en ella.
Pero pronto la situación tuvo que detenerse un tanto, pues su padre se había colocado de pie durante las pausas comerciales y se acercó a lo que se consideraba la cocina, cual estaba muy cerca de la ubicación de ellos, sin contar que la luz de la nevera daba de lleno en ellos. Hazel se petrificó por completo al notar el rumbo de su padre sin saber realmente qué hacer bajo aquella presión.
- D-deberías salir... -susurró ligeramente aterrada.
 
Barghest
En el mar de sensaciones que se encontraba envuelto, había entrecerrado los ojos, logrando sentir con mayor intensidad como el interior de su pequeña hermana envolvía y apretaba su miembro en pequeñas contracciones que denotaban el placer que estaba sintiendo.
Su cabeza daba vueltas ante el éxtasis al que estaba por llegar una vez más dentro de ella, enviciado por sus gemidos y peticiones de más, hasta que, advertido por ella (dado que su estado de alerta había disminuido considerablemente por entregarse al placer) notó el movimiento de su padre y la irremediable adrenalina de poder ser más facilmente descubiertos surcó su cuerpo.
- ¿Salir? Oh, por supuesto que no.  - Sonrió suavemente. - Después de todo, no estamos haciendo nada malo ¿O si? - Lamió el arco de su oreja, mientras sus embestidas habían disminuido en velocidad, pero continuaban incesantemente. - Estamos cubiertos por las sabanas, a lo sumo deberían estar felices porque por fin nos llevamos taan bien que hasta dormimos abrazados. -
Sus manos fueron a parar ahora a su cintura, tomándola para conseguir atraer sus caderas hacia sí, a la vez que se introducía profundo dentro de ella, manteniendo su vista fija en su padre, controlando sus movimientos. - ¿No crees que estaría orgulloso de nosotros? - Preguntó en un susurro, con diversión. - ¿Por qué no le muestras cuanto disfrutas dormir tan pegada a mi? - Insistió, volviendo sus embestidas aún más profundas, aunque aún lentas, dado que no quería que los movimientos de la cama despertaran sospechas.
Shine
18/12/2015 0:16
Shine
- Onii-chan... onii-chan~ -jadeó levemente en lo que su hermano se negaba a salir de ella, siguiendo sus embestidas y consiguiendo que ella entrara en mayor calor, aferrando su pierna aún más al cuerpo de él, no importándole mucho que su padre estuviese allí, frente a ellos, a cierta distancia.
Su hermano la estaba volviendo loca, podía sentir con precisión el tamaño y rigidez de su miembro dado que su cuerpo se apretaba aún más con las ideas que su hermano le metía en la cabeza. Su madre estaría feliz de que se llevaran mejor gracias a su "ingenioso plan" por lo que ahora sus hijos estarían aún más cerca. Comer cerca, bañarse cerca, dormir cerca: quedarse solos en casa sin causar desastres.
Un millon de imágenes irracionales e ilógicas llegaban a su cabeza con aquello, excitandola aún más, mientras la luz del refrigerador se desvanecía con la figura de su padre cubriendola ya por completo al adentrarse más en el aparato.
- Quiero... quiero que mi onii-chan siempre esté dentro de mi, cada vez más cerca el uno del otro, no quiero despegarme... -jadeo suavemente- Quiero más... cógeme más, se siente muy rico onii-chan~
 
Barghest
- Oh, no tienes que preocuparte por eso. - Jadeaba suavemente, contra su oreja, dejando que su aliento cálido la acariciara. - Ya no puedo despegarme de tí, y no me refiero solo en lo que queda del viaje. - Sonrió divertido. - ¿Crees que podría simplemente olvidarlo? - Hizo sus caderas levemente hacia atrás, retirando su miembro de dentro de ella unos instantes, para luego introducirlo una vez más, en una embestida lenta, para poder sentir como el cuerpo ajeno se amoldaba a él. - Lo delicioso que se siente estar dentro tuyo...  el sonido de tu voz gimiendo y pidiéndome más... ¡Oh, y tu rostro! ~ Jamás podría sacarme de la mente tu expresión cada vez que disfrutas de cómo la verga de tu hermano mayor colma todo tu interior ~ -
Negó suavemente con la cabeza. - Es imposible olvidarlo, y es por eso... que incluso al volver te haré mia una y otra vez... - Jadeó, cogiéndosela suavemente, desesperándose y ansiando que su padre regresara a sentarse. -  No me iré a dormir antes de pasar cada noche por tu habitación y escucharte gemir contra mi oido sin que nuestros padres se den cuenta~ - Susurró, excitándose con la idea de poder cogérsela todos los días, a cada minuto que tuviera la oportunidad, sintiéndo como se acercaba el climax, aumentando sus embestidas nuevamente ahora que su padre se había regresado a su puesto, llevando Drake una de sus manos hasta el clítoris de su pequeña hermana, buscando llevarla al orgasmo junto a él.
Shine
18/12/2015 0:55
Shine
Cada una de las palabras de él, que reafirmaban sus locas (ahora no tan locas) ideas le llenaban del doble de excitación de la que ya sentía, pasando a empeorar luego cuando sus dedos acariciaran su clítoris. Llevó una mano al cuello de el, desde su posición, jadeando con algo más de descontrol, ahora que su padre se había alejado.
Movía sus caderas en compas de las de él, llevando su trasero lo más cercano que podía, arqueando su espalda de aquella manera, deseando sentirle más profundamente y en cada rincón de su ser. El padre de ambos estaba ya terminando el bocadillo que había buscado, y por lo que podía asegurar, también el programa. Buscó vagamente el reloj digital que estaba colgado en la pared y sonrió al ver los últimos números: 57.
Su cuerpo se relajó por completo entregandose a su hermano mientras la excitación estaba ya pronta a su fin, a esa tan deseada cúspide que desde hacía un par de días anhelaba al sentir a su hermano dentro.
Quizá para buena de ellos, su padre exclamó un "NOO" enfadado que duró el tiempo suficiente para llegar y jadear un poco más elevado para desahogarse sin levantar sospechas. Jadeaba con su lengua asomando sus labios, las mejillas enrojecidas por el calor y sudando. Sus piernas le temblaban con deseo y sus ojos pedían a gritos más en la oscuridad.
Barghest
18/12/2015 1:07
Barghest
Como si fuera obra del destino, que confabulaba con ellos para consumar aquel acto, su padre profirió un grito al momento en que sintió el interior de su hermana contraerse con más fuerza, alcanzando el clímax, estimulándolo en demasía por apretar su miembro aún dentro de ella mientras continuaba embistiéndola.
Fue ayudado por esas contracciones que él mismo consiguió alcanzar el éxtasis, apretando sus dientes para contener el quejido que punzaba para escaparse de sus labios al sentir la oleada de placer recorrer su cuerpo hasta la punta de su miembro, brotando sus fluidos dentro de ella, embistiéndo aún lentamente su cuerpo, sacando provecho de cada sensación que recorriera su cuerpo.
Jadeante como estaba, no pudo evitar la sonrisa que recorrió su rostro, complacidos sus deseos. Una vez más, escuchó a su padre ponerse de pie, justo al momento en que él se hubiera retirado de dentro de ella, volteándose hacia el otro lado. Para su buena fortuna, éste se marchó directo a su habitación, sin notar nada extraño en la cama de sus hijos.
Drake suspiró aliviado, antes de voltearse hacia ella una vez más, girándola por la cintura para capturar sus labios con deseo, haciéndose de su lengua, que hacía ya varios minutos no conseguía saborear. - Eso estuvo cerca. - Susurró con diversión, respirando aún agitado. - De cualquier forma, ya deberíamos dormir ¿No crees? - Lamió su labio inferior. - Mañana es el último día de playa. –


Última edición por James Lockwood el Jue Mar 24, 2016 2:44 am, editado 1 vez
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Drake y Hazel

Mensaje por James Lockwood el Sáb Feb 06, 2016 9:24 pm

- Escena 6 -


Shine
18/12/2015 1:23
Shine
Jadeaba de forma constante aún después que él dejara su cuerpo, sintiendo que aquello había sido lo más intenso que había sentido hasta aquel entonces. Pasando a aparentar dormir (lo cual no se le hizo dificil con aquel agotamiento físico, hasta que él la obligara a voltearse para besarla; arrancándole así su último aliento.
- No se siquiera si podré colocarme en pie... -musitó con calma mirándole entre jadeos, atisbando el brillo deseoso en sus ojos por el extsis que seguro sufrió- Ya es de madrugada... mamá se molestará por quedarnos dormidos (?)
Luego de eso, no recordó realmente nada, pues cayó dormida como si llevara una enorme cantidad de horas sin hacerlo.
-----------
A la mañana siguiente, la menor fue la primera en levantarse de los dos hermanos, siendo de una forma sobresaltada pues no recordaba haber escuchado a su madre levantarle de ninguna manera posible. Miró hacia un costado y su hermano aún yacía allí tumbado.
Elevó la mirada al reloj mientras se colocaba en pie: las 11:54. Salió corriendo al baño para mirar su demacrado estado y se asicaló de todas las maneras posibles para estar lista al momento en que tuviese que salir con sus padres a la playa, pero las cosas no eran así. En el refrigerador había una nota escrita a puño y letra de su madre con una carita enojada.
"No hubo fuerza en esta tierra que los levantara de la cama >: ( más les vale bajar a comer antes de las 12 o estare aún más enojada, estaremos en el restaurante del hotel, es nuestro último dia, hay que hacer cosas en familia! Besos. Mamá
PD: la distraeré 15min más, apúrence. Papá"
- ¡Onii-chan! -se tiró sobre la cama de vuelta, tomó la almohada que ella usaba y la estampilló un par de veces sobre la cara de su hermano- ¡Tienes 5 minutos si no quieres que mamá se ponga insoportable el resto de la tarde!
 
Barghest
Durmió como nunca antes en su vida, habiendo caido rendido al cansancio casi al instante de cerrar los ojos, descansando plácidamente hasta que unos golpes suaves en su rostro lograron sentarlo de un solo golpe. - ¡Yo no le hice nada! - Fue lo primero que se escapó de su boca al despertar, jugándole su mente y sueños una mala pasada, creyendo que quizás, era su propia madre la que estaba dándole golpes por ultrajar a su hermana pequeña.
Al ver que se trataba de ella, suspiró aliviado y se dejó caer de espaldas en la cama una vez más, cerrando los ojos. - ¿Quieres matarme de un infarto, Haze? No despiertes a alguien que acaba de cometer un crimen de esa forma tan abrupta. - Se quejó, y volvió a cerrar los ojos tranquilamente.
Hasta que sus palabras le llegaron, abriéndolos de par en par nuevamente. - Espera ¿Nos quedamos dormidos y ellos se fueron sin nosotros? - Se sentó y colocó en pie en seguida. - Bien, debemos apresurarnos. - Sentenció, y buscó algo de ropa que colocarse encima mientras su hermana hacía exactamente lo mismo, y ambos se apresuraban a bajar hasta el restaurante del hotel, donde la voz de su madre no tardó en hacerse oir.
- Por fin se han dignado a levantarse, casi se les cumple la hora. - Se quejó. - ¿Cuánto pueden dormir ustedes dos? ¡Si cuando regresamos estaban ya dormidos! - Drake pronto intentó tomar la palabra. - Ah, es que... - Pero su padre lo interrumpió. - De seguro los desperté mirando la televisión. - Dijo, y miró de reojo a Drake. - A-ah, si, la televisión estaba muy fuerte y no nos pudimos volver  a dormir hasta que terminó su programa. - La madre resopló y miró al padre. - ¿No podías haber bajado el volumen, sabes que luego no se levantan y... -
La madre siguió reprochando un tanto más, mientras él suspiraba aliviado y miraba de reojo a su hermana, sonriéndo suavemente ante la pequeña victoria.
 
Shine
Parecía que se habían salvado por los pelos, y no solo eso, parecía que su padre podría saber algo de la situación acontecida la noche anterior y aquello más bien la colocaba a ella en una posición de nervios irrefrenables. Sin embargo la comida transcurrió realmente pacífica con comentarios de todos respecto al viaje y a las cosas que se habían "logrado con todo aquello".
Pasado un tiempo en el que terminaron de comer y de charlar, se decidieron por ir nuevamente todos a la playa como su último momento de unión familiar, por lo que se dirigieron al sector privado de playa del hotel, quitandose las sandalias para tocar la cálida arena, no tardando en que la madre los llamara a ambos para colocarles protector solar. Ese dia Hazel llevaba puesto un traje de baño rojo, que avivaba el color de sus cabellos sobre su blancuzca piel.
Se dirigió corriendo al agua a pesar que la madre le llamó para que se quedara un rato a asolearse con ella, solo porque las olas aquel día estaban lo suficientemente elevadas y hermosas como para jugar en ellas.
- Agua fría, si, eso necesito para alejar esta bruma, papá nos ha descubierto, lo se (?) -se decía a sí misma algo psicosiada con la idea solo porque el padre mencionara lo del televisor.
 
Barghest
Ah... una vez mas se encontraba bajo los asesinos rayos del sol, sintiendo su piel calcinarse y el calor sofocarlo hasta hacerle doler la cabeza. Solo que esta vez no había emitido queja alguna. Su cuerpo se encontraba tan extasiado aún, incluso luego de dormir, que todo mal le resbalaba, rodeándolo por el contrario un aura de cooperación que sorprendió a su madre, pues el susodicho no se negó a colocarse protector solar como tendía a hacerlo.
Sin que su hermana lo esperara, la siguió hasta el agua (hecho que probablemente también resultaría extraño) y rió suavemente al oir sus palabras. - Así que también te diste cuenta ¿huh? - Sonrió levemente. - Se siente extraño, pero quizás no sea tan tabú como todo el mundo lo piensa. - Dijo tranquilo, mientras se dejaba caer sobre el agua, haciendo la "plancha" sobre la superficie... hasta que otra idea surcó su mente. - O quizás es un enfermo perverso. - Continuó, volviendo a ponerse de pie, mirándo a su hermana de ojos entrecerrados. - ¿Jamás ha intentado hacerte algo ¿Cierto? Si aprueba el incesto de esta forma... quien sabe en lo que esté pensando. -
Shine
18/12/2015 2:23
Shine
Casi dió un brinco en cuanto él le habló, parecía un ratón pálido que había sido recién descubierto por incautos humanos urgando en alguna noche por los rincones de la casa donde ella estaba comiendo su recién hurtado queso. Solo para luego llevar sus manos a las caderas y mirar a su hermano con reproche ofendida y roja.
- Mi padre jamás me ha tocado de formas perversas y despreciables como tú -atinó a decir fingiendo algo de enfado, haciendose la desentendida con respecto al gusto que le tenía a que él terminara cogiéndosela a diestra y siniestra esas vacaciones- Pero... no se si sea bueno a todas estas ¿No será una advertencia a caso? ¿No tratará de decirnos "Paren ya esta incensatez pilluelos", o si? Me pone nerviosa toda esta situación Drake, terminará dándose cuenta mamá
Barghest
18/12/2015 2:31
Barghest
En cuanto la escuchó hablar, entrecerró la mirada, mirándole en marcado reproche. - Con que "formas perversas y despreciables" ¿eh? - Desvió la mirada. - Bien, si eso es lo que piensas y tanto insistes en que paremos con esto porque te da miedo, pararé. - Se encogió de hombros y la miró de reojo. - Pero... llevaba rato sin tener sexo, y ahora que recordé lo bien que se siente, simplemente quiero más... tendré que buscar a alguna chica de por aquí. - Dijo, en un tono confiado, buscando provocarla.
Miró en todas las direcciones, buscando alguna mujer cuya apariencia fuera de su agrado. - Ah, mira esa de ahí me gusta. Me acercaré a hablarle. - Le comentó, y comenzó a caminar por el agua, rumbo hacia donde esa chica se encontraba.
Shine
18/12/2015 2:37
Shine
Algo dentro se le revolvió en cuanto él aseguró que pararía; no, no quería eso ¿O sí? ¿Por qué se le había revuelto el estómago así? Sus manos cayeron a sus costados y sus labios temblaron, pasando luego a ser su cuerpo el que temblara a causa de la necesidad que el marcaba de querer tener más sexo.
Algo dentro le dio un nuevo puñetazo cuando sugirió una chica de la playa para que fuese su próxima compañera, algo le hormigueó dentro y se abalanzó hacia él para abrazarlo, completamente roja, por la cintura, como una cría y elevó la mirada con el ceño fruncido y roja.
- No.... te lo... prohibo -musitó con un tonito algo infantil pegada a él- S-solo yo puedo satisfacerte... nadie más -murmuró bajando la mirada aún roja.
Barghest
18/12/2015 2:44
Barghest
Sonrió triunfal y levemente enternecido, pero mantuvo su supuesta postura. - Ah, pero dices que te toco de formas perversas y despreciables, no me interesa que pienses así de mi. - Negó con la cabeza. - Además, no me interesa estar con una chica solo para satisfacerme, como dices. También me encaanta ver el rostro de satisfacción, pero alguien que piensa como tú sobre mis tratos no podría verse satisfecha, ¿o si? - La miró con diversión y picardía. - ¿O acaso a mi dulce y pequeña hermana si le gusta sentir como su hermano la embiste con su verga? ~ - Preguntó, sabiendo que para ella no sería lo mismo decir tales cosas ahora, que como lo hacía mientras estaba enviciada por el placer de querer más.
 
 
Shine
Elevó la mirada en lo que empezó a hablar, sintiendo un calor característico en su nuca como cuando sabía que estaba por perder algo que quería. Enrojeció tanto más cuando dijo que no deseaba que ella le viera como algo despreciable lo que hacía por lo cual notó que trataba de empujarla a decir cosas que no estaría de acuerdo en decir conscientemente (?).
Bajó nuevamente la mirada y sintió, aún roja, pasando a soltarle porque aquella escena ya parecía otra cosa (llevaban varios segundos así).
- M-me gusta sentirlo... -susurró apretando los puños, revolviéndose incómoda en su puesto- y no quiero que nadie más lo sienta...
Barghest
Sonrió divertido, con cierto orgullo y egocentrismo. - Así me gusta. - Dijo, y la tomó por la cintura. - Ahora... vamos a sacarte de tu zona de comfort. - Una sonrisa traviesa surcó sus labios, y aprovechó la delgadez de su hermana para elevarla en el aire y arrojarla al agua una vez más, pero hacia lo profundo, donde el agua ya era demasiado alta para ella, nadando en seguida hacia ese lugar, sabiendo debería aferrarse a él y no tendría escapatoria (?)
 
Shine
A lo lejos en la playa, la madre de los jovenes observaba como ambos entablaban una especie de charla, terminando la chica aferrada a él. Emocionada tomo del brazo a su marido.
- ¡Ah, míralos, haciendo los lazos más fuertes~! -argumentó sonriendo, antes de que sucediera lo que acontecería.
- ¿D-Drake? -comenzó a preguntar la chica de cabellos avellana no ojos asustadizos al notar que le tomaba de la cintura. Dándo un grito ahogado al ser lanzada, tan solo para volver a la superficie y darse cuenta que no tocaba suelo, desesperándose unos eternos segundos hasta lograr aferrarse de su hermano quien aparentemente había seguido su rumbo- ¡¿Por qué hiciste eso?! -exclamó asustada, tensa como piedra- ¡Pude morir! -exageró.
A lo lejos la madre quedó inquieta.
- No pasa nada, seguro le enseñará a nadar -le tranquilizó el marido, mirando por encima de sus gafas de sol, a los hermanos.
 
Barghest
-Ah, lo siento. - Sonrió. - Necesitaba una excusa para que mi linda hermanita estuviera aferrada a mi sin que resulte sospechoso. - La obligó a rodear con sus piernas su cintura, a la vez que él llevaba sus manos hasta su trasero, que por supuesto yacía tapado por el agua y no era visible a sus padres. - De seguro pensarán que solo planeo enseñarte a nadar, o que quiero que no le tengas miedo a lo profundo, pero... yo solo quiero tenerte toda para mi ~ - Susurró divertido, apegándola más a sí para que su entrepierna rozara su ligera erección.
 
 
Shine
Ella le miraba con seño fruncido, casi molesta e indignada por lo que él acababa de hacer mientras se "disculpaba" falsamente; pero la afirmación que vino prontamente luego de su disculpa, le hizo ablandar el rostro, algo extrañada para terminar sonrojándose por los tratos de su hermano bajo el agua.
- Pero aún nos podrían ver -trató de decir ahogando un jadeo justo cuando él apretaba la entrepierna de ella de la de él, notando entonces que él se hallaba algo erecto- S-si nos atrapan será el fin de los dos -jadeó, sin soltarse del cuello de él.
 
 
Barghest
-Oh, no nos atraparán. Nuestra madre es bastaaante naive y nuestro padre... Bueno, ya sabemos que sabe de lo "nuestro", así que de seguro apaga cualquier sospecha de nuestra madre. - La tranquilizó, mientras la movía hacia arriba y hacia abajo rozando su erección, dejando que su miembro rozara por entremedio de sus labios, mordiéndose el labio levemente. - Mientras mantengas una cara alegre y no hagas expresiones extrañas, estaremos bien ~ -
 
Shine
Rió levemente nerviosa con su última frase, sonriendo ligeramente para espiar por sobre el hombro ajeno a su madre a lo lejos, apenas lograva detectar las expresiones de su cara. Le saludó con un brazo con cierta "alegría", siendo devuelto el saludo rápidamente.
El roce se le hizo insoportable de finjir y lo miró a él, sonrojada y acalorada.
- No creo que pueda durar mucho finjiendo sonreír -jadeó- Onii-chan, n-no deberíamos -musitó no pudiendo evitar aferrarse fuerte con sus pies, a causa de las sensaciones que le generaban aquellos roces.
 
Barghest
Rió divertido frente a sus intentos de disimulo. - Oh, pobrecita mi hermanita ~ - Se burló. - Si es demasiado para tí, dejame a mí hacerles frente. - Dijo, y la colocó de espaldas a la playa, desde donde sus padres miraban. - Aunque - Miró a los alrededores. - Quizás nuestros padres ni siquiera son el problema aquí... Por si no lo notaste, no somos los únicos en el agua.
A unos cuantos pasos de ellos hacia ambos lados, había varias personas, desde una familia con dos hijos pequeños que usaban chalecos salvavidas, y unos ancianos. - ¿No te importa que aquellos niños o los abuelitos te vean siendo manoseada por tu hermano? - Preguntó con diversión, llevando una de sus manos hasta su pecho derecho, deslizandola por debajo de la tela para apretujar levemente la suave superficie.
 
Shine
Jadeó levemente al contacto de su mano contra uno de sus pechos, temblando ligeramente por aquello. Su mirada viajó a ambos lados ante sus palabras y luego miró a su hermano frunciendo apenas el ceño (lo que le dejaba su creciente excitación).
- No tanto que mi "hermano" lo haga, sino que descubran la acción de por sí, eso es lo que me preocupa -gimio apenas entrelazando más sus pies de él- ¿Tu no te preocupas? -inquirió mirándole mientras jadeaba cerca de su rostro.
 
Barghest
- No, en lo absoluto. - Sonrió. - Eso lo hace mucho más interesante. -
En ese instante, pudo observar como su madre se ponía de pie y se sacaba el short para ingresar al agua, dejando a su marido en la orilla. Drake, por su parte, siquiera se molestó en avisarle a su hermana de dicha situación, resultándole mucho más divertido que lo descubriera por su cuenta.
No corrían tanto riesgo, después de todo. El agua del mar por aquella zona estaba muy revuelta, con arena y suciedad flotando por todos lados, haciendo que el agua fuera de todo menos cristalina.
- ¿Que tal, mis amores? ¿Estás enseñándole a nadar, Drakie? - Preguntó su madre, por detrás de Hazel.
Ethan la miró como si nada sucediera, sin dejar de mover sus caderas por debajo del agua, con su erección ya bien dura contra ella. - Ese será el siguiente paso... como verás aun le aterra la idea de siquiera intentar flotar por su cuenta... así que la estoy ayudando a eso. - le explicó.
 
Shine
Hazel jadeó un poco más mientras él le contestaba, hasta que la voz de su madre la pusiera nuevamente de piedra. El corazón le dio un vuelco y empalideció al instante, mientras él le decía a su madre que ella estaba aterrada. En ese instante volvió el rostro hacia su madre, dándole las razones a Drake con su afirmación.
- ¡Oh mi pobre niña! ¿No quieres que te ayude, mi pequeña? -inquirió la madre extendiéndo sus manos hacia ella.
Hazel negó enérgicamente.
- Drake es más alto que tú, mami... no quiero moverme.... tengo miedo -mintió entrecortada por los intentos que hacía para tratar de tragarse las sensaciones que los roces de él procuraban. Una onda de agua que se convertiría en ola más hacia la orilla hizo que Hazel se aferrara más a Drake- ¿¿V-ves?? -inquirió con auténtico espanto- S-si viene una de esas y estoy contigo me sobrepasará -gimoteó.
 
Barghest
-Haze tiene razón, además, justo ahora que comenzamos a llevarnos bien. ¿Quieres separarnos? - Preguntó, fingiendo dramatismo. - ¿Qué no ves que Haze y yo estamos más unidos que nunca? - Dijo, y mientras lo hacía, la mano que yacía en el pecho ajeno bajó hasta su bikini, corriendo de lado la tela que cubria la entrada de su cuerpo, penetrándola al instante, casi sin aviso, mordiéndose el labio y exhalando suavemente, lo más disimuladamente posible mientras el cuerpo de su hermana abrazaba su miembro por dentro.
- Si, es cierto, tienes razon en eso... Me hace tan feliz que se estén llevando bien nuevamente, creí que tendría a la familia separada por siempre... -
-Ah, solo teníamos un problema de comunicacion... - Respondió él, mientras continuaba penetrándola disimuladamente, procurando no moverse demasiado para que no resultara sospechoso.
 
Shine
- ¡No! -se le escapó de los labios con cierto tono de tristeza al momento en que él sugiriera que ella los separaría- No nos separes -susurró luego, tratando de contenerse, mejor aferrada a él que nunca deleitada con la dureza del miembro de su hermano.
Mientras ella hablaba y su hermano le contestaba, Hazel ocultó su rostro deseoso en el cuello de su hermano, no pudiendo contenerse mucho más.
- Bien, entonces los dejaré practicar mientras nado un poco -ahora se mostró ofendida- Tu padre no quizo acompañarme, es tan malo -suspiró.
- Quizá solo quiere que mami y él tengan su tiempo solos -sugirió Hazel, aún recostada de Drake pero mirando a su madre- ¿En este tiempo de vacaciones, no han "estado juntos"?
La madre se sonrojó.
- ¡Hazel! ¿Cómo vas a sugerir algo como eso? -inquirió espantada.
 
Barghest
No pudo evitar reir levemente ante el comentario de su hermana, y miró de reojo a su madre. - Pues Hazel ya no es una niña, madre. Sabe de sexo y de todas esas cosas, no es como si fuera a pensar que tú y papá no hace nada. - Dijo, procurando que su voz saliera lo más normal posible en aquellas largas oraciones, mientras su miembro entraba y salía de su hermana disimuladamente.
Su madre negó con la cabeza. - Ay Drake, no digas esas cosas vas a avergonzarla a la pobre. Además es muy pequeña para andar pensando en esas cosas. Puede saber al respecto pero es una jovencita decente que no haría esas cosas con cualquiera ¿Verdad? - Le preguntó a ella.
- Si, de seguro Haze solo lo hará con alguien muy... muy cercano.... - Dijo, volviéndose a verla divertido.
La madre sonrió. - Así me gusta. Bueno me iré a nadar, los veo al rato, no se queden mucho tiempo dentro o se van a arrugar. - Terminó de decir, antes de irse nadando.
Drake miró divertido a su hermana, ya más libre de poder expresar el placer que sentía cada vez que su miembro era cubierto por completo dentro de ella. - No me equivoco ¿Cierto? Solo lo harías con alguien muy cercano... tanto que es parte de tu familia. - Sonrió divertido. - No es como si fuese a dejar que estuvieras con alguien más... Eres mia, hermanita ~ - Susurró, acercándose a su cuello, lamiéndolo rápidamente para asegurarse que su madre o padre no lo viera.
 
Shine
La conversación entre su hermano y su madre se volvía cada vez más tensa y larga para ella, dado que tenía que procurar que su rostro no se viera en lo absoluto alterado para que la madre no sospechara que algo más estaba ocurriendo en aquella extraña situación en la que dos hermanos odiados a muerte eran por fin unidos en una especie de "tregua".
Jadeó en cuanto su madre se alejó, pudiendo gemir por debajito mientras el entraba y salía de su cuerpo, haciendola sonrojar por la acción del deseo que sentía. aún más cuando él se mostrara posesivo y le lamiera el cuello.
- Solo tuya~ solo tuya hermano~ -gimió suave mientras se aferraba más a él, sintiendo su cuerpo enloquecer mientras se comprimia alrededor del miembro de su hermano- Como me encantas~ como me encanta que me penetres~ -jadeó perdiendo el juicio, aferrada más a él- ¿Por qué se siente tan bien? -jadeó- Eres mi hermano, no deberíamos... -jadeó diciendo quizá tonterías.
 
Barghest
Jadeaba por lo bajo, sin importarle ya que en su rostro se expresara el placer, pues lo que cualquier persona random que pasara cerca de ellos pudiera notar no le importaba en lo más minimo. Lo que contaba era que su madre no los viera, los tachara de enfermos y debiesen separarse ahora que habían aprendido a llevarse tan bien.
-No, no está bien, pero... ¿Vas arrepentirte ahora? - Sonrió levemente. - ¿Y qué haras? ¿Pedirme que te baje? ¿Debería recordarte que estamos en una zona donde no haces pie, y si te suelto te hundes? - Se mordió el labio, aumentando el ritmo de sus embestidas, haciendo que el agua alrededor de ellos se moviera un tanto. - Estás atrapada aquí conmigo, puedo tenerte así todo el tiempo que quiera... Y no planeo llevarte a la orilla hasta no acabar deliciosamente dentro tuyo ~
 
Shine
Apenas lograba escucharle, pues el placer que la embriagaba no le dejaba prestar atención a sus palabras.
- No... no puedo, no quiero... -jadeaba ocultando su rostro del cuello de su hermano, pasando a lamerle cual animalillo agradecido- Más, más.... se siente tan rico~  -gimió encantada, apretando un tanto más sus piernas en torno a él- Tenme así todo el día, la tarde, no me importa... no quiero que me dejes ir jamás -gimió comenzando a temblar y a retorcerse levemente- Soy solo tuya, solo quiero que me sigas dando más, hermano~
 
Barghest
No pudo evitar estremecerse en cuanto sintió su lengua darle pequeñas lamidas que parecían de animal, consiguiendo eso excitarlo por alguna razón que no comprendía pero tampoco se molestó en cuestionar.
- Es una lastima que no podamos estar realmente así todo el día... Sería sospechoso, incluso para una madre tan naive como la nuestra. -
Deslizó sus manos hacia su trasero, apretándo sus gluteos con deseo, mientras la obligaba a moverse, provocando que su cuerpo chocase contra el propio, mientras su miembro golpeaba la entrada de su utero con ansias, jadeando cada vez más, de forma audible, sintiendo el delicioso contraste entre el frío del agua y el calor del interior del cuerpo de su hermana, que apretaba su miembro cada vez con más fuerza conforme comenzaba a alcanzar el climax y contraerse con mayor frecuencia.
Fue entonces cuando sintió la intensa oleada de placer recorrer su espalda, arqueándola un tanto de forma involuntaria mientras acababa dentro de ella en un suave jadeo lleno de éxtasis, llevando su cabeza apenas hacia atrás por el placer que recorría su cuerpo, mordiendo su labio suavemente.
- Tu cuerpo es increible... - susurró, volviendo poco a poco en sí.
 
Shine
El aumento de aquellas sensaciones más la rapidez de movimientos en los cuales era sometida la hicieron dar un vuelco en sus sensaciones. Se encontraba ya en otro mundo, a punto de alcanzar el climax, sintiéndo a su hermano al mismo punto.
No tardó mucho en sentir aquella descarga de semen dentro de ella al mismo tiempo en que su cuerpo se estremecía por completo y ella se dejaba ser en brazos de su hermano, nublándose todo en su mente y juicio, aflojando inconscientemente el agarre.
- Que rico~ -susurró para sí mientras se soltaba un poco inconscientemente de él, no sabiendo lo que hacía en aquellos instantes- Quiero volver a ser poseída por tí, siempre~
 
Barghest
Sonrió enternecido al verla aflojarse luego de llegar al clímax, depositándole en cierta forma toda su confianza de que no la dejaría caer al agua. - Pues... sé que dijimos sería solo durante el viaje, pero... no creo que pueda olvidar todo esto. - Deslizó sus manos desde su trasero hasta su cintura, abrazándola suavemente mientras comenzaba a caminar más hacia la orilla.
- Así que - Le tomó el menton para que lo mirara. Vas a tener que olvidarte de la idea de tener un novio. Por siempre. - Le sonrió divertido. - Verás, soy un hermano muy celoso y sobreprotector con su hermanita... no puedo dejar que nadie la tenga, nunca nadie será tan bueno para ella como yo. - Comentó. - Luego veremos como sobrellevamos todo, pero... ¿Tú que opinas? ¿Quieres estar conmigo? - Le preguntó.
 
Shine
Se dejó llevar por él hacia la orilla, caminando ya por inersia cuando estaban más cercanos a la misma. Se detuvo cuando él le elevara el mentón para observar perdidamente aquellos ojos y jadear levemente.
- ¿Cómo podría negarme? -fue su respuesta en un estado de embobamiento total- No me importaría para nada "aguantarme" a un hermano excesivamente celoso que me penetre rica y salvajemente cuando nadie nos ve -respondió sonriendo apenas idiotizada- Es imposible pasar por alto tan excitantes vacaciones~
 
Barghest
Soltó una leve risa divertida en cuanto la escuchó hablar de esa forma, ya con demasiada soltura. - Tienes que contener ese lenguaje, hermanita. Si alguien te escucha hablando de esa manera se volverá sospechoso, entre tus amigas por ejemplo, sabrán ya no eres virgen y comenzarán a hacer preguntas y luego todo el mundo se enterará. - Negó con la cabeza. - Te he convertido en un monstruo. - Bromeó, y tomó su mano, en un gesto que, esperó, fuese lo suficientemente normal entre dos hermanos que se quieren, como teóricamente lo eran ellos.
- De cualquier forma, vayamos con nuestros padres así estamos listos para  cuando haya que volver al hotel y preparar todo para volver. - Le dijo, y llegaron a la orilla, para pronto prepararse para partir de vuelta a la ciudad, donde todo sería distinto para ellos.
avatar
James Lockwood
Admin

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 17/04/2013

Ver perfil de usuario http://trailofmemories.foros-activos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Rol Drake y Hazel

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.